Magallanes y su estrecho - Primer cruce del mismo - Parte III

Publicado por: maria.vargas el Vie, 30/04/2021 - 08:49
Share
Por: CN (RA) Mario Rubianogroot Román, “Papayo el Velachero”.
Magallanes y su estrecho - Primer cruce del mismo - Parte III

Cruzamos el Paso Inglés, el Paso Tortuoso y al tratar de salir al Pacífico por “Fairchild”, entre los faros “Bahia Felix” y “Fairway”, nos encontramos con vientos de 60 nudos por la amura de babor; son los llamados "Williways", que agitan las aguas y rasgan las velas; en el buque todo está asegurado. Fue necesario retromarchar, “fachando velas de capa" y guarecernos cerca de Isla Desolación; aquí fondeamos a treinta brazas (60 metros de profundidad) y estrenamos el ancla de babor con mas de 7 grilletes. “Guardia de Mar con buque a la Gira”, mejor dicho, seguíamos navegando, esperando viento más calmo, información meteorológica que nos daba una estación a 50 millas al Norte.

Nueve horas después logramos salir al Pacífico, el color del agua oscila entre azul oscuro y cobalto y después de algunas horas de navegación entramos a los “Canales Patagónicos” que nos protege de mares tormentosos, pero que conserva la temperatura bajo cero grados centígrados y sopla el viento “Bóreas” (del Norte). La Sensación Térmica es menor aún por lo cual usamos ropas de invierno, con guantes, parcas, pasamontañas, bufandas e interiores especiales; parecemos exploradores de la Antártica y para mantener la temperatura corporal se deben tomar bebidas calientes como el chocolate y el .... aguardiente (?). Dejamos el Archipiélago “Madre de Dios” y cruzamos el estrecho “Paso Kirke” de no más de 40 metros de ancho y nos vamos acercando a los glaciales o témpanos, que en Chile tiene un nombre muy particular: Los Ventisqueros”. 

En cercanías de la Isla de Exmouth y el llamado Paso del Abismo, avistamos el “Ventisquero de Ana María”; allí fondeamos a 10 brazas y arriamos la Falúa o bote motor; el Segundo en compañía del Ingeniero jefe y tres experimentados contramaestres de palos, nos desplazamos a dicho ventisquero  y remolcamos un hielo milenario, que según los conocidos el deslizamiento de estos hielos se produce cada 50 años y es el ideal para un buen whisky, por el sabor mineral y el sonido que produce. Qué experiencia. El hielo (tremendo iceberg) se izó con ayuda de la pluma y chinchorro y se almacenó en el cuarto frío para mantenerlo compacto, hasta arribo al Puerto Destino.            

Cruzamos el Paso Inglés

Seguimos navegando estoas, fiordos y canales de cientos metros de altura para recalar al día siguiente en Puerto Edén, pequeño poblado situado en la isla de Wellington, donde viven los últimos sobrevivientes de los indios “Alacalufes”, melanésicos de dos metros de altura y piel especial que soportan bajas temperaturas; Puerto Edén es un antiguo poblado indígena patagónico y actualmente caleta de pescadores, donde hay una Capitanía de Puerto, un Suboficial de la marina chilena y tiene dentro de sus funciones la custodia de los Indios mencionados. A manera de anécdota, nos invitan a jugar un partido de futbolito; nuestros cadetes y tripulantes jugaron con sudadera ropa interior para invierno y tenis, mientras los aborigenes jugaron con el torso desnudo y descalzos; es de entender que los nativos nos metieron tremenda goleada y para celebrar nos invitaron a degustar almejas, berberechos, locos y centollas, rociados con un vino blanco exquisito y a la temperatura ideal.

