El alto “camarada” chavista que EE.UU. perdonó

8 de mayo del 2019

Cristopher Figuera era el director de la policía secreta de Venezuela.

El alto “camarada” chavista que EE.UU. perdonó

Manuel Ricardo Cristopher Figuera no era un funcionario cualquiera. A finales de octubre de 2018, Nicolás Maduro lo designó director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). El general de división sustituía a otro uniformado de alto rango, el mayor general Gustavo González López.

Muchos rumores y especulaciones rodearon la salida de González López de la policía secreta venezolana. Pero para ser precisos, ocurrió a 18 días de la muerte del diputado opositor Fernando Albán, dentro de una de las instalaciones del Sebin.

El Gobierno dice que el parlamentario se suicidó, mientras que la oposición asegura que fue asesinado, luego de ser sometido a torturas.

De Chávez a Guaidó

Figuera fue sumando méritos. Para comenzar, fue edecán de Hugo Chávez durante 12 años.

Fue subdirector de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), director gerente del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (Ipsfa), donde también ejerció como jefe de la Unidad de Planificación y Contratación de la Gerencia de Logística.

En su hoja de vida, destaca haber estado a cargo de la dirección general del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesspa), organismo encargado de la unificación de la información sobre seguridad, defensa, inteligencia y orden interno, en el año 2017.

Cristopher Figuera siempre tuvo un lugar como el hombre de confianza que acompañaba el “proceso revolucionario” en Venezuela. Un “camarada”.

En enero de 2019, González López, el militar que había sustituido, regresó al frente de un nuevo cargo, el de Consejero de Seguridad de la Presidencia de la República, cuyo único fin sería velar por la integridad física de Nicolás Maduro.

Se presumió que fue la respuesta de Maduro a la denuncia que hizo el magistrado disidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Christian Zerpa, desde EEUU, quien insinuó que lo habían desaparecido luego de un incidente presidencial.

La “confianza” se quebró

Hasta el 30 de abril el General Cristopher Figuera fue reconocido públicamente como un hombre leal a Nicolás Maduro.

Sin embargo, desde tempranas horas se difundió el rumor de que el general había colaborado con Juan Guaidó y Leopoldo López, en lo que el autropoclamado presidente encargado, reconocido por más de 50 países, denominó “inicio de la Operación Libertad”.

El mismo 30 de abril, el ahora exfuncionario de confianza de Nicolás Maduro hizo pública una carta donde se deslindó de su gestión. “Lo sensible de esa situación me llevó a plantearle una acción política“. escribió.

“Dejemos de utilizar el nombre de Chávez en vano o para jugosos negocios”, escribe en la misiva, en la que el militar deja claro su apego al legado del exmandatario (lo que podría conducirlo a formar parte de lo que algunos en Venezuela llaman chavismo disidente o crítico).

“A mis compañeros de armas del Alto Mando, todos mis superiores, algunos alcanzaron a decirme que ése no era el método ni el modo, es verdad, coloquen ustedes el método y busquen el modo. Pero hay que reconstruir el país y reordenar el Estado. Pero no negociando a escondidas y a espaldas del Presidente y del pueblo; nuestra sociedad está saturada de militares y nuestra prestancia se ha desdibujado”, se puede leer en la misiva.

EEUU retiró las sanciones en su contra

El perdón llegó más pronto de lo que Manuel Ricardo Cristopher Figuera imaginó. No habían transcurrido ni tres meses desde que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, en ingles), del Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo sancionó. En ese entonces lo ubicó en su lista negra, por ser un estrecho colaborador de Maduro y estar involucrado en actos de “represión y corrupción”.

“En reconocimiento de sus recientes acciones en apoyo a la democracia y el estado de derecho, Estados Unidos está eliminando de inmediato todas las sanciones contra el general Manuel Cristopher Figuera. #VenezuelaLibre”, dijo el martes el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

El Departamento del Tesoro aseguró en un comunicado que con esta decisión en favor de Figuera demuestra la intención de Washington de generar un cambio positivo de postura.

Mientras, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela (ANC), Diosdado Cabello, insiste en que sus medidas hacia funcionarios venezolanos siempre han sido políticas

“Hoy (martes) el vicepresidente de Estados Unidos (Mike Pence), anuncia con bombos y platillos, que las sanciones que ellos le habían aplicado a Cristopher Figuera cesan, porque él rompió con Nicolás Maduro.

Es clara demostración que las sanciones no tienen nada que ver con lavado de dinero, con narcotráfico, o con no sé qué, es un tema absolutamente político, de persecución política”, añadió.

Después del 30 de abril

Los sucesos del pasado 30 de abril, no le dieron un giro al país pero sí a una buena parte de sus protagonista.

Esa fecha Venezuela amaneció con la imagen de Juan Guaidó y Leopoldo López en Caracas.

Ambos aparecieron en compañía de un grupo de militares en la autopista, a la altura del municipio que este último gobernó: Chacao, históricamente opositor.

Manuel Ricardo Cristopher Figuera acaba de ser liberado de las sanciones del EEUU. En Venezuela se especuló que sería capturado por la fuerzas leales a Maduro, pero todo indica que esta a salvo.

Leopoldo López, ya no cumple la condena de 14 años, bajo el beneficio de casa por cárcel. Se refugia en la residencia del Embajador de España en Caracas.

“Leopoldo ahora sí está preso, antes en su casa podía estar en interiores por la sala si le daba la gana. Ahora el princeso como está en el reino de España, en la embajada, tiene que cubrir las formas”, dijo Cabello desde la ANC..

El mismo 30 de abril, Maduro retornó al general en jefe, Gustavo González López, a la Dirección del Sebin. Se trata del cargo en el cual lo sustituyó 6 meses atrás Cristopher Figuera; el mismo, que ahora ocupa filas, pero en la lista de “traidores a la patria”.

Extraoficioalmente se dice que López no es una pieza de Maduro, sino de Cabello, el llamado “poderosos número 2” del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

“Daños colaterales”

Consecuencia de la jornadas de intensas manifestaciones que se registraron el 30 de abril y 1 de mayo, 5 personas murieron y 233 resultaron detenidas. Al menos eso dice el balance que ofreció el fiscal general, designado por la ANC.

Mientras, unos 25 militares venezolanos, todos de baja graduación, ingresaron a la embajada de Brasil en Caracas y solicitaron asilo, luego de los sucesos del 30 de abril.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO