Atlético Nacional vs. Dimayor, Federación y Cortuluá, una lucha de poderes

Publicado por: christian.sandoval el Mié, 28/07/2021 - 18:03
Share
Atlético Nacional decidió entutelar a la Federación Colombiana de Fútbol por pleito con Cortuluá, enfrentándose a su desafiliación de esta entidad. Su hinchada se indigna con la sola posibilidad.
Nacional vs. Cortuluá.

El pleito entre el Atlético Nacional y Cortuluá sigue caliente y generando un sinfín de reacciones por parte de los fanáticos del fútbol profesional, más ahora con la amenaza de desafiliación del elenco antioqueño de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF). El histórico evento, hasta ahora increíble para los analistas deportivos por la gran importancia del club, se da luego de que el equipo decidiera apuntar su disputa judicial contra el máximo ente de control futbolístico en el país. 

La situación que originó los hechos, fue el préstamo del jugador Fernando Uribe a Millonarios. El delantero pereirano fue comprado en 2012 por Nacional al Chievo Verona, de Italia, por un valor de dos millones de dólares, jugando sin problema en el equipo antioqueño hasta la segunda temporada de 2014. 

Desde antes de ello (en 2008), el Tuluá se hizo con los derechos deportivos del jugador, y de esa manera cuando Uribe pasó del Once Caldas a jugar en Italia en 2011, el equipo vallecaucano se aseguró el 50% de cualquier futura transacción que se hiciera.

La misma situación sucedió cuando el delantero llegó a Nacional, suceso en el que medió un acuerdo entre éste y Cortuluá que especificaba que cada uno tendría derecho al 50% de sus derechos deportivos en futuras negociaciones. Para tal fin, ambos equipos firmaron un documento que tasaba el valor del jugador en 10 millones de dólares. 

En tal contrato también se especificaba que Nacional debía dar reporte a Cortuluá sobre cualquier novedad relacionada con Uribe y que el colectivo antioqueño debía extender el contrato por tres años. “No lo hizo, se lo prestó a Millos sin avisar y sólo lo renovó un año”, resalta el periodista Pino Calad en su cuenta de Twitter. 

En 2014 Nacional habría prestado a Uribe a Millonarios sin hacer caso a ninguna de las cláusulas mencionadas y solo extendiendo su contrato por un año. Tras quedar libre, el delantero fue fichado por el Club Toluca de México, empezando una de las novelas judiciales más controvertidas en la historia del deporte colombiano.

La disputa en los tribunales

 

Tras los hechos antes mencionados, Cortuluá decidió cobrar un valor de 5 millones de dólares por la transferencia de Uribe a Millonarios. Sin embargo, Nacional argumentó que dicha transacción se hizo a modo de préstamo y en ningún momento se percibió ningún monto de dinero por el jugador. 

“Atlético Nacional y Cortuluá pactaron que, si el jugador Fernando Uribe se negociaba, cada uno de ellos tendría derecho al 50% de los derechos deportivos correspondientes. Atlético Nacional argumenta que el jugador nunca fue vendido a Millonarios y, por consiguiente, jamás se causó la suma de USD$5 millones a favor de Cortuluá”, aseveró el equipo paisa en un comunicado el pasado 13 de julio. 

Ante la negativa, Tuluá acudió a la Comisión del Estatuto del Jugador de la Dimayor, quien definió que Atlético Nacional debía pagar el monto de dinero demandado. El equipo respondió llevando el caso ante el TAS, quien confirmó la deuda de los antioqueños pero cambió drásticamente la cantidad: ahora Nacional debía solamente 150 mil dólares. Monto que se apresuró a pagar. 

Los vallecaucanos tampoco se quedaron quietos y escalaron el caso al Tribunal Superior de Suiza, quien tumbó la decisión adoptada por el TAS y reafirmó la deuda de USD 5 millones. Hasta este momento Nacional continúa sancionado por las autoridades deportivas colombianas con inhabilidad para inscribir nuevos refuerzos para la temporada. 

De ahí en adelante, la plantilla antioqueña empezó una cruzada judicial que pasó por tutelas que apelaban por la violación del derecho al trabajo de varios jugadores