Sí soy de aquí y soy de allá

Publicado por: maria.vargas el Lun, 07/06/2021 - 16:00
Share
Por: Carlos Salas.

“El desarraigo, como forma de vida, fue el que guió a Facundo Cabral durante su estancia en la tierra y parece ser que es lo que caracteriza a los movimientos vandálicos con los que la izquierda populista pretende imponerse por encima de las libertades ciudadanas. ¿Quién hubiera podido prever que esa misma actitud, con la que no se respetan fronteras, haya pasado de ser un elemento a favor de los populistas de izquierda para transformarse en su talón de Aquiles? La bienvenida derrota que sufrieron en el Perú lo demuestra con claridad”. 

Escribiendo lo anterior -que me permito colocar entre comillas para diferenciarlo de lo que escribo ahora y no por citarme, válgame Dios- comencé mi día lleno de fe y esperanza con el futuro de nuestros pueblos. Ahora, y no es de extrañar, resulta que el escrutinio en el Perú puede tomar una semana quedando un desasosiego, nada agradable, en quienes estamos del lado correcto, el de las libertades democráticas. Así pasó en el gran país del norte y terminaron imponiendo el resultado por encima de cualquier consideración. 

Lo de esta mañana continuaba así: 

“Cada bloqueo, cada acto violento, cada acción contra los ciudadanos y sus fuerzas policiales, cada saqueo ocurrido en las últimas semanas en Colombia, coincidiendo con la campaña de segunda vuelta presidencial en Perú, animó a los ciudadanos de ese país a acudir a las urnas para decir no a el adefesio que les querían imponer con un tal Pedro tan cercano en figura y falta de inteligencia con un Evo, un Nicolás y un Gustavo, por nombrar a solo tres, la lista es larga”.

Pensaba que algo bueno tenía que quedar del desastre propiciado y ejecutado por unos malandrines que no son de aquí ni son de allá. Una luz al final del túnel veía con un resultado favorable a Keiko.

Y continuaba mi optimista visión mañanera:

“De algo ha servido tanto sufrimiento infringido contra los colombianos y esto debe ser motivo de alivio. No tenemos memoria tan corta como si la tienen los chilenos y los bolivianos, y aunque se nos ha venido deteriorando un mes y medio de paro no se olvida fácilmente, lo mantendremos muy presente cuando nos corresponda ir a votar. Esta vez no nos robarán las elecciones, no es el nefasto Santos el que gobierna, Dios nos libre. Y no vamos a ceder ante el vandalismo como lo hizo Piñera. Tampoco permitiremos que los enemigos se hagan al poder en cuerpo ajeno”. 

Interrumpí mi escrito al revisar por las redes que Pedro se aproximaba peligrosamente a Keiko. Luego de ocuparme un rato de mis asuntos, la pintura, el jardín, la lectura, quise borrar lo escrito pero decidí compartirlo con ustedes porque resulta que sí soy de aquí y soy de allá y por eso me preocupa lo que pase en Perú. Ecuador nos regaló buenas noticias, no se dejaron amilanar ante las amenazas del correísmo ni del madurismo ni de otros que no son de aquí ni son de allá.

P.S.: Acabo de toparme con esta frase de Hugh Trevor-Roper:La historia no es simplemente lo que sucedió; es lo que sucedió en el contexto de lo que pudo haber sucedido”.

KienyKe Stories