“No la violaría porque es muy fea”

“No la violaría porque es muy fea”

19 de diciembre del 2014

Jair Bolsonaro, diputado de oposición más votado en Rio de Janeiro durante los comicios de octubre, y conocido por sus feroces críticas a la izquierda, revivió una disputa ideológica con Maria do Rosario Nunes, exministra de Derechos Humanos y legisladora oficialista del partido de la presidenta Dilma Rousseff.

Bolsanoro quien aseguró que Rosario lo llamó violador reaccionó de manera desafortunada que generó indignación e Brasil. “Jamás la violaría porque es muy fea”, dijo el diputado.

“¡Quédate ahí Maria do Rosario! Hace unos días me llamaste violador. Y dije que no te violaba porque no mereces”, dijo furioso el general en retiro de 59 años.ç

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos calificó de “inaceptables” los dichos del político.

Al día siguiente de las polémicas declaraciones avivó la polémica:  “Ella no lo merece porque ella es muy mala, muy fea, no califica para mi gusto. Jamás la violaría. No soy violador, pero, si lo fuese, no la violaría porque no lo merece”, dijo el parlamentario un día después en una entrevista a un diario al ser interrogado por la polémica.

“Esto sí merece ser denunciado vehementemente. Es un estímulo a la violencia contra la mujer. Una persona con la actitud de este señor no puede ser representante de ningún sector de la sociedad”, dijo a la AFP Lucia Rincón, dirigente de la Unión Nacional de Mujeres,

En su denuncia, Wiecko alegó que la declaración de Bolsonaro da a entender que un hombre puede violar a una mujer en caso de que “la considere merecedora de la violación”.

Según la fiscal, el parlamentario “amenazó la sensación colectiva de seguridad, garantizada por la justicia a todas las mujeres, de que no serán víctimas de violación porque esa práctica es prohibida por la legislación penal”.

En caso de que la corte suprema acepte la denuncia y considere al diputado culpable de la acusación, Bolsonaro puede ser condenado a una pena de entre 3 y 6 meses de prisión.

La denuncia penal se suma al proceso presentado el viernes pasado por cuatro partidos de izquierda en el Parlamento para que la Comisión de Ética de la Cámara de Diputados despoje a Bolsonaro de su mandato por ofender a una colega.

Pese a sus polémicas posiciones y su abierta defensa a la última dictadura, Bolsonaro fue el diputado que más votos recibió en el estado de Río de Janeiro en las elecciones legislativas de octubre pasado.

En 2011 el legislador se libró de un proceso disciplinario en el Congreso tras haber sido acusado de homofobia por distribuir panfletos en los que se discrimina a los homosexuales.

Los panfletos acusaban al Gobierno de querer “transformar en homosexuales a los niños de entre seis y ocho años de edad”, con la distribución de material educativo contra la homofobia en las escuelas, un plan que finalmente tuvo que abandonar la presidenta, Dilma Rousseff, debido a la oposición de la iglesia y los grupos conservadores.

Igualmente ya fue procesado por racismo por una declaración en la que dijo que no hablaría de “promiscuidad” cuando le preguntaron cómo reaccionaría si un hijo suyo tuviese una novia negra.

Con información de EFE