Larga vida a tu corazón

Mié, 20/03/2024 - 10:00
En un día típico, el corazón late 100.000 veces. Durante la vida late más de 2.5 billones de veces. Incluso, cuando usted está en reposo, su corazón está trabajando el doble.
Créditos:
Getty Images

“Nada pesa tanto como el corazón cuando está cansado”, Juan Zorrilla de San Martin.

Es apenas tan grande como la palma de su mano y aun así sostiene la vida, bombeando cinco o más litros de sangre por minuto a todos los órganos, tejidos y células del cuerpo. 

En un día típico, el corazón late 100.000 veces. Durante la vida late más de 2.5 billones de veces. Incluso, cuando usted está en reposo, su corazón está trabajando el doble de lo que lo harían los músculos de sus piernas cuando usted corre a su máxima velocidad. 

Desde la temprana mitología hasta la moderna medicina, esta pequeña maravilla nos ha fascinado y dejado perplejos. Afortunadamente, hoy sabemos mucho más del corazón y los vasos sanguíneos de lo que sabíamos hace una década. A pesar de lo mucho que han aprendido los científicos, hay todavía mucho por revelar. 

Por ejemplo, los investigadores saben ahora que el sistema cardiovascular experimenta cambios significativos mientras envejecemos, y el corazón y las arterias con las que nacimos son sorprendentemente diferentes al final de la vida. 

Pero, ¿cómo y por qué ocurren estos cambios? Además, ¿qué hace que estos cambios influyan en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas y otros desórdenes cardiovasculares a medida que envejecemos? Hay algunos signos subyacentes, incluso entre personas que parecen tener corazones sanos, que preceden y predicen quien ira a tener severas enfermedades cardiovasculares y quien no.

Científicos conocidos como gerontólogos, que estudian el envejecimiento están buscando respuestas para estos y otros interrogantes. Como resultado de dichas investigaciones, algunas viejas ideas acerca del envejecimiento del sistema cardiovascular están dando lugar a nuevas teorías. En otros casos, los gerontólogos están sólo comenzando a explorar algunas preguntas y el corazón y las arterias están revelando de mala gana sus secretos. 

Pero, para comprender qué está emergiendo y qué permanece en el misterio, necesitamos comenzar por donde comienzan los gerontólogos: un corazón normal y saludable. Una bomba intrincada. 

El corazón es una maravilla de coordinación y ajuste temporal. Compuesto casi completamente de músculos llamados miocardio, está bien equipado para una larga vida. El corazón depende de la precisa secuencia de contracciones que involucran dos cámaras situadas arriba: las aurículas derecha e izquierda, y otras situadas abajo: los ventrículos derecho e izquierdo. 

“Larga vida a tu corazón” en la voz del Logoterapeuta y Coach de Vida Armando Martí©. (una adaptación del libro Un anfitrión de interconexiones de Richard Seltzer, MD. Médico Cirujano americano), para la sección Konciencia de KienyKe.com. Escúchalo, disfrútalo y compártelo:

Entre estas cámaras hay dos válvulas, cada una con dos o tres solapas, también conocidas como cúspides. La válvula tricúspide separa la aurícula derecha del ventrículo derecho. Su contraparte, la válvula mitral, separa la aurícula izquierda del ventrículo izquierdo. 

La válvula pulmonar controla el flujo de sangre que sale del ventrículo derecho hacia los pulmones, en donde es cargada de oxígeno. La válvula aórtica, controla el flujo de sangre oxigenada desde el ventrículo izquierdo hacia el cuerpo. Normalmente estas válvulas dejan que la sangre fluya solo en un sentido. 

El corazón late en dos etapas sincronizadas. Primero, se contraen simultáneamente las aurículas izquierda y derecha bombeando sangre a los ventrículos derecho e izquierdo. Luego se cierran las válvulas mitral y tricúspide. 

