El cuerpo de Salvador Dalí será exhumado el 20 de julio

Foto: Wikicommons

El cuerpo de Salvador Dalí será exhumado el 20 de julio

13 de julio del 2017

El cuerpo del pintor español Salvador Dalí, fallecido en 1989 a los 84 años de edad, será exhumado el próximo jueves 20 de julio para proceder a la toma de muestras de ADN en el marco del caso destinado a esclarecer si el artista es el padre de una demandante que afirma ser su hija.

“El próximo jueves 20 de julio están previstas las diligencias para poder realizar la exhumación del cuerpo de Salvador Dalí y poder tomar muestras de ADN”, comunicó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Estas diligencias se llevarán a cabo en Figueras, localidad de la provincia catalana de Girona donde se ubica el Museo Dalí, en el que está enterrado el cuerpo del artista, considerado uno de los máximos exponentes del surrealismo.

El pasado 26 de junio un juzgado de primera instancia de Madrid ordenó la exhumación del cadáver como una medida “necesaria” para resolver el caso “ante la falta de otros restos biológicos o personales con los que practicar la comparativa”.

La Fundación Gala-Salvador Dalí y el Estado, herederos del pintor, presentaron un recurso en el que pidieron explorar otras posibilidades –como comparar la carga genética de la demandante con la de sus hermanos para descartar el parentesco con el artista– antes de exhumar el cadáver.

Ese recurso aún está a la espera de resolución, por lo que las diligencias todavía podrían detenerse si finalmente es admitido.

La demandante, Pilar Abel, es una mujer de 61 años que lleva desde 2007 intentando demostrar su parentesco con el artista.

Según explicó en recientes entrevistas a varios medios de comunicación, su motivación principal no es obtener derechos sobre la herencia de Dalí si no conseguir “que se sepa la verdad”.

Con motivo de su exhumación, medios de comunicación como El Español recuperaron algunas de las polémicas reflexiones del pintor respecto a la paternidad.

Según refleja un artículo publicado en ese medio, el libro “Iluminaciones y anécdotas” (Plataforma Editorial, 2010), recopila algunas de esas reflexiones, en las que el pintor se declaraba satisfecho de no haber dejado descendencia porque “los hijos de los genios son unos idiotas”.

A su modo de ver, los hijos son “unas criaturas infértiles que nos deshonran y ostentan nuestro apellido sin haber comprendido quiénes fuimos”.