Homenajean a periodistas asesinados en la frontera colombo-ecuatoriana

Publicado por: daniel.guerrero el Lun, 29/03/2021 - 16:00
Share
El equipo periodístico del diario El Comercio fue raptado por disidencias Farc cuando hacía labores de investigación periodística a inicios de 2018.
Homenajean a periodistas asesinados en la frontera de Ecuador y Colombia

Los familiares de los tres periodistas del diario El Comercio secuestrados y asesinados en la frontera colombo-ecuatoriana en marzo de 2018 organizaron este domingo la jornada ‘Pedaleada por la paz’ para homenajear la memoria del reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra.

Decenas de personas se unieron a la iniciativa en sus bicicletas por diferentes calles de Quito para exigir “verdad, justicia y reparación” en el caso de los periodistas, cuyo secuestro se conoció el 26 de marzo de 2018.

“Se ha puesto un candado a la verdad”, dijo a los medios de comunicación Ricardo Rivas, hermano del fotógrafo. Aseguró, además, que la ‘Pedaleada por la paz’ es una manera de mantener viva la memoria de los periodistas y de protestar contra la negligencia del Gobierno ecuatoriano para investigar el caso.

El secuestro de Rivas, Segarra y Ortega se dio en la zona ecuatoriana de Mataje, fronteriza con Colombia, hasta donde llegaron para indagar sobre el auge de la violencia en la región. 

Aunque el grupo armado ilegal ‘Óliver Sinisterra’, cuyos miembros hicieron parte de la extinta guerrilla de las Farc, publicó pruebas de supervivencia de los secuestrados, poco tiempo después se conoció de su asesinato. Los cuerpos fueron hallados en abril, en territorio colombiano.

Para Galo Ortega, padre del periodista, los Gobiernos de Colombia y Ecuador "son culpables, porque no negociaron a tiempo". "De esa forma perdimos a nuestros familiares", afirmó.

Homenajean a periodistas asesinados en la frontera colombo-ecuatoriana

Los manifestantes también exigieron a Lenín Moreno, presidente de Ecuador, que revele la información clasificada que tiene el Gobierno sobre el asesinato del equipo periodístico, ya que la canciller de ese entonces, María Fernanda Espinosa, indicó que el 14 de mayo de 2018 se desclasificarían los archivos correspondientes al caso. Sin embargo, los familiares aseguraron que nunca conocieron la información.

Ellos eran los periodistas ecuatorianos asesinados:

Javier Ortega, periodista

Tenia 32 años y llevaba 10 trabajando para el diario El Comercio, según dijo su hermano a la emisora La W Radio, era un apasionado del periodismo y había ascendido peldaño por peldaño hasta ocupar el cargo en el que se encontraba "antes de la tragedia".

Había vivido en España la primera parte de su vida porque su familia migró buscando mayores oportunidades, antes de la crisis económica, regresaron a Ecuador. Allí empezó a estudiar comunicación hasta llegar a El Comercio.

Era un asiduo fan del deporte, su equipo favorito era el Barcelona de Cataluña y con emoción gritaba cada gambeta de Lionel Messi, su jugador favorito. Pero aunque este era su hobbie, entró a la sección de Justicia del diario.

Aprendió fotografía de su padre quien tuvo un estudio fotográfico. El día del viaje se notaba nervioso, fue a causa de un relevo que tuvo que viajar, aunque no era la primera vez que cubría la frontera. Pero ese día, su compañero le anunció que la situación en Esmeraldas era compleja.

Paúl Rivas, el fotógrafo

Las identidades de los secuestradas fueron reveladas atendiendo al protocolo de seguridad de periodistas que asegura que el anonimato eleva el peligro.

La primera identidad dada a conocer fue la del fotoperiodista Paúl Rivasquien llevaba 19 años trabajando para El Comercio. Pero toda una vida dedicado a captar el momento preciso, tiene 45 años y el oficio de la fotografía lo aprendió de su padre.

Disfrutaba haciendo retratos, coleccionando cámaras fotográficas y contando chistes, sus amigos y familiares lo describían como un ser jovial.

Su pasión lo llevó a coleccionar más de 40 cámaras de diferentes años de producción y un millar de fotografías de su trabajo, su familia y su hija, quien trata de seguir los pasos del padre empuñando una cámara semiprofesional. Ella recuerda que antes del viaje a Esmeraldas almorzaron juntos en familia. Pero ella no quería comer y su padre le dijo, “Coma, coma Lupita, langostas, quién no le dice que será la última cena”.

Paúl Rivas obtuvo siete premios de fotoperiodismo en Ecuador y otros reconocimientos internacionales.

Efraín Segarra, el conductor

Sus amigos lo llaman 'Segarrita' y era uno de los conductores más queridos de El Comercio. "Más suave y delicado que un pan de dulce, su carácter tiene la calidez de una madre que arropa a sus pequeños para que no se resfríen", dijo su amigo Víctor Vizuete en una publicación de Facebook. 

Tenía 60 años y llevaba 16 trabajando para el diario ecuatoriano. Había tenido que ser, durante varios años, padre soltero de dos hijos, lo que, según su amigo, lo convirtió en un ser amable, tranquilo y paternal. Ese sentimiento de protección lo expresó también con los animales, sus hijos recuerdan que en casa llegó a albergar hasta a 12 perros adoptados de la calle. 

En su casa lo esperaban sus dos hijos, dos gatos y un perro. Pasó por diversos oficios antes de llegar a ser el emisario de la información. Fue taxista, chófer de carretera, asesor de un banquero.

Al llegar a El Comercio no solo fue el conductor de la camioneta de prensa, sino que aprendió el oficio y se convirtió en un reportero ciudadano a través de sus redes sociales. Trabajar con periodistas también le permitió fotografiarse con los jugadores del equipo que seguía con fervor, el Deportivo Quito, esas imágenes las tenía colgadas  en su cuarto. 

"Cura sin sotana y pastor sin diezmos, siempre tiene para regalar una palabra de aliento, un abrazo solidario, una palmada de consuelo o un cigarrillo encendido para quienes gustan de echar volutas de tabaco al viento", es la descripción que ofrece de él su amigo Vizuete.