El presidente de los jóvenes

25 Mayo 2022, 01:46 PM
Share
Creado Por
Juan Pablo Manjarrés
"Es así, que vamos a analizar la participación que tienen en los programas de gobierno de los más opcionados: Petro, Fico, Rodolfo y Fajardo".

Los jóvenes son el grupo poblacional más apetecido por cualquier candidato, son quienes, con mayor fuerza, mueven la opinión en redes sociales, el mejor espacio para hacer proselitismo. Es así, que vamos a analizar la participación que tienen en los programas de gobierno de los más opcionados: Petro, Fico, Rodolfo y Fajardo.

Vamos a comenzar analizando en el orden, según la encuesta más reciente, para que no digan “Ay comienza con quién quiere apoyar” “¿Por qué no comenzó por el viejito?”.

Algo que impresiona es la cantidad de veces que los candidatos mencionan a los jóvenes en su plan de gobierno. Petro lo hace 20 veces, Fico un total de 63, Rodolfo 23 y Fajardo 41. Desde aquí se puede comprender la importancia que tiene este parche dentro de las agendas de cada uno de ellos si llegasen a ser presidente. 

Es menester precisar, que todos los candidatos tocan muy superficial el tema juvenil, no hay un programa al 100% fundado. En la mayoría falta precisión en el proceso de desarrollo a lograr con los jóvenes ya que hablar puede cualquiera, se necesitan son acciones.

Gustavo Petro

Lo primero que propone Gustavo es garantizar la educación como un Derecho el cual permita a los pelados terminar sus estudios –por lo menos- siendo bachilleres. Esto en teoría suena bonito, pero no hay una estructura clara. Para comprender la propuesta se debe primero reconocer cuales son las causas de que los jóvenes no culminen sus estudios básicos secundarios. De por sí, la educación es un derecho, entonces no es especular sino presentar un plan desde el día 0 el cual ayude a aumentar, quizás, en un 20% la cobertura y continuidad educativa, lo cual realmente no es para nada fácil y es complicado prometer la finalización de estudios.

Una propuesta bandera en el plan de gobierno de Gustavo es la creación del MINISTERIO DE LA IGUALDAD lo cual no tiene mucha coherencia con principios de austeridad, ya que un ministerio se traduce en mayores recursos estatales y, por ende, mayor burocracia. Ahora, la cosa sería diferente si este se propusiese como la unión de altas consejerías ya existentes, en ese caso, aún sería cuestionable la necesidad de consolidar ese ministerio ¿Por qué no solamente organizar lo que ya hay?

En la misma línea de las incoherencias, Petro propone el aumento de empleados jóvenes en el estado para garantizar la reducción del desempleo juvenil, pero aquí es algo confuso. Inicialmente se plasma como una alternativa siempre y cuando el joven no sea ingresado a laborar en una entidad privada, y que todo joven que requiera trabajo lo podrá hacer con el estado. Esto en cifras sería una carga adicional para las entidades porque más empleados públicos generan mayores gastos innecesarios. A lo que Gustavo debería apostarle no es a incrementar el número de servidores públicos sino a crear programas que permitan potenciar las habilidades del joven fuera del escenario público, así ganan todos. Pero bueno, se les recuerda a las personas petristas que leen la columna que simplemente se está opinando de lo que está en el plan de gobierno, no se está agregando ni quitando palabras… Con eso no pueden decir “Ay, habla es porque le tiene rabia” ¡Sigamos!

A Petro se le abona el pensar en el liderazgo juvenil, ya que él es de los pocos candidatos que ha tocado a los líderes jóvenes como piezas de construcción social, algo que bien tratado puede considerarse como un verdadero impacto generacional.

El programa educativo que propone Petro es bueno pero no excelente, de este ya hable en la columna pasada (Vea aquí: LA EDUCACIÓN: UN CABALLO PARA LLEGAR A LA CASA DE NARIÑO)

Fico Gutiérrez

En cuanto a Fico, plantea proteger a los jóvenes de las bandas criminales tal como lo hizo en Medellín. No obstante, la integración y disipación del acceso a delitos por parte de los muchachos, es algo más complejo que simplemente decirle “No lo haga” aunque en la propuesta no se es claro cómo funcionaría este proceso, hay que reconocer que no es del todo descabellado. Solamente, se tiene que contemplar el impacto económico y educativo pre y post a esta estrategia para entender la complejidad del joven colombiano, la mayoría de jóvenes no comienzan a delinquir por gusto, entonces no es un relajo tratarlo.

Fico plantea empleo, pero se carece de estructura, él simplemente dice que es necesario involucrar 1,2 millones de mujeres y jóvenes, pero me parece algo inclinado a una utopía laboral, muchas veces los perfiles de los muchachos no están preparados para asumir una carga laboral significativa, por ello, se debe comenzar a impactar la formación y el enriquecimiento de la hoja de vida, más allá de volverlos bilingües.

Una propuesta que en estructura le gana Fico a Petro es aquella inclinada a la creación de jóvenes formados en procesos tecnológicos. Ya que Petro en una muy cuestionable propuesta habla de la creación de una nueva asignatura como lo es el Desarrollo de Software, haciendo que esto genere una mayor carga académica, por su parte, Fico lo comprende como un elemento constructor desde el interés de los pelados, algo más coherente.

Los empleos con el pretexto de la juventud pueden caer en ser un proceso que perjudica la economía y beneficia sectores ricos del país. Debido a que plantea la generación de empleo joven a cambio de auxilios tributarios, y aquí uno de los mayores riesgos socio-económicos.

