¿Quién se ha robado los conos?

Publicado por: maria.vargas el Jue, 30/07/2020 - 20:13
Share
Por: Mafe Rojas.
Mafe Rojas

Hemos recibido denuncias sobre el robo masivo y en aumento de conos y maletines usados para separar los carriles de bicicleta del tráfico vehicular. Los más afectados son los ciclistas y el erario de la ciudad.

Durante estos tiempos de emergencia sanitaria, económica, social y ambiental, la bicicleta ha retomado una fuerza especial y un posicionamiento importante como solución de movilidad amigable y personal. Para reforzar esto, la administración de Bogotá implementó la adecuación de varias vías de la ciudad con los llamados bici carriles temporales.  

Bogotá fue ejemplo en muchas partes el mundo ya que durante los meses de marzo y abril implementó 80 km nuevos de bici carriles temporales en muchas de sus principales vías para facilitar una movilidad más sostenible durante la pandemia. De esta manera, se promovió una alternativa al transporte público, generalmente abarrotado, que ahora debe mantenerse en el 35% de su ocupación habitual.

Para quienes se movilizan en vehículo particular o transporte público la medida generó un poco de incomodidad por la reducción de carriles; esto suele pasar, pero con el tiempo se aprecia la utilidad de estos espacios dedicados a la bicicleta y el efecto en la descongestión. Así nos pasó cuando implementamos desde el Instituto de Desarrollo Urbano los primeros, entre ellos el de la carrera 50. 

Pero ahora les ha salido al paso un enemigo inesperado, los ladrones de conos y maletines. Hemos recibido quejas por parte de los usuarios de la bici acerca de la desaparición de muchas de estas ciclorrutas, lo que se está convirtiendo en una constante.  Miles de conos y maletines que se emplean para hacer la segregación de estos carriles y proteger a los ciclistas desaparecen de la noche a la mañana, literalmente. Aunque parezca un caso de realismo mágico, podríamos hablar de un cartel de los conos. ¿Qué uso les dan quienes los hurtan y quién se los compra?

Como promotora de la cicla, he indagado sobre la situación y lo que encontré es preocupante. Por ejemplo, el Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte – IDRD- ha denunciado que le han hurtado 5.400 conos, una cifra muy difícil de sustituir dado que están valorados en alrededor de 400 millones de pesos. Sólo en una noche entre la carrera 30 y 50 con la Avenida Primero de Mayo fueron robados alrededor de 500 conos que demarcaban el bici carril temporal. 

Los robos se están haciendo en horas de la madrugada, son utilizados camiones y vehículos, no es un tema simple, es un proceso organizado al que debemos ponerle atención. Llama especial cuidado que incluso se estén robando maletines llenos de arena, con un peso superior a los 40 Kg.

La Policía Metropolitana manifiesta que se encuentra con múltiples funciones adicionales a causa de la pandemia y que no da abasto para proteger estos materiales, además, las entidades manifiestan que es imposible recogerlos e instalarlos cada día.

Varias entidades distritales han puesto las respectivas denuncias ante la Fiscalía, pero hasta el momento esta no ha iniciado investigaciones formales sobre el hurto de estos elementos aduciendo falta de capacidad. 

El IDRD hace un llamado a la comunidad y en especial a los ciclistas para que denuncien cuando vean conos con los logotipos de la entidad usados con fines distintos a la demarcación de ciclo carriles. Esto lo pueden hacer a través de su página de Facebook o su cuenta de twitter @IDRD. Del mismo modo, sería clave que si alguna persona ve vehículos no oficiales recogiendo conos den aviso a las autoridades.

Cada cono robado le cuesta a la ciudad entre 60 y 80 mil pesos. Bogotá no puede darse el lujo de estar comprando todos los meses este tipo de material como si fuera de un solo uso. En estos momentos donde todas las capacidades institucionales están al límite debido a la pandemia, se requiere más que nunca el apoyo de la comunidad para atenuar este tipo de situaciones.