Los “S3”, Supermercados de Soluciones Socialistas

Publicado por: maria.vargas el Sáb, 24/07/2021 - 07:09
Share
Por: Ignacio Arizmendi Posada.
Los “S3”, Supermercados de Soluciones Socialistas

Paseaba sin afán por el viejo centro de la ciudad y me llamó la atención un inesperado aviso: “S3 – Supermercados de Soluciones Socialistas”. De inmediato, tras saludar a un vigilante armado, de uniforme rojo, ingresé a dicho lugar. Se me acercó una mujer de mediana edad, de rojo hasta los pies vestida, que me sonrió y preguntó en qué podía serme útil. Le dije que era periodista y columnista, interesado en saber qué eran los “S3”. Ella era la guía general y se puso a mi disposición, por lo cual empezamos el recorrido por aquel extraño sitio (decir que en Colombia hay algo extraño es un arrebato imaginario). 

Al comenzar el tour me dice que los “S3” eran una empresa de varios dirigentes políticos y sindicales, “con el propósito de facilitar insumos materiales e inmateriales útiles para establecer el sistema socialista en nuestro país”. Por eso el nombre.

El local mide más o menos 500 metros cuadrados, y está dividido en secciones bautizadas con nombres de ideólogos y dirigentes históricos (Marx, Lenin, María Cano, Manuel Marulanda…), atendidas por asesoras de diversas etnias, de uniforme rojo y una pañoleta con los colores del arcoíris alrededor del cuello. Al entrar, se observa, al fondo, un mural con este mensaje: “Camaradas: ¡bienvenidos a este sagrado lugar! Aquí te ayudamos en tu camino revolucionario a poner lo mejor de ti para el triunfo de nuestro ideario. Están en su casa”. Para ello, los S3 ejecutan tres funciones básicas: distribución, orientación y formación, que desarrollan de modo presencial o virtual.

Distribución. En este campo, las soluciones socialistas que el “cliente” puede adquirir in situ o a domicilio son de diversa clase para la lucha: granadas artesanales, piedras, hondas, bombas molotov, papas-bomba, fusiles, pistolas, voladores, lanzacohetes y otros elementos destinados a la agresión y defensa. Por otro lado, soluciones operativas y de seguridad: morrales, provisiones, ropa para cambiarse y mimetizarse, piezas de primeros auxilios, rayos láser, cascos, escudos, gafas, capuchas, pintura, etc. También libros, manuales, instructivos, fotos, carteles, videos, películas, música ideologizada, poemas, entrevistas con líderes, biografías, pancartas, pegatinas, cuadernos, libretas, etc. Hay descuentos por volumen o compra de ‘combos’, y se admiten todas las tarjetas capitalistas…

Orientación. Esta función consiste en suministrar a los clientes, de modo gratis, numerosas ideas a favor de la lucha. Significa que las camaradas asesoras te orientan, in situ o a distancia, sobre distintos aspectos de la acción política y militar, de tal forma que puedes llegar, llamar por teléfono o usar ciertas redes sociales, y decir: “Compañera, ¿cómo hago para tumbar un puente peatonal que hay cerca de un político reaccionario?”. Ella te da las soluciones. O indicarle: “¿Cómo desacreditar a una periodista uribista dedicada a criticarnos?”. La asesora te sugiere mil y una soluciones. Como las noches.

Así mismo te recomienda guías rápidas del estilo “20 formas de incendiar a un policía”, “10 modos de fabricar papas bomba”, “Cómo hacer que un agente del Estado capitalista se trague 15 papas bomba”, “101 frases para atemorizar o enfurecer al enemigo”. O te orienta acerca de cómo organizar los puntos de resistencia y lograr ingresos mediante el microtráfico, los peajes, la extorsión a vendedores ambulantes, trabajadores de las plazas de mercado y mayoristas, el hurto en buses de transporte público, residencias, etc. O cómo conseguir gasolina para elaborar las molotov, utilizar parques públicos, bodegas y parqueaderos clandestinos para capacitar a los interesados, y más soluciones.

Formación. Con esta función, los S3 dictan cursos teorico-prácticos, in situ, por fuera o virtuales, para enseñar a tomar las calles, bloquearlas, destruirlas, organizar barricadas, inhabilitar medios de transporte, atravesar cables, rescatar heridos, elaborar y usar artefactos explosivos, atacar locales, neutralizar los gases lacrimógenos, enfrentar al Esmad (se dispone de un manual de choque contra esa fuerza). Igualmente, el manejo de escudos y caretas, hacer formaciones de ataque y defensa, ideologizar a los menores, organizar el “ritual sin miedo” antes de salir a “combate” (ritual en el que “consumen drogas y escuchan una charla política elocuente”). Todas, soluciones socialistas.

Olvidaba decir que a lo largo del recorrido se ven leyendas motivadoras en paredes y estanterías. Ejemplo, una al salir: “¡Chao! ¡Patria o muerte! ¡Con Petro, nuestra suerte!”. 

Cosas de nuestros compatriotas socialistas… Y de un país “único”…


INFLEXIÓN. Varios de los insumos para esta columna los tomé de las investigaciones publicadas por la revista Semana del 18 de julio de 2021. El resto es surrealismo criollo.

Por: Ignacio Arizmendi

24/07/2021