Al amanecer del siguiente día, luego de cuatro horas de navegación, se cruza la Angostura Inglesa, siguiendo por el Canal Messier, para enfrentar el imponente “Golfo de Penas”, en el Océano Pacífico (realmente es de Peñas, pero en ese entonces la “ñ” no existía y se usaba la dupla de consonantes “gn”); Dicho golfo es así, porque allí confluyen tres grandes corrientes: la de la Antártida que viene del sur, la del Ecuador que viene del Perú y la marejada del Pacífico Sur que encuentra en ese punto la cordillera andina submarina que sube abruptamente de profundidades de más de 3.000 metros hasta una pared de 300 metros; aclaro, la "Marejada" es lo mismo que "El efecto dique". Esta situado entre el Cabo Tres Montes por el norte y el cabo Mogotes por el sur y su principal caracteristica son los continuos y violentos temporales que en el se experimentan, la mar gruesa que provocan los vientos reinantes y la existencia de las fuertes corrientes como les comenté antes.

últimos sobrevivientes de los indios “Alacalufes”

Con relación al viento, decían los navegantes que "aquí reina siempre el Viento Norte o “Bóreas” (nosotros lo llamamos "Culo de Pollo") desde todos los puntos del espacio". Dice el refrán: “.... verdadero marino es quien va del golfo de Penas hasta el Japón…”; Ahí si fue Troya, mejor dicho, aquí se mareó hasta “Chicote” (perro mascota), menos el ancla, el Comandante y el suscrito... (¿lo dudan?); timoneles eran reemplazados cada 40 minutos e iniciamos una orzada, con todas las velas latinas, es decir foques, estays, escandalosa y cangreja, teniendo como referencia el faro “Capo Raper” al norte de Penas.

Hago un parentesis en el relato, para traer a colacion lo que es la “Mar gruesa”, tomado del libro “Veleros” en su capitulo “Los sonidos del mar” de Manfredy y adaptado a esta travesia….”Recuerdo que retumbaba la ola, tenía su propia voz, vibraba como una membrana escondida en una garganta para emitir un chillido físico, poderoso y asustador. Que el fuerte viento me dejaba sordo, al golpear la jarcia firme, las guayas, las burdas, los brandales, los obenques, los estays y quinales y el estrepito aumentaba cuando el mar se disponía al asalto inmediato. La ola nos levantó como si el bergantín fuera un madero ingrávido. Continuamos, pero no había velocidad suficiente como para alejarnos del lugar. El “Gloria” se enderezó. El agua se filtraba a través de los imbornales de los trancaniles y, mientras yo me situaba en un lugar mas seguro, a bordo solo flotaba una pregunta: ¿Cómo será la próxima?”

Cambiábamos de amura cada diez millas, remontando la latitud, es decir cada 5 horas. Ni que estuvieramos en el Cabo de Hornos…..Lo curioso es que el faro no se movía, o parecía que no se movía; la marcación era siempre NNE. Veintitrés (23) horas después el faro estaba por el través de estribor o  “A la Cuadra”, momento en que se pitò “Zafarrancho General”, “subida por alto”, abrirse por los marchapies, asegurarse con el cinturon  y “largar” las diez velas cuadras, gavias, velachos, juanetes y sobrejuanetes, la mayor y la trinquete, braceadas al máximo y el buque navegó con timón de arribada y todo el velamen a estribor con escora pronunciada, para pasar por bahía Ana Pinke, Boca Wickman, canal Puluche, bahía Darwin, Fitz Roy y Magdalena, y luego internarse en el Canal Moraleda conocido como los Canales Chilotes, dejando el archipiélago de los Chonos y el golfo Corcovado. Aquí supimos que después de largas singladuras, el objetivo del viaje había sido alcanzado, que habíamos superado la travesía prevista, en pleno y crudo invierno, con “lujo de detalles”, "pletóricos de experiencias y paisajes" y “cero” accidentes. "Gracias mi Diosito lindo", frase de cristianos, judios, musulmanes y …..ateos……y el mar tiene para mi, desde aquel dia, otra densidad, otra forma, otro color.

Antes de terminar y para completar el cuadro, estábamos a la altura de Puerto Castro, en la Isla de Chiloé y nuestro capellán, el reverendo Andrés Arbeláez (qepd) sufrió un desmayo y se informó a la Capitanía; “Al Tiro” (expresión chilena), enviaron una patrullera de mar, lo recogieron en camilla y lo llevaron al Hospital de dicho Puerto. El “Gloria” atracó a la Mediterránea (de popa), por falta de espacio. Fue un merecido descanso de dos días: Nuestro curita “Andresiño” (como cariñosamente le decíamos), tuvo un edema pulmonar, que fue diagnosticado a tiempo y tratado adecuadamente.

