Alejandro Toro

Conferencista y defensor de derechos humanos en Colombia. En la actualidad Representante a la Cámara del departamento de Antioquia por el Pacto Histórico, período 2022-2026. ​​​​

Alejandro Toro

Marchan para que no cambie nada

Las manifestaciones sociales son uno de los mecanismos de presión que tienen los movimientos sociales para exigir cambios estructurales ante las autoridades políticas y económicas del país. Son una acción colectiva con la cual la gente expresa el deseo de transformar de forma radical la manera en la que tradicionalmente se han hecho las cosas.

 

Es por esto que las marchas convocadas esta semana por la oposición son, como dijo Eduardo Galeano, “una contradicción hasta biológica”. Quienes han estado siempre del lado de los privilegiados han llamado a la gente a que se ponga en contra de políticas públicas pensadas desde y para los sectores tradicionalmente excluidos de la sociedad colombiana, a que hagan un grito a los cuatro vientos de que desean que todo se mantenga igual.

 

A punta de desinformación, políticos que representan los intereses de las elites del país llamaron a la gente a las calles a luchar en contra de una vejez digna para los abuelos y abuelas del país. No les es suficiente salirse de la Plenaria del Senado para no dar el debate de la reforma pensional, ganando unos sueldos multimillonarios sin ir a trabajar, también quieren que los adultos mayores de este país protesten para mantener un sistema que sólo pensiona a dos de cada diez personas, donde 1.8 millones de los mayores de 60 años se encuentran en situación de pobreza monetaria.

 

Quienes nunca tuvieron que preocuparse por cómo iban a pagar la universidad le pidieron a la gente que gritara arengas en contra de la educación superior gratuita. Indignados, salieron a decir que lo que necesita el país es que se mantenga el hecho de que sólo 2 de cada 10 jóvenes que terminan el bachillerato accedan a la educación superior, porque no les conviene de forma alguna una sociedad educada.

Aquellos para los que pagar medicina prepagada o médicos particulares es tan normal como respirar, salieron a decirle al país que no van a permitir de forma alguna que se reforme el perfecto sistema de salud, en el cual el 50% de las muertes en Colombia se pudieron haber evitado mediante cambios en políticas públicas y el 19.7% del total de muertes entre 1979 y 2021 son directamente atribuibles a fallas del sistema, de acuerdo al informe “Cuando la muerte es evitable” del Observatorio Nacional de Salud.


Los que se han llenado los bolsillos a punta de licitaciones para grandes carreteras, como la Ruta de Sol de Odebrecht o el desastre del puente Chirajara a cargo de Coviandes, del grupo empresarial de Luis Carlos Sarmiento Ángulo, han dejado claro lo mucho que les indigna que los recursos públicos de la infraestructura vial dejen de ser la caja menor de los desamparados empresarios y se prioricen en la construcción de vías terciarias para conectar a la ruralidad del país, para que los campesinos puedan sacar sus productos al mundo.

 

¿Cómo llamar protesta a un reclamo desesperado por mantener el status quo? Esta semana fuimos testigos de un suceso paradójico: la marcha para que todo siga igual, la marcha para reivindicar el derecho de los más ricos de este país de mantener sus fortunas a costa del sufrimiento del pueblo colombiano.

Creado Por
Alejandro Toro
Más KienyKe
Senado aprobó proyecto con el que regresaría día sin IVA y lo institucionaliza como política de Estado, ¿qué falta para que sea un hecho?
El presidente, Gustavo Petro aplaudió el fin de la tauromaquia en Colombia con un contundente mensaje al Congreso,
Este martes el Congreso decidió aprobar en último debate el proyecto de ley que prohíbe estas prácticas en todo el país. 
La Fiscalía condeno a los responsables del asesinato de exjugador y entrenador de hockey profesional, Jorge Felipe Tobón Sánchez.
Kien Opina