¡Sí habrá Metro en Bogotá!

¡Sí habrá Metro en Bogotá!

19 de noviembre del 2014

Por primera vez, el proyecto del Metro de Bogotá adquirió un compromiso público e incondicional del gobierno Nacional, Distrital y de diferentes sectores políticos, incluyendo a algunos de los candidatos que buscarán convertirse en alcalde para las próximas elecciones.

El apoyo no es el lugar común de darle aval a la idea de construir este sistema masivo de transporte. Esta vez fue un guiño de luz verde para la ejecución de los estudios hasta ahora realizados, descartando que se vayan a realizar nuevos y costosos proyectos.

En cuentas claras, según el alcalde Gustavo Petro, para el primer semestre de 2015 se estaría realizando la licitación para el comienzo de las obras.

El alcalde Petro y el presidente Juan Manuel Santos llegaron a ese acuerdo durante el foro “Metro en Bogotá ¿Ilusión o Realidad?”, organizado por la Fundación Buen Gobierno.

“Vamos a demostrar que juntos, el Distrito y la Nación, podemos hacer realidad la construcción del Metro. El Metro lo vamos a hacer, y lo vamos a hacer bien”, prometió Santos.

Durante su intervención, el mandatario anunció que las arcas nacionales tienen listos 6 billones de pesos para entregar durante los próximos 17 años, cumpliendo con el 40% del costo estimado del proyecto. Sin embargo, Santos pidió que 1 billón de esos 6 ofrecidos sea utilizado para ejecutar obras de mejoramiento vial, mientras que se construye el Metro, para evitar que la ciudad siga colapsando en movilidad.

“Hemos pensando que la primera línea del metro hay que construirla, pero antes de ese desafío ambicioso tenemos uno igual de grande y urgente: recuperar la confianza de la gente. Poner a los bogotanos a pensar con más optimismo en el futuro de Bogotá. Con ese billón de pesos adicional, podemos avanzar en una de las tareas para optimizar los proyectos de movilidad en función de la gente, porque la movilidad es el problema más sentido de la capital”.

Juan Manuel Santos y Gustavo Petro

Santos y Petro prometieron que más pronto que tarde esperan que se licite la construcción de la primera línea del Metro.

Inclusive el jefe de Estado reconoció que en la ciudad hay personas que duran más de 4 horas metidas en un bus, para cumplir con sus jornadas diarias. Por eso, temiendo que las obras solo se concentren en la construcción del metro subterráneo, pidió que se mejore la movilidad por otros frentes, para evitar una crisis.

“Hablar del ‘transmilleno’ dejó de ser un chiste. Ahora es una perversa realidad que afecta con toda la razón el estado de ánimo y las vidas de quienes utilizan el servicio. Si no se actúa ya, para el año 2017 las troncales Caracas y la Autopista Norte, van a desbordar su capacidad”, advirtió.

Así será el Metro de Bogotá

Por su parte, el alcalde Gustavo Petro defendió sus esfuerzos administrativos en evitar el caos vial diario que sufre Bogotá, pero culpó a “factores históricos” el fracaso del tráfico.

“Es también el diseño histórico mismo de la ciudad el que va a produciendo la deformación de la movilidad. Una mala movilidad trae millones de viajes innecesarios, y por lo tanto, derroche de vida, derroche de tiempos y de energías. Eso ha llevado a que la ciudadanía cada vez más vaya desocupando el centro, se desplace hacia los bordes, cada vez más segregada socialmente”.

Pero el gobernante distrital confía que el Metro sea capaz de recoger la movilidad de las zonas más densamente pobladas y llevarlas al centro con agilidad.

La primera fase del Metro de Bogotá debería estar funcionando a más tardar en el 2020, si las obras comienzan el año entrante.

Tendrá 27 estaciones distribuidas en 27 kilómetros de longitud. La estación del extremo sur-occidente será la de las Américas, cerca a Patio Bonito.

Metro Bogota

El Metro será 100% subterráneo. Hay quienes sostienen que una de sus troncales debería ser por la Caracas y en un segundo piso. 

La ruta pasará por la avenida Primero de Mayo y buscará llegar al sector de San Victorino, en el centro de la ciudad.

Se estima que la calle 13 es la más adecuada para llevar hacia el norte el tranvía, hasta conseguir llegar al destino en Usaquén, en la calle 127.

Cada estación contará con ascensores, escaleras mecánicas y amplias zonas de tránsito. También habrá 17 subestaciones de paso y siete para interconectar el Metro con Transmilenio.

El Metro aprobado será subterráneo en su totalidad. Los estudios geológicos y de terreno así lo aprueban, y el alcalde Petro defiende esta propuesta por considerar que no cobra nada de espacio público.

“Un Metro de segundo piso desvaloriza la ciudad. Un metro subterráneo genera valor a la ciudad. Genera espacio público automáticamente en la superficie. Mejora la calidad de vida”, aseguró.

Los túneles estarán entre 12 y 25 metros bajo el suelo. La fuente de energía para los trenes será enteramente eléctrica, y para cuando esté funcionando en su totalidad, podrán moverse 50 vehículos.

Cada tren urbano tiene 200 metros de largo, 26 de ancho y seis vagones. Más de dos mil pasajeros podrán abordar cada vehículo y por hora, el sistema deberá movilizar 45 mil pasajeros. En 2050 la capacidad deberá ser de 80 mil personas cada 60 minutos.

