Entendiendo la doctrina militar

Publicado por: maria.vargas el Mié, 12/05/2021 - 13:36
Share
Por: Gabriel Jiménez.
Entendiendo la doctrina militar

El cuerpo único de conocimientos que guían el lenguaje y las acciones de los profesionales de las Ciencias Militares se denomina Doctrina, que bajo la postura formal se define como los fundamentos, con sus tácticas, técnicas, procedimientos, términos y símbolos utilizados en el desarrollo de las operaciones militares. En sí, la Doctrina convoca una relación directa con las acciones que contribuyen al cumplimiento de los objetivos nacionales de un Estado; en este ámbito particular, a lograr alcanzar y proteger el interés nacional.

En este contexto surge la importancia de los procesos de transformación y actualización fundamentados en lecciones aprendidas (propias y de fuerzas externas), así como de trabajos de campo e investigación. Además, se busca en paralelo, una alineación de estándares con organizaciones militares del sistema regional e internacional para mantener una interoperabilidad que potencialice el empleo de las capacidades militares como respuesta y alineación a las amenazas actuales, y lo más importante, comprender el ambiente operacional en que se desarrolla un proceso que pone el amenaza y/o peligro el interés nacional del Estado. 

La Ciencias Militares a través de la Doctrina han visto la necesidad de ampliar sus conceptos e integrarlos en área de las Ciencias Sociales bajo un esfuerzo común: la multidimensionalidad de los problemas de Defensa y Seguridad. Y es allí donde hay que resaltar la relevancia en comprender conceptos doctrinales que impacten en los niveles operacional y estratégico, donde se apoye el avance a clarificar teorías que abordan situaciones y contextos más allá del ámbito netamente militar, integrando una perspectiva abierta a diversas áreas de conocimiento (o multidisciplinares). Un uso y entendimiento adecuado de estos términos orienta la eficiente comunicación de la organización y el enlace con otras, muchas de ellas ajenas al campo militar, logrando así, un esfuerzo común que como ya he mencionado, es fundamental para enfrentar los nuevos desafíos de la Defensa y Seguridad.

Por lo tanto, el concepto de la acción unificada utilizado por las Fuerzas Militares de Colombia y las instituciones del Estado, expresa una  “sincronización, coordinación y/o integración de actividades de entidades gubernamentales y no gubernamentales con las operaciones militares para lograr unidad de esfuerzo”, reflejando la interacción con fuentes de información de diferentes campos y niveles para darle sentido e interpretación correcta al requerimiento del decisor, nutriendo, por un lado, el conocimiento del ambiente operacional con respecto a los actores y factores que participan en el y, por otro lado, ampliando el poder argumentativo en el proceso de toma de decisiones.

Es decir, que no solo analiza de forma independiente variables de información, sino que también visibiliza su articulación con una perspectiva local, regional y global. La Doctrina complementa, además, la comprensión de un escenario a través de lo que se define como variables operacionales, cuya finalidad es proporcionar un conjunto amplio de información que requiere el tomador de decisión para entender e interpretar acertadamente el ambiente en un entorno global, orientando y comprendiendo aspectos multidimensionales.

“Las variables operacionales tiene la finalidad de brindar un conjunto amplio de información para la mejor toma de decisiones” 

También hay que referirse al aporte que la Doctrina brinda al planeamiento y las metodologías que ofrece, las cuales de manera conceptual y detallada explotan la combinación de la Ciencia y el Arte militar. Bajo esta premisa se desprende el concepto de arte operacional, que aborda técnicas de planeamiento para entender la lógica de la guerra y los conflictos.

En ese sentido, los factores o actores que obstaculizan llegar a ese estado futuro deseable se denominan amenaza, problema y/o crisis, donde hay que identificarlos y enmarcarlos acertadamente para luego estructurar un curso de acción con una solución eficaz. Este conocimiento detallado del contexto se puede alcanzar mediante la metodología que entiende los ambientes que expresa los conceptos Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo (VICA). 

Asimismo, comprendiendo el centro de gravedad el cual es visto como “fuente de poder que proporciona fuerza moral o física, libertad de acción o voluntad de actuar”. Por ello la relevancia en su identificación el cual se convierte en uno de los mayores retos de un líder o equipo asesor de una organización. Un equivocado análisis generará esfuerzos humanos y materiales hacia una dirección incorrecta y esto puede acarrear no cumplir objetivos estratégicos o en el ámbito militar, perder una batalla o guerra dependiendo el nivel al que se abarque.

Por lo tanto, la claridad en los conceptos doctrinales que abordan una perspectiva sistémica requiere para su adecuado desarrollo y ejecución el pensamiento estratégico, es allí donde se pone la mirada sobre el tomador de decisión y como esta combinación de disciplinas y conocimientos aportan a una evolución cognitiva para alcanzar los fines esenciales del Estado.

Siga a KIENYKE en Google News