ONU: Este año han asesinado a 69 líderes comunitarios en Colombia

ONU: Este año han asesinado a 69 líderes comunitarios en Colombia

20 de agosto del 2015

La ONU denunció que en lo que va corrido del año han sido asesinados 69 defensores de derechos humanos y líderes comunitarios en Colombia a lo largo de 2015, una cifra “alarmante” y creciente, ante la cual pidió la acción del Estado para protegerlos.

“Nosotros llevamos un registro de 69 asesinados hasta la fecha este año. Eso es muy alarmante”, dijo el coordinador residente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Colombia, Fabrizio Hochschild, al reportar la cantidad de activistas que han perdido la vida.

“A la misma fecha el año pasado eran 35, eso quiere decir que este año la tendencia está por doblarse y eso es un retroceso muy importante, muy lamentable en términos de protección a líderes sociales, líderes comunitarios”, aseguró.

De acuerdo con las cifras reveladas por el organismo, hay 38 defensores de derechos humanos reportados por la ONG colombiana Somos Defensores, más los homicidios de “líderes sociales y políticos” contabilizados por la ONU.

Hochschild instó a las autoridades “a usar todas sus capacidades de inteligencia, todas sus capacidades judiciales, para no solamente proteger a esas personas sino ir más allá y asegurar que se pueda judicializar a los responsables”.

“Esos líderes, sobre todo en regiones apartadas, merecen mayor protección”, dijo.

El informe de la ONU contrasta con el que se presentó el pasado 16 de agosto que reveló que un total de 34 defensores de los derechos humanos fueron asesinados en Colombia en el primer semestre de este año, cifra que supone un incremento del 15 % en comparación con los 30 del mismo periodo de 2014, según un informe del programa Somos Defensores.

El estudio muestra que la mayoría de las víctimas fueron líderes indígenas, con nueve casos, además de cinco de la comunidad de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) y cuatro comunitarios.

También hay tres campesinos, dos periodistas que fueron asesinados en los departamentos del Caquetá (sur) y Valle del Cauca (suroeste), así como líderes mineros, estudiantiles y sindicales, entre otros.

“Los sectores que siguen siendo altamente victimizados en su liderazgo social son los indígenas, quienes además de poner la cuota más alta de homicidios en los años anteriores, este primer semestre, tuvieron otros nueve casos”, señala el informe.

De los 34 asesinatos, el 85 % de las víctimas corresponde a hombres y el 15 % a mujeres, agregó el estudio.

La investigación, basada en datos del Sistema de Información sobre Agresiones contra Defensores y Defensoras de Derechos Humanos (Siaddhh) de Somos Defensores, señala además que 13 de los asesinados habían denunciado amenazas mientras que los 21 restantes no.

En cuanto a los autores de los asesinatos, 28 son desconocidos, dos fueron atribuidos al Ejército, dos a grupos de origen paramilitar, uno al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía y uno a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

El documento, elaborado con el apoyo de las embajadas de Canadá y Noruega, y de la ONG Diakonia Suecia, señala además que durante los primeros seis meses de este año, 399 defensores fueron “víctimas de algún tipo de agresión que puso en riesgo su vida e integridad y obstaculizó la labor legítima y legal de defensa de los derechos humanos en Colombia“.

Ese dato representa un aumento del 105 % frente a los 194 casos registrados en el primer semestre del año pasado.

Según el informe, entre esas agresiones están los 34 asesinatos, pero también otras cinco modalidades de ataques: atentados, amenazas, detenciones arbitrarias, uso arbitrario del sistema penal y robo de información.

En el 65 % de las agresiones, las víctimas fueron hombres y el 35 %, mujeres.

“Se presenta un incremento en las agresiones contra mujeres defensoras de derechos humanos, pues en 2014 su porcentaje fue del 19 %”, añade la investigación.

La mayor parte de las agresiones sufridas por defensores corresponde a amenazas (332 casos), seguidas de los 34 asesinatos, atentados (25), detenciones arbitrarias (4), uso arbitrario del sistema penal (3) y un robo de información.

A diferencia del primer semestre del año pasado, esta vez no hubo denuncias por desaparición, añade Somos Defensores.