Trump provoca una guerra dentro de la Iglesia

Publicado por: admin el Vie, 15/01/2021 - 13:39
Share
Por: David Brooks, The New York Times
Trump provoca una guerra dentro de la Iglesia

“En las últimas 72 horas, he recibido múltiples amenazas de muerte y miles de correos electrónicos de cristianos que dicen las cosas más sucias y vulgares que he escuchado sobre mi familia y mi ministerio. Me han tachado de cobarde, vendido, traidor al Espíritu Santo, y me han maldecido al menos 500 veces”.

Este es el comienzo de una publicación en Facebook del domingo del predicador conservador Jeremiah Johnson. El 7 de enero, un día después del asalto al Capitolio, Johnson había emitido una disculpa pública, afirmando que Dios removió a Donald Trump de su cargo por su orgullo y arrogancia, y para humillar a aquellos, como Johnson, que lo habían apoyado fervientemente.

La respuesta fue rápida y despiadada. Como lo afirmó en esa publicación posterior de Facebook: “He quedado atónito por el aluvión de continuas teorías de conspiración que se envían cada minuto y el odio puro que se desata. Es una pena, pero estoy convencido de que partes del movimiento profético/carismático son mucho más ENFERMAS de lo que jamás podría haber soñado”.

Eso es lo que ocurre dentro del cristianismo evangélico y el conservadurismo en este momento. Como dijo un amigo cristiano conservador, hay conflictos dentro de todas las familias, dentro de todas las congregaciones, y la recuperación podría tardar generaciones.

Por un lado, están aquellos que están intensificando su fanatismo por Trump y su delirio de que una presidencia de Biden destruirá Estados Unidos.

“Repruebo la noticia en el nombre de Jesucristo. Pedimos que esta falsa basura llegue a su fin”, predicó el pastor conservador Tim Remington desde el púlpito en Idaho el domingo. “Son las mentiras, el comunismo, el socialismo”.

El violento movimiento Saber-Nada, que siempre ha estado presente en la historia estadounidense, una vez más es un torrente que amenaza más violencia en los próximos días.

Por otro lado, muchos partidarios de Trump han sido sacudidos hasta la médula ante la imagen de una muchedumbre sacrílega que tocaba música pop cristiana mientras cantaba “Cuelguen a Mike Pence”. Ha habido deserciones y dudas. El reverendo Samuel Rodríguez, que pronunció una oración en la inauguración de Trump, dijo a su congregación el domingo: “Todos debemos arrepentirnos, incluso la Iglesia necesita arrepentirse”.

John Hagee, un pastor de Texas que apoya a Trump, declaró: “Esto fue un asalto contra la ley. Atacar el Capitolio no fue patriotismo, fue anarquía”.

Después de permanecer básicamente nivelados durante cuatro años, los índices de aprobación de Trump en varias encuestas cayeron alrededor de diez puntos en varias encuestas en una semana. El artículo más popular en el sitio web de Christianity Today lleva este encabezado: “Adoramos con los Reyes Magos, no con el movimiento MAGA”. En el mundo del conservadurismo secular, la página editorial de The Wall Street Journal pidió a Trump que renunciara. En un comentario dirigido a los partidarios de Trump, el presentador del programa de entrevistas conservador Erick Erickson escribió: “Todo —desde el ataque al Capitolio hasta la gente que muere, las redes sociales que los bloquean y las corporaciones que no les dan dinero— todo es una consecuencia lógica de sus mentiras implacables durante dos meses y la manera en que se aprovecharon de los patriotas estadounidenses”.

Un rasgo esencial del trumpismo es que te obliga a traicionar cualquier otro compromiso que puedas tener: con la verdad, el carácter moral, el Sermón de la montaña, los principios conservadores, la Constitución. Finalmente, en la derrota, algunas personas ya no están dispuestas a sacrificar todo lo demás en el altar de Trump.

La división que estamos viendo no es teológica ni filosófica. Es una división entre aquellos que se han separado de la realidad y aquellos que, aunque sean de derecha, siguen en el mundo real.

Por lo tanto, no es un debate. No se puede hablar con gente que tiene su propio conjunto de hechos inventados. No puedes discutir con gente que está trastornada por la rabia eufórica de lo que Erich Fromm llamó narcisismo de grupo, el rugido irreflexivo de aquellos que creen que su grupo superior está siendo contaminado por grupos alienígenas.

Es una lucha de poder pura. Las armas en esta lucha son la intimidación, el asalto verbal, las amenazas de muerte y la violencia, real y retórica. Los mafiosos de la fantasía tienen una ventaja porque les gusta usar esas armas, mientras que sus compañeros cristianos solo quieren vivir sus vidas.

El problema es este: ¿cómo se trae a la gente de vuelta a la realidad?

David French, un escritor cristiano conservador que luchó en la guerra de Irak, dice que la manera de construir un Partido Republicano sano es tomar prestada una página del manual de contrainsurgencia: separar a los insurgentes de la población.

Eso significa llevar a los alborotadores a juicio, impugnar al presidente y no tolerar el ciberterrorismo dentro de una comunidad o congregación.

A otros hay que recordarles las reglas básicas para percibir la realidad. Hay que recordarles que toda la verdad es la verdad de Dios; que la investigación fortalece la fe, que es una autoidolatría narcisista pensar que puedes crear tu propia verdad basada en lo que “sientes”. Probablemente tendrá que haber pastores y líderes locales que modelen y admiren el razonamiento basado en la evidencia, la lucha con ideas.

En la izquierda, líderes y organizaciones se han levantado para defender las investigaciones abiertas, para hacer frente a las turbas de la cancelación. Han comenzado a cambiar las normas.

El problema de la derecha es mucho peor. Pero hemos visto que la irracionalidad es una bestia voraz. Si no la enfrentamos, devora no solo a su partido, sino también a su nación y a su Iglesia.

Por: David Brooks