Familia Spiwak se desliga de finca del embajador Sanclemente

Publicado por: admin el Mar, 18/02/2020 - 04:28
Share
Hace unos días, el 12 de febrero, se conoció sobre un allanamiento que realizó la Policía Antinarcóticos en una finca ubicada en Guasca, y que pertenece a la familia del embajado
Familia Spiwak se desliga de finca del embajador Sanclemente
Hace unos días, el 12 de febrero, se conoció sobre un allanamiento que realizó la Policía Antinarcóticos en una finca ubicada en Guasca, y que pertenece a la familia del embajador de Colombia en Uruguay, Fernando Saclemente.  Allí se encontraría un laboratorio de procesamiento de cocaína, a lo que el diplomático respondió rápidamente que se trataba de un globo de la finca de 36 fanegadas que su familia arrendó hace unos tres años.  [single-related post_id="1252710"] En el comunicado de Saclemente, se lee que: “En 1987 se constituyó una Sociedad con la Familia Spiwack, propietaria de la Organización DANN, quedando cada una de las familias con el 50 % de la participación sobre la finca".  Ante el vínculo que hizo el embajador con la familia Spiwak, el presidente de la cadena hotelera que lleva ese nombre, Angel Spiwak Knorpel, aclaró que fue su hermano Boris, fallecido hace 15 años, el socio en esa propiedad de la familia Sanclemente Alzate.  "En efecto a la muerte de Boris, su viuda heredó dicha propiedad no existiendo desde hace más de 15 años relación alguna ni familiar, ni comercial con sus herederos", se lee en el comunicado.  Además indican que el directivo hotelero Spiwak no mantiene un vínculo con la cadena de Hoteles Dann, propiedad de sus hermanas y de la viuda de su hermano.  Ante el descubrimiento de las autoridades del terreno ilícito, el embajador Saclemente dijo sentirse sorprendido y víctima de los hallazgos en esa propiedad ubicada en un municipio del departamento de Cundinamarca.  Por su parte la sociedad Las Colinas de Guasca, propietaria de la finca, aseguró que, “el predio de 176 hectáreas es mayoritariamente ondulado y cuenta con un amplio bosque de pinos donde los narcotraficantes operaban camuflados con la aparente complicidad de al menos dos trabajadores de la finca, según primeras informaciones”.