Campesinos, entre las mayores víctimas de la violencia

Campesinos, entre las mayores víctimas de la violencia

30 de agosto del 2013

El Centro de Investigación y Educacion Popular (Cinep) reveló que los campesinos en Colombia han sufrido una de las mayores victimizaciones de la violencia que ha tenido el país. Sin embargo, se considera que esta cifra puede ser mucho menor de lo que en realidad han sufrido en términos de violación de Derechos Humanos.

Hay reportes de 17.559 campesinos victimizados en los últimos veinte años. Se destaca que el hecho mas frecuente son los asesinatos, le siguen las torturas y las amenazas.

El estudio realizado por el Cinep permite establecer que los hombres campesinos constituyen el mayor número con el 73 por ciento, las mujeres el 7 y hay un 20 sin identificar.

Como violadores de los Derechos Humanos esos  últimos veinte años están en primer lugar los paramilitares con el 35 por ciento, la  Fuerza Publica con el 26, agentes que no se han podido identificar con el 24 y la guerrilla de las Farc, aparece con un 8.3.

Aunque las violaciones a Derechos Humanos contra los campesinos se han reducido en los últimos dos años, muchas de ellas permanecen y en otros casos se han transformado. Disminuyó el número de asesinatos pero siguen ocurriendo y van en aumento las amenazas, lo que dificulta los procesos de reivindicación de las instituciones.

En las regiones más afectadas se destaca principalmente Antioquia, al igual que el Magdalena Medio, Los Montes de María, el Catatumbo, Arauca , Caquetá, algunos municipios de Nariño y  el Uraba con una altísimo numero de victimas.

Los miembros del Cinep indicaron que  a tierra ha sido determinante, lo que estiman, reconociendo las protestas sociales del campesinado en los últimos 25 años es que las demandas de la tierra por una reforma agraria integral esta en el eje central de la lucha de los campesinos, y consideran que la construcción de la paz requerirá de una nueva mirada a la política agraria y de tierras.

Sergio Andres Coronado, coordinador del equipo de tierras y derecho al territorio, precisó que hay un déficit del reconocimiento político del campesinado, y que como la institucionalidad pública rural esta desestructurada, existe muy poca inversión publica para los campesinos.

Así mismo, le hacen la recomendación al Gobierno Nacional, de no estigmatizar la protesta campesina  porque estas pueden desencadenar en nuevos hechos de violencia y violación contra  los Derechos Humanos de los campesinos, reconocer cuáles son las organizaciones políticas que están motivando las manifestaciones y reconocer las propuestas de política de desarrollo rural y agrario que los campesinos están desarrollando.