En marcha investigaciones por naufragio en Guatapé

Foto: Gobernación de Antioquia

En marcha investigaciones por naufragio en Guatapé

27 de Junio del 2017

En el segundo día de búsqueda de las dos mujeres que continúan desaparecidas: Aura Stella Barragán Argumedo, de 62 años, y Erica Quinchina, de 35, los 48 buzos dispuestos por la Armada Nacional para la labor de búsqueda y rescate de El Almirante, el barco que se hundió en la represa de Guatapé el pasado domingo, concentrarán su operación en el primer piso de la nave, que se encuentra a unos 16 metros de profundidad.

Las autoridades, al finalizar la tarde del lunes, confirmaron que de las 167 personas que tomaron el viaje turístico, 158 fueron rescatadas con vida (dos continúan hospitalizadas), siete fallecieron y los desaparecidos se redujeron a dos. 

De acuerdo con el reporte de Medicina Legal, las siete víctimas mortales han sido identificadas y cinco de ellas ya han sido entregadas a sus familiares.

Trascendió, además, que la empresa a la que pertenecía la embarcación, va a asumir los gastos funerarios de estas personas.

Las labores de búsqueda continúan

El capitán de navío, Carlos Escobar, jefe del departamento de buceo de la Armada Nacional, explicó a los medios de comunicación que las labores de este martes 27 de junio se llevarán a cabo en el primer piso de la nave.

“Poco a poco se han ido descartando diferentes partes de la embarcación. Un área muy importante que hay que explorar es el primer nivel del buque, en el que no se ha podido tener un buen acceso”, comentó Escobar.

Y añadió: “En la noche del domingo se adelantaron unas acciones para facilitar el ingreso de los buzos a esta área que es muy confinada, oscura y tiene muchos elementos en los que cualquier persona pudo quedar atrapada o enganchada”.

Foto: Gobernación de Antioquia

Foto: Gobernación de Antioquia

En el lugar permanece el Puesto de Mando Unificado, encargado de coordinar la atención a los familiares de las víctimas y las labores de rescate, que cuenta con el apoyo de la Cruz Roja, los Bomberos, la Defensa Civil, Búsqueda y Rescate Aeronáutico de Colombia (BRAC), y demás organismos de socorro y entidades gubernamentales locales.

“El trabajo humanitario, en la parte sicológica, se está cumpliendo, por eso hay que resaltar el trabajo que ha hecho Medicina Legal con la Policía Judicial y el manejo de las entidades del departamento de Antioquia, Cundinamarca y Santander para la entrega de los cuerpos a la familias de las personas que han fallecido”, afirmó Carlos Iván Márquez Pérez, director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres.

Dadas las condiciones de la operación y el soporte no fue necesario mantener la declaratoria de calamidad pública en Guatapé, pues el municipio y el departamento cuentan con los recursos necesarios para la atención y respuesta de la emergencia.

Inician las investigaciones

Aunque en un principio se manejó la hipótesis de que El Almirante se hundió por sobrecupo, esta causa fue descartada por la Fiscalía porque la capacidad del barco llegaba hasta los 200 pasajeros. Ahora las autoridades se concentran en determinar exactamente qué desencadenó la tragedia.

“Estamos analizando toda la información para tener claridad sobre lo ocurrido. Vamos a hacer una investigación integral para determinar las responsabilidades a que haya lugar”, afirmó Carlos Jaime Taborda, director seccional de Fiscalías de Antioquia.

El funcionario también aclaró que la embarcacion sí presentó fallas anteriores, que la llevaron a punto de hundirse, pero las razones fueron distintas. “Un tubo y una manguera se desprendieron, sin embargo no hubo falla estructural”, declaró Taborda.

Y ante la inquietud por los escasos chalecos salvavidas a los que tuvieron acceso los pasajeros, el director expresó que aún no hay un dato concreto sobre este asunto.

“Lo que sí tenemos claro es que han aparecido salvavidas flotando en la represa, pero no estamos en la capacidad de decir cuántas personas tenían salvavidas”, manifestó Taborda.

La primera medida tomada ante la tragedia es la suspensión de operación de la empresa, pues de acuerdo con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, Asobarcos no contaba con los registros de operador turístico al día.

“Se constató que la empresa no contaba con el Registro Nacional de Turismo, por lo que se procedió con la clausura de ese establecimiento de comercio como lo ordena la ley”, indicó el Ministerio.

Por su parte, el Ministerio de Transporte y la Superintendencia de Puertos y Transporte, también anunció la apertura de una investigación para determinar lo ocurrido con la embarcación.

Como muestra de solidaridad, en el muelle de Guatapé se organizó una vigilia en honor a las víctimas. Foto: Policía Antioquia

Como muestra de solidaridad, en el muelle de Guatapé se organizó una vigilia en honor a las víctimas. Foto: Policía Antioquia

El ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas Giraldo, informó que luego de las verificaciones preliminares, la empresa ‘HJ Vallejo y Compañía Asobarcos’, dueña del barco El Almirante, “estaba habilitada desde el 2009. Su permiso se renovó en el 2016 y tenía los documentos al día, pero la normativa nacional le exige a las empresas de transporte que hagan el control propio de salida correspondiente ante cada zarpe que realicen”.

Por eso, dijo, “esta empresa deberá responder ante lo sucedido”.

El superintendente Javier Jaramillo expresó, además, que la investigación buscará determinar –entre otros aspectos– si la nave se encontraba en buenas condiciones técnico-mecánico para operar.

“Funcionarios de la Superintendencia adelantan indagaciones preliminares a sobrevivientes, testigos y personal de la empresa HJ Vallejo y de la compañía Asobarcos Guatapé, con el fin de recaudar el material probatorio suficiente para que esta investigación entregue resultados concretos, en el menor tiempo posible”, advirtió Jaramillo.

La entidad también adelantará pesquisas para establecer si, conforme a las denuncias hechas por algunos sobrevivientes del accidente, la tripulación no ofreció las condiciones de seguridad establecidas en el Código Nacional de Navegación (Ley 1242 de 2008), especialmente en el suministro de chalecos salvavidas.

El superintendente hizo un llamado a los pasajeros para que denuncien cualquier irregularidad en la prestación de los servicios de este tipo.

“Si al momento de contratar un servicio de transporte no se les garantizan las condiciones técnicas y de seguridad que exige la ley, los usuarios deben denunciar estas empresas ante las autoridades competentes y abstenerse de viajar en esta clase de vehículos o de embarcaciones que ponen en riesgo su vida”, concluyó el funcionario.

Hasta el momento, los representantes de HJ Vallejo y Asobarcos no han dado declaraciones a los medios de comunicación.