La Nube, para acelerar la recuperación, transformación y la resiliencia

Publicado por: maria.vargas el Jue, 13/05/2021 - 08:15
Share
Por: Luis Betancur Correa.
La Nube, para acelerar la recuperación, transformación y la resiliencia

El trabajo de muchas de empresas dio un giro de 360 grados cuando se enfrentaron al desafío de trabajar desde casa, desde hace más de 14 meses. Aquellas que no tenían claro qué era la computación en la nube posiblemente experimentaron problemas, y por eso hoy la nube es fundamental para la eficacia, recuperación, transformación de las empresas y entidades públicas.

Las soluciones en la nube se refieren al modelo de almacenamiento para hospedar gran cantidad de datos de forma rápida y económica. En medio de la pandemia, la nube ha tenido un papel relevante, pues gracias a ella, las empresas han podido adaptarse al trabajo remoto. Por eso como parte de la tendencia del 2021, la nube es la herramienta que impulsará la transformación digital y la innovación empresarial y gubernamental.

Antes de explicar qué es computación en la nube, es importante entender su origen. Este se remonta a 1950, cuando se desarrollaron los mainframes o la computadora central, a la que los usuarios se conectaban desde distintas terminales dentro de una misma empresa.  Sin embargo, su desventaja, a diferencia, de lo que más tarde fue la computación en la nube, era que los usuarios tenían que agendarse para su uso, ya que debían compartir el tiempo con otros usuarios.

La nube es ese lugar donde se guardan archivos (fotos, documentos, canciones, películas, folios, etc) que las empresas y las personas guardamos al utilizar internet y que en lugar de quedar guardadas en el computador, quedan custodiados en un lugar remoto y seguro que proveen ciertas empresas.

Por eso la computación en la nube está transformando la forma en que los ciudadanos utilizan la tecnología, al ser usuarios del correo electrónico, las redes sociales y aplicaciones como Spotify, Netflix, Instagram o archivos de Google Drive, entre otros. Vamos hacia una sociedad que, más que comprar bienes, a pagar por demanda o su uso, como por ejemplo ya no se tiene el videojuego en casa, sino que se juega contra otros mediante un juego que está la nube.

Hoy en día, el proceso de migración a la nube, es un imperativo para las empresas y las entidades gubernamentales. Es un proceso que requiere una estrategia clara, por lo que para continuar siendo competitivas y eficaces, deben apropiar estas tecnologías al ser flexibles, adaptables, escalables y sostenibles, sobre las cuales se pueden analizar los datos que se producen y con estos datos bien aprovechados, se debería innovar en productos que satisfagan las necesidades y mejoren la experiencia de los clientes y de los ciudadanos.

Es importante que se implemente no solo en las grandes empresas sino también en las Pymes, quienes han sido tradicionalmente más reacias a las tecnologías emergentes y que ahora pueden acceder al estar produciéndose una democratización de estas tecnologías, que incluso podrían reducir la brecha digital al ser accesible a la mayoría de la población colombiana.

Por lo tanto, el Cloud Computing o Computación en la nube juega un papel fundamental en nuestras vidas, por un lado, facilitando a los ciudadanos servicios cada vez más accesibles y desarrollados y, por otro, contribuyendo a mejorar la eficiencia y la competitividad de las empresas, a las que proporciona una vía práctica y eficaz para ahorrar dinero, tiempo, trabajo en la gestión del día a día, cercanía con los clientes y los ciudadanos en el caso de las entidades gubernamentales.

Por esto, estas soluciones en la nube son más eficaces ya que permiten reducir costos al mismo tiempo que reducen el consumo de energía y las emisiones provocadas por los tradicionales métodos de administración de información y datos, por eso los servicios en la nube se posicionan, como una de las TIC más sostenibles y eficientes desde el punto de vista ambiental, que, además de proteger el medio ambiente, supone un impacto importante en los resultados financieros.

La computación en la nube permite diseñar e implementar políticas avanzadas de ahorro energético basadas en la reducción del consumo de los equipos informáticos. Además, los proveedores de tecnologías de computación en la nube disponen de Data Centers o centros de datos con infraestructuras eficientes que aportan un uso eficaz y racional de las infraestructuras tecnológicas.

Además de la digitalización, la sostenibilidad es uno de los pilares de la economía y por tanto, una de las prioridades de las empresas y del gobierno. La tecnología Cloud o nube contribuye a esa sostenibilidad, por lo que las empresas que migran a la nube pueden reducir su consumo energético en un 65%, y sus emisiones de carbono un 84%, según datos de la firma de consultoría Accenture.

Los proveedores de nube pública están comprometidos con la sostenibilidad. Por ejemplo, Google, y por tanto Google Cloud, ha marcado el ambicioso reto de consumir sólo energía limpia al 2030, además ha reducido la huella de carbono de la empresa a cero desde sus inicios en 1998. En Google Cloud trabajan con los principios de economía circular en la infraestructura de la nube y en la gestión de sus servidores, para ello reutilizan y reacondicionan materiales, evitando generar residuos.

La migración de empresas a la nube pública supondría reducir el 5,9 % de  emisiones de carbono en las TIC, es decir, 60 millones de toneladas de dióxido de carbono a nivel global por año, equivalente a retirar 22 millones de carros, según informe de Accenture, The Green Behind The Cloud”.

La migración a la nube ha contribuido a la sostenibilidad, pero no solo a la sostenibilidad desde un punto de vista medioambiental, sino desde el punto de vista social, contribuyendo a la inclusión, al teletrabajo, al estudio remoto y la historia clínica virtual, al prestar servicios desde donde se quiera.

Además las soluciones sostenibles en la nube ofrecen beneficios financieros, con ahorros en compra de equipos, mantenimiento, actualizaciones y continuidad del servicio, con mejores tasas de utilización de tecnologías y una infraestructura más eficiente en términos de energía.

Los servicios en la nube son: nube privada, en la que una empresa opera su propio entorno, o nube pública, en donde una empresa adquiere servicios a un proveedor que la opera o nube híbrida, con algunos servicios ofrecidos desde sus instalaciones y otros a través de un proveedor.

El gran alcance de los servicios en la nube, los hacen una opción atractiva para aquellos que no quieran o no puedan invertir en servicios e infraestructuras propias. Esta accesibilidad, le da a los usuarios una gran oportunidad para llevar a cabo sus necesidades de almacenamiento y, debido a que todo ocurre por internet, fácil de expandirse a los lugares más remotos del país.

Por esto el Gobierno Nacional, a través de la Directiva Presidencial 03 del 2021 vio la necesidad de que todas las entidades del orden nacional, migren su información a la nube pública, en los próximos meses, lo que ayudara a ser más eficientes, accesibles, transparentes, flexibles y con mejor desempeño, en beneficio de los ciudadanos y con menores costos para las arcas públicas.

La nube, promueve y hace más fácil el trabajo en equipo, pues la conectividad hace más factible la interacción y el uso de las TIC desde cualquier lugar y al existir una concentración y almacenamiento de los datos, se generan unos ahorros en costos operativos y administrativos, pudiendo así las empresas, disponer de mayores recursos para crear e innovar productos y servicios que generen mayor valor a clientes y a los ciudadanos de manera sostenible y amigable con el medio ambiente

Siga a KIENYKE en Google News