Desde la estación del Portal Américas hasta la estación Calle 127, el trayecto durará 55 minutos. La frecuencia para el arribo de los trenes a cada estación será cada dos minutos, en promedio.

El proyecto presentado por el IDU (Instituto de Desarrollo Urbano) plantea renovaciones urbanas, la integración de los sistemas de transportes y aprovechar al máximo el espacio público, permitiendo en la superficie el libre tránsito de carros, bicicletas y peatones.

“Pero buscamos disminuir sustancialmente la dependencia de la ciudadanía al carro particular”, sostuvo el director del IDU, William Camargo.

¿Cómo lo pagaremos?

El alcalde Gustavo Petro dejó claro que no permitirá que se realicen nuevos estudios. Lo ya aprobados serán los definitivos para comenzar las obras. Es posible que con el avance de las obras se requieran ajustes, pero será diferente a recomenzar. Así las cosas, la primera línea valdrá 7 mil millones de dólares, unos 15 billones de pesos.

El estudio dice que la excavación y construcción de los túneles, sin que estos queden con acabados, costará 7 billones de pesos. La edificación de las estaciones valdrá otros 5 billones de pesos. La compra de los trenes, más la montura de rieles y sistemas eléctricos vale otros 3 billones.

Petro propuso tres opciones de financiamiento. La primera tiene que ver con costear la construcción de los túneles a través de impuestos de valorización y dineros obtenidos por tributos a obras públicas, con lo que conseguirían unos 5 billones de pesos.

La segunda idea es trasladar el financiamiento de una parte de las obras de infraestructura a los pasajes que pagarán los usuarios, como sucede con Transmilenio. “Todos los usuarios de la línea, que se calculan en 900 mil, pueden a través de la tarifa y los años financiar una parte de los costos. Podrían aportar 3 billones de pesos”.

Y los últimos 7 billones que faltarían, serían los dineros que la Nación y el Distrito ya prometieron pagar. “Entonces queda claro que el Metro sí es financiable”, aseguró el Alcalde.

Más tarde, el director de Planeación Nacional, Simón Gaviria, rechazó esta última iniciativa de trasladar algunos de los costos a los usuarios, para que los paguen a través de los pasajes.

“Si le metemos a la tarifa por pasajero los costos de financiación y construcción, se volvería un Metro caro y ningún modelo de demanda lo aguantaría”, advirtió.

Simon Gaviria

Simón Gaviria dijo que tienen listos los 6 billones de pesos para invertir en la financiación del Metro y las demás obras de mejoramiento de la movilidad, para evitar que durante la construcción del ‘subterráneo’ la ciudad colpase. 

Gaviria también aclaró que el Gobierno aprueba y respalda los estudios entregados al alcalde Petro, los cuáles cuentan con el aval del Banco Mundial, pero advirtió que podría haber un incremento en los costos que quizá no se han estimado.

“Los estudios son muy buenos. El acompañamiento del Banco Mundial les dan legitimidad y los hacen realistas. Pero tenemos algunas incertidumbres. Empezamos pensando en 15 billones de pesos, pero hay riesgos en construcción y asuntos geológicos que podrían incrementarlos. Sabemos que necesitaremos créditos y que en realidad, por los intereses, podrían terminar aumentando el presupuesto a 18 billones de pesos. Pero podríamos pensar en una Ley que haga exenciones de impuestos que aminoren los costos”, aseguró.

Lo cierto es que las cuestas aún no están suficientemente ajustadas, y Planeación Nacional se comprometió a precisarlas a más tardar para marzo de 2015.

A los aspirantes a la Alcaldía también les gusta el actual proyecto

La Fundación Buen Gobierno realizó un panel con dos de los candidatos a la alcaldía de Bogotá, la excandidata presidencial Clara López y el exministro Rafael Pardo, quienes expusieron su sensación sobre el actual proyecto del Metro.

Kienyke.com conoció que la organización también invitó a otro de los candidatos al Palacio Liévano, Francisco Santos, pero este no atendió la invitación. Incluso, desde el Partido Conservador tampoco hubo delegados pues no había aún candidato claro.

Rafael Pardo y Clara Lopez

Clara López, posible candidata por el Polo Democrático: “La ciudad no requiere más estudios. Los dos existentes sirven para tomar decisiones. Hacer más estudios es proponer que no hagamos el Metro”, dijo la dirigente del Polo.

“El Metro de Bogotá tiene el costo-beneficio más alto que cualquier otro megaproyecto en desarrollo en el País. Soy partidaria de la construcción de este Metro para Bogotá”, dijo la líder respaldando los estudios vigentes.

“La ciudad está colapsando. En cinco años no habrá movilidad en la base oriental. Así que este proyecto no da espera (…) Pero, los 6 billones de pesos que ofrece la nación nos serán suficientes”.

Rafael Pardo, posible candidato por el Partido Liberal: “Tenemos 60 años de promesas. Ha habido más de 20 estudios, pero los dos últimos son los más completos. Yo me caso con esos dos estudios”, anunció el político que este año alcanzó a ser alcalde encargado de Bogotá, durante la destitución de Petro.

“15 billones no es una cifra desproporcionada, y los 6 que ofrece el Gobierno no son suficientes. Si Bogotá aporta el 25% del PIB, ¿no merece más que esos 6 billones para un proyecto que podría cambiar la cara de la ciudad? Bogotá y la Nación coinciden con la necesidad de entregar el Metro. Necesitamos que se haga”, aseguró.