Presidente de Honduras culpa a Colombia de violencia en su país

Presidente de Honduras culpa a Colombia de violencia en su país

8 de enero del 2015

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, aseguró que Colombia, México y Estados Unidos tienen responsabilidad compartida en la violencia que sufre Centroamérica por el narcotráfico.

“También les podemos decir a países como México, Colombia y Estados Unidos que existe corresponsabilidad del tema de la violencia en Centroamérica, producto del tránsito de droga”, dijo Hernández en una ceremonia en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en Tegucigalpa.

Agregó que el año pasado, durante una visita a Washington al presidente de EE.UU., Barack Obama, este aceptó “la responsabilidad” que tiene ese país “en el problema del tráfico de drogas y la violencia que deja en la región centroamericana”.

El hecho de que Colombia y México sean países donde se produce droga, y en Estados Unidos se consuma, repercute en Centroamérica, que sigue siendo utilizada como puente por narcotraficantes suramericanos, además de una región donde también operan laboratorios para procesar cocaína, recordó el presidente.

En 2014, las autoridades locales se incautaron de unos 40.000 kilos de droga, de los que más de 11.500 eran de cocaína, mientras que el miércoles se terminaron de contar 645 kilos de pasta para cocaína que llegaron en diciembre pasado al Caribe hondureño en cuatro contenedores procedentes de Colombia.

Hernández también resaltó que en su país se haya reducido la cifra de homicidios, con un registro de unos 16 casos diarios en 2014, según el Observatorio de la Violencia de la UNAH y la Secretaría de Seguridad, después de que en 2013 sumaban 20.

Hernández asistió hoy como testigo de la firma de un convenio entre la Secretaría de Seguridad y la UNAH para organizar y fortalecer el Sistema Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana.

“La disminución de los índices de homicidios durante el 2014 es producto del trabajo entre el Estado, la sociedad civil y el pueblo hondureño”, enfatizó el gobernante, quien al asumir el poder el 27 de enero de 2014 recalcó que su Gobierno hará “lo que tenga que hacer” para recuperar la paz de los hondureños.

“Es un gusto estar acá en la Alma Mater, mi casa de estudio, estoy contento por muchos logros, pero reconozco que hace mucho por hacer. Estamos trabajando para proporcionar información al Observatorio de la Violencia de la UNAH y cruzarla con el Observatorio de Convivencia y Seguridad Ciudadana”, añadió.

En su opinión, la disminución de los índices de homicidios demuestra que los hondureños sí pueden ayudar a cambiar el país.

Dijo además que “todos somos responsables del tema delincuencia, que se agudizó desde 2009”, y que “no es justo que nos quedemos sin hacer nada”.

“Hoy estamos tomando acciones, tomando riesgos, pero es necesario actuar porque esto se debe al abandono del Estado en el tema del control de la violencia en las distintas regiones del país”, expresó Hernández.

También señaló que el problema de la criminalidad va desde la impunidad en los operadores de justicia, entre los que figuran fiscales policías y otros agentes, pero que eso está cambiando con la depuración que se está haciendo en los órganos del Estado.

“Si hay algo que tengo claro es que la paz y la seguridad se construye todos los días, haber olvidado eso nos trajo grandes problemas”, acotó Hernández al recordar que entre 2006 y 2009 la tasa de homicidios aumentó a 80,54 por cada 100.000 habitantes.

Con Efe.