Creo que un error en la que caen los candidatos en general, no solo Fico, pero él es quien lo toca. Es en considerar que los NINIs (Jóvenes que ni estudian, ni trabajan) están únicamente a la espera de un subsidio, se debe realizar un estudio detallado de las causas que llevan a los muchachos a estar en ese estado. Ellos quieren oportunidades no regalos.

Jóvenes con casa, es la última apuesta que se le puede atribuir a Fico, pero realmente el problema no es la adquisición del inmueble, el verdadero reto está en mantenerlo y garantizar una vida digna mediante el proceso, que el joven no se endeude mucho y que pueda vivir dignamente mientras paga.

Rodolfo Hernández

Vamos con un populista a la carrera, Rodolfo Hernández, quién de forma sorpresiva está conquistando el corazón de las personas. Aquí inicialmente hay que recordar lo jodido que es endiosar a los candidatos. Yo pensaba que Petro y Fico era a quién endiosaban, pero sin duda alguna me di cuenta que es a Rodolfo, o sea, es la única persona que le aplauden que sea violenta y corrupta. Si demostró que le falta para ser concejal y alcalde, no me quiero imaginar cómo sería de presidente. Se pone a cachetear a Biden, Congresistas y demás.

En cuanto a jóvenes, el viejito no tiene claro el tema educativo y aunque pregona dar su sueldo para que muchachos estudien, esto no tiene mayor transigencia de fondo. Es simplemente un contentillo espontáneo, porque si no se modifica el sistema desde fondo, estamos condenados a seguir como estamos. Y ese, es uno de los mayores problemas que tiene Rodolfo, que es un orador el berraco, sabe persuadir a las personas. Él dice todo lo que la gente quiere escuchar, pero debemos recordar que de discursos bonitos el país no se va a arreglar. Todos sabemos que Colombia está mal, necesitamos acciones no palabrerías.

En cuanto a las propuestas planteadas en el plan de gobierno, se observa con mucha preocupación más de lo mismo, solo palabras y no estructura. En la página 23, hay 5 ítems en los cuales no precisa la realización de cambios notorios para los jóvenes. Habla de política pública, pero de ahí no pasa, habla de mejorar la empleabilidad juvenil…. ¿¡Pero cómo lograrlo!? Reitero, solo con reflexiones y madrazos no se arregla esta vaina.

Se abona el apoyo a jóvenes con emprendimientos, ya que comprende que el apoyo no debe ser solo presupuestal sino que también debe existir un acompañamiento para que los no en el intento.

Él propone gratuidad para que los jóvenes ingresen a consumir obras artísticas y escenarios relacionados con aspectos culturales. No obstante, esto es pan para hoy, hambre para mañana. Esto ocasionaría una carga de presupuesto para la operación de los espacios y su mantenimiento.

En cuanto al plan de en contra del reclutamiento forzado, él en su propuesta hace entender que la razón de esta problemática es que el joven no tiene que hacer en sus tiempos libres, esto se debe replantear en toda forma, la solución no es mantener al pelado esclavo de la administración.

Sergio Fajardo 

Por último, vamos con Fajardo. Él, realmente, es quién más acierta en campo educativo, miremos cuanto le apuesta a la juventud. 

Debo confesar que es quién más estructura se le evidencia en las propuestas, tiene una secuencia en cuanto a la nueva tendencia STEAM. Pero, se encasilla en lo mismo. Sí, son importantes las matemáticas, pero hay que romper horizontes y replantear el fortalecimiento cognitivo saliéndonos de lo denominado como habilidades duras.

El profe presenta el “Programa de aprendices” Una apuesta interesante para el aprovechamiento del tiempo libre y disipación de afectaciones sociales futuras, pero que no mal direccionada en los territorios, es propensa a ser aprovechada como fortín político y empresarial.

Algo que me sorprendió es que es el único en dedicar una propuesta a los estereotipos culturales, los cuales serían pieza fundamental para el desarrollo de nuevos comportamientos sociales que permitan ver la nueva Colombia que todos los ciudadanos esperamos encontrar, lo único sería que él como presidente no podría dejar que los estereotipos sean tan amplios al punto que su defensa sea tergiversada.

En resumidas cuentas, estas son las propuestas que tienen cada uno de ellos, en su respectivo plan de gobierno. Aquí no le voy a decir “Vote por Fico o Fajardo” simplemente lo invito a que antes de votar, revise el plan de gobierno de los candidatos. Las pasiones no pueden seguir moviendo la sociedad, necesitamos personas que comprendan el ahora como la responsabilidad social que se merece, si construimos un buen ahora, tendremos un buen futuro. 

No crean en alguien que pregona ser prenda anticorrupción y fue un fiasco como alcalde, tampoco en aquel que le encanta estar incendiando un país azotado por la guerra. Colombia no necesita más títeres y menos alguien sin carácter. Pero ojo, el carácter no es lo mismo que la altanería. Y si me lo preguntan, un candidato que desconozca su territorio no merece ser electo. 

Les agradezco a todos por llegar a esta parte de la columna, creí que la de educación sería más la más larga. En esta casi completamos las 2 mil palabras, en las cuales espero dejarles dudas que no lo dejen dormir, porque así sería la única forma de que nos demos a la tarea de votar a conciencia. 

Dios y la virgen nos bendiga.

KienyKe Stories