Al zarpar de Puerto Castro, celebramos el día de la Armada de Chile, homenajeamos a los Oficiales Navales Chilenos abordo, entregamos diplomas del primer cruce del Estrecho de Magallanes y Canales Patagónicos y almorzamos “Sancocho de 7 carnes”, para iniciar nuevamente la navegación por “Los Mares del Sur” (conocido asi en los años 1500-1600) o el mar de Balboa al cruzar el canal del “Chacao” al costado de Ancud y dejando por la popa el “Seno Reloncán” frente a Puerto Montt

Puerto Edén

Ya lo otro fue una “Charlita de la hijas de María”, atracamos en Valparaíso a punta de “Pito de Contramaestre”, continuamos a el Callao (Perú), posteriormente Guayaquil, a orillas del río Guayas en Ecuador, cruzamos la linea ecuatorial nuevamente (en la foto se ve al comandante, el capellan, la oficialidad y Neptuno), para después entrar triunfalmente a aguas colombianas en Tumaco, cruzando la “Barra”; tengo entendido que fue la primera vez que un velero de esas caracteristicas atraca en ese puerto; ya éramos “Lobos de Mar”, especialistas en calcular “Estoas”, Buenaventura, el canal de Panamá y recalar finalmente a nuestro Puerto Base “Cartagena de Indias”, con todos los gallardetes, banderines y banderas arbolados, cadetes y tripulantes en los marchapiés y andariveles, cantando el himno del Velero y “Gorro de Lana”, canción marinera Chilota, donde nos recibió el Presidente del País doctor Virgilio Barco (qepd), a quien se le dio parte de la “Misión Cumplida”.

REFLEXIÓN DE UN OFICIAL NAVAL CHILENO CON QUIEN COMPARTIMOS EXPERIENCIAS

Quiero traer a colacion la importancia que Chile le da al mar y al estrecho de Magallanes; Bernardo O´ Higgins siempre tuvo plena “Conciencia” del gran significado que tenia para Chile la posesion de esta via natural de union de ambos oceanos. Tanto fue asi que lo consignò en la Constitucion de 1822. De tal forma que en el año de 1843 el pais “Toma Posesion del Estrecho de Magallanes”, formalmente ante el mundo. Francia intentò izar su bandera, pero Chile protestò y asunto terminado.

Yo me pregunto, porque Colombia no hizo lo mismo con el archipielago de San Andres, Providencia y Santa Catalina, que reclama Nicaragua por “cercania”, desconociendo el Tratado de “Barcenas-Esguerra” firmado en 1928, en el cual la frontera se determino fuera el meridiano 82º W. El ultimo veredicto de la CIJ de la Haya, nos hizo “perder” 75 mil Km. de mar y donde hay un pronunciamiento al respecto? A los politicos eso, no les da votos o porque desconocen la problemática de ese diferendo y/o no les interesa. Definitivamente Colombia se ha equivocado al no tener una estrategia consistente y creible y que se resume en una palabra:  la “Conciencia Maritima”, que tanto he predicado. El tema da para otro escrito mas amplio y explicativo.

Y por ultimo ¿quien dijo que el “Fin del Mundo” está en la Patagonia? Extraña asociación de ideas es ésta. Primero habría que recordar que, técnicamente, el “Fin del Mundo” no existe, pues como todos sabemos el Mundo es redondo y los cuerpos esféricos no empiezan ni terminan en lugar alguno. O sea que el “Fin del Mundo” en realidad es un No-Lugar, un U-Topos, es decir una utopía; de allí que afirmar que el “Fin del Mundo” está en la Patagonia significa situar, de nuevo, la utopía en América.

Cuando termino este relato (19 de marzo), para mi, nos informa el Comando de la Armada, que “partiò” otro de los grandes, como fue el almirante Gustavo Angel Mejia, Comandante del Velero y Comandante de la Institucion. Quien en un momento dado, se pronunciò publicamente por el “absurdo” fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya, ante los medios televisivos y escritos. Honor y Gloria a un gran marino

Charlita de la hijas de María”