Angelino Garzón: Que todos los funcionarios puedan hacer política

Angelino Garzón: Que todos los funcionarios puedan hacer política

8 de enero del 2014

Tras dos años de una racha terrible, cuando se enfermaron gravemente él y su esposa, Monserrate, Angelino Garzón –vicepresidente de Colombia- se irá como embajador en Brasil y opina sobre distintos temas de la vida nacional.

Garzón no encuentra coherente que él, los ministros, viceministros y otros funcionarios no puedan hacer política abiertamente, obedeciendo normas constitucionales, mientras sí lo pueda hacer el Presidente de la República, quien aspira a la reelección.

De pronto fuimos más papistas que el Papa en la Asamblea Nacional Constituyente. Creo que en Colombia se tendrá que discutir que ministros, viceministros y el vicepresidente puedan participar activamente en política.

¿Le gusta la reelección de Santos?

Esa es una norma constitucional que existe en la Constitución Política, pero todos los candidatos tienen que ganarse el respaldo de la población colombiana, que libre y soberanamente con su voto decide.

Hay un defecto, creer que una persona con ser candidata está elegida. No, tiene que ganarse el cariño y el respaldo de la población. Obviamente, sobre la base de que nadie debe comprar ni vender votos.

Ha eludido usted la pregunta. ¿Le gusta la candidatura a la reelección de Santos?

No olvide que yo soy Vicepresidente de la República y por lo tanto no puedo opinar sobre estos temas.

Algunos llegaron a pensar que usted era una rueda suelta en el gobierno de Santos…

Fui elegido, no designado Vicepresidente de la República. El presidente no me pidió que fuéramos iguales. Tenemos orígenes políticos, sociales y económicos diferentes. Y mal haría yo volverme un incondicional del Gobierno Nacional.

Creo que en Colombia debe haber mayor equidad social, porque la gente se cansó de vivir tan pobre y miserablemente.

Le pido a las cementeras que rebajen los precios del cemento, para bien de las políticas de vivienda, los constructores y todos los colombianos. Me reuní con ellos y les dije, tomen una decisión libre y soberanamente. Es verdad que van a dejar de ganar unos pesos, pero contribuyen a un país mejor.

El sector empresarial, que tiene músculo financiero y técnico, debería construir obras de infraestructura. Así hicieron con el presidente Belisario Betancur. En su gobierno los suecos construyeron una base de la armada, llave en mano. Creo que esas obras de infraestructura que necesitamos a nivel regional y nacional las pueden construir muchos sectores, nacionales y extranjeros, bajo la política de llave en mano. Es decir, que el Estado no tiene que poner ni un solo peso pero el día que la terminen…el gobierno paga.

Juan Manuel Santos y Angelino Garzón, Kienyke

Sobre el tema de la salud, usted también tiene hondas preocupaciones…

Llegó la hora de que la salud sea un derecho, no un favor. La salud no puede seguir siendo un negocio. Obviamente se necesita una alianza de lo público con lo privado. Yo soy el primero en reconocer que muchas EPS del sector privado están haciendo bien la tarea.

¿En algún momento por su enfermedad –la suya o la de su señora- o por las diferencias de opiniones con el presidente, contempló su renuncia?

Sí señor. En octubre del año pasado. Lo pensé porque primera estaba la salud, pero me he ido recuperando gracias al Dios de los cielos y a los médicos, a mi familia y a todas las personas que han expresado su solidaridad.

Con el presidente mantengo un diálogo muy fluido, así como sincero. Yo le digo al presidente lo que considero debe ayudar a un país mejor. Considero que un país es mejor si hay mayor libertad política, si hay respeto a la diversidad, si hay respeto a las personas que critican al Gobierno. En Colombia se necesita más equidad social, porque hay mucha miseria y mucha pobreza. Mucha desigualdad social, muy negativo para la democracia colombiana.

¿Qué ha sido lo bueno y lo malo del gobierno Santos?

El presidente reconoce algunos errores. Creo que ha debido ser más incisivo en el diálogo social y en una política de equidad social. Tanta pobreza es una vergüenza para todos. El cierre de los hospitales es una vergüenza para los gobernantes locales y el Ministerio de Salud.

¿Cuál será su futuro político?

Tengo que reunirme con mi familia, con mi señora. He dicho públicamente que el día 9 de marzo de 2015, ese lunes, tomaré una decisión si seré candidato a la Alcaldía de Bogotá, a la Alcaldía de Cali o tomaré la decisión de no molestar más con esto y descansar el resto de mi vida. No olvide que yo tengo 67 años.

¿Cuál es la condición de salud de su señora?

Ella está en un proceso de recuperación. Monserrat es mi centro, mi derecha y mi izquierda. Le doy gracias al Señor de los Cielos y al Señor de los Milagros de Buga que Monse esté recuperando. A ella le extirparon un riñón, un cáncer. Y eso no es fácil.

Estamos saliendo adelante pero no se puede cantar victoria.