Una fracción de segundo después, los ventrículos se contraen simultáneamente para bombear sangre fuera del corazón. Juntas, estas contracciones coordinadas producen el familiar sonido “dub – lub” del latido cardíaco. Después de contraerse, los músculos del corazón se relajan momentáneamente, permitiendo que el corazón se llene nuevamente de sangre. 

Para ilustrar cómo trabaja todo esto, imagine que al corazón llega sangre oscura retornando del cuerpo hacia la aurícula derecha. Esta sangre tiene poco oxígeno y está cargada de bióxido de carbono, el cual es producido por los tejidos corporales. 

Cuando se contrae la aurícula derecha se impulsa la sangre carente de oxígeno, a través de la válvula tricúspide hacia el ventrículo derecho. A su vez, el ventrículo derecho bombea la sangre hacia la arteria pulmonar. Desde allí la sangre fluye hacia los pulmones en donde se oxigena y regresa por la aurícula izquierda. Cuando esta se contrae, bombea sangre oxigenada de un rojo brillante a través de la válvula mitral hacia el ventrículo izquierdo, el cual la bombea hacia la aorta, desde donde es distribuida a otras arterias para nutrir sus células, tejidos y órganos. 

Después el ciclo comienza nuevamente. El ciclo cardíaco es regulado por impulsos nerviosos, generados por un tejido especializado que marca el paso y es conocido como nódulo sino auricular, un pequeño haz de células especializadas localizadas en la aurícula derecha. 

Estos impulsos hacen que el corazón lata. Una vez generado el impulso en el nódulo sino-auricular el impulso se propaga de una manera coordinada por medio de los músculos cardíacos en menos de un cuarto de segundo. En la medida que viaja, los impulsos, pasan por estaciones de relevos en intervalos precisos, ocasionando que millones de células interconectadas se contraigan cerca al unísono.

Nuevos pasos para rejuvenecer el corazón

La era moderna en la investigación cardíaca ha dependido también del desarrollo de muy poderosas tecnologías no invasivas, como la ecocardiografía, la resonancia magnética nuclear, las imágenes por radio nucleótidos, las cuales les han permitido a los investigadores ver fácilmente las válvulas, paredes y cámaras del corazón y el flujo de la sangre a través de esas cámaras. 

Dos técnicas, la cintigrafía de Talio, un examen altamente sensible por radionucleidos, puede detectar una enfermedad coronaria escondida, y un electrocardiograma de esfuerzo, una medición de la actividad eléctrica del corazón, son particularmente útiles. 

En combinación, estos dos exámenes les permiten a los investigadores diferenciar entre los efectos de la edad y los efectos de la enfermedad coronaria que es prevalente entre las personas mayores, efectos que una vez eran confusos e indistinguibles.

Hoy más que nunca, ellos han comprendido qué causa que sus vasos sanguíneos y su corazón se envejezcan y cómo una gran cantidad de procesos interactúan con el surgimiento de la enfermedad cardiaca y los cambios relacionados con la edad. 

Adicionalmente, ellos han determinado los factores de riesgo que concurren para que una persona desarrolle enfermedades cardiovasculares, así como otras enfermedades. Y mientras muchos misterios del envejecimiento del corazón y las arterias permanecen sin resolver, los gerontólogos han descubierto mucho acerca de cómo prevenir o posponer la enfermedad cardíaca al final de la vida.

Agradecimientos especiales al Dr. Hernando Mosso y su programa de Salud VitalApp

Creado Por
Armando Martí
Más KienyKe
Así lo mencionó el presidente de Brasil en su intervención durante la inauguración en la Feria Internacional del Libro de Bogotá este miércoles.
En el aniversario de la muerte del nobel colombiano, ambos países rindieron homenajes a García Márquez.
Por segundo día consecutivo los taxistas se toman las calles de la capital colombiana para protestar. 
En un video quedó registrado el comportamiento de un profesor de la reconocida universidad contra una de sus colegas.