9 años de prisión para alias ‘Soto’, cabecilla de La Oficina

Foto: Policía

9 años de prisión para alias ‘Soto’, cabecilla de La Oficina

4 de Agosto del 2017

El Juzgado Cuarto Penal del Circuito Especializado de Medellín condenó a Carlos Mauricio Soto Isaza, más conocido como alias ‘Soto’, uno de los cabecillas de La Oficina, organización dedicada al narcotráfico y microtráfico en el Valle de Aburrá.

El hombre de 43 años fue condenado a nueve años de prisión.

La pena se determinó luego de avalar el preacuerdo entre la Fiscalía y alias ‘Soto’, quien aceptó su responsabilidad por los cargos de concierto para delinquir agravado, desplazamiento forzado y falsedad material de documento público.

Se le conoce también como alias ‘El Viejo’ o ‘El Cucho’ y de acuerdo con la investigación de la Fiscalía, era el encargado de manejar las comunas 5 (Castilla), 6 (Doce de Octubre) y 10 (Candelaria) de Medellín, además del sector Nuevo Jerusalén en el municipio de Bello, donde fue responsable del desplazamiento de una familia.

De acuerdo con su expediente judicial, en La Candelaria, patrocinó varios bandas delincuenciales, que se hacían llamar ‘Convivir’ y se dedicaban a la extorsión y vigilancia ilegal.

Alias ‘Soto’ había manejado un bajo perfil para no ser detectado por las autoridades, solo hasta el 2014, cuando el Gobierno de Estados Unidos, con la Lista Clinton, comenzó a sancionar a alias ‘Tom’, ‘Diego Chamizo’ y otros de los cabecillas de ‘La Oficina’, se inició su búsqueda. 

Su captura se dio el pasado 22 de marzo cuando la Dijín inspeccionó una residencia del barrio La Colina, en la comuna 15 (Guayabal). En ese momento se identificó con una cédula a nombre de Jhon Alexis Arroyave Villa. En ocasiones anteriores había presentado otro documento que lo identificaba como Jhon Jader Londoño Isaza.

Fue recluido en la cárcel de Cómbita en Boyacá y desde allí le pidió perdón a su familia y a la ciudad por los crímenes que cometió.

Actualmente, en otro despacho judicial se adelanta una investigación en su contra por su presunta participación en la muerte de dos hombres y tres mujeres el 1 de abril de 2011, en el el barrio Santander, al noroccidente de la capital antioqueña.