Duque, 3 años en el limbo

Publicado por: maria.vargas el Lun, 09/08/2021 - 07:26
Share
Por: Jacobo Solano.

Se cumplen tres años del gobierno de Iván Duque sin ninguna trascendencia y sin ningún legado, su excusa será la pandemia, pero desde que inició no tuvo un horizonte claro, como vaticinaron aquellos vientos huracanados que soplaron en su posesión. El gabinete inicial, en su mayoría, mal escogido; nunca podremos olvidar al torpe Guillermo Botero, el de los bombardeos a niños; tampoco a la canciller invisible Claudia Blum y menos al desalmado Alberto Carrasquilla quien, con su reforma Tributaria en plena pandemia, causó el estallido social más grande de la historia, que todavía se mantiene y no sabemos cuándo volverá a despertar. Duque nunca logró ubicarse sobre un tema fundamental para direccionar su gobierno, quiso ser el salvador de Venezuela con el tal cerco diplomático y Maduro le ganó el pulso, se la jugó con Trump en las lecciones de EE.UU. y eso causó que Biden lo sancionara por 6 meses, manteniendo relaciones diplomáticas muy tensas, hasta que salió Francisco Santos, otro pésimo nombramiento de la embajada de Washington. La agenda legislativa no pudo ser peor, ninguna reforma importante, ni la política, ni la de justicia, ni la salud que tanto necesita el país. Dijo que no repartiría mermelada y ha sido el presidente del carro tanque azucarado para los políticos, solo por citar un ejemplo, Germán Vargas Lleras tiene 4 ministerios. Su popularidad siempre ha estado en niveles del 20% y la gente lo ve como un presidente desconectado, soberbio, incapaz de dialogar y con poca firmeza para abordar los temas de Estado, y para colmo, manejado por Uribe, dijo que reconstruiría Providencia en 100 días, ya casi se cumple un año del paso de huracán y la gente de la isla sin casas. En la pandemia, fue el presidente que menos gasto publico sacó para reactivar el país; con las vacunas se colgó en las negociaciones, a día de hoy solo van 12 millones de colombianos vacunados con el esquema completo. Con el tema del proceso de paz, sí que le fue mal, objetó las curules de las víctimas y hoy, después de 3 años, la Corte Constitucional las reafirma, lo que se constituye en otro golpe moral para su partido. Se encargó de perseguir a la JEP con señalamientos rastreros y hoy la jurisdicción comienza a dar resultados con imputaciones tanto a militares como a guerrilleros. Sobre la violencia en los territorios, nunca logró frenar las masacres ni el asesinato de líderes sociales, el Catatumbo, Arauca, Nariño y Cauca, son regiones en las cuales el Estado, prácticamente no existe.

De Iván Duque nunca esperé nada, pese a ser un hombre joven que, en teoría, debía tener una agenda más liberal, apostándole a temas de futuro, prefirió agazaparse a la sombra de Uribe, un líder en decadencia apoyado en una ideología de derecha que lo dejó sin poder de maniobra para liderar grandes reformas; además llegó sin merecimientos y con poca preparación, lo que se tradujo en este desastre de país que nos deja, le queda un año y no creo que pueda hacer nada de lo que prometió, ahora solo resta esperar que el país no termine peor de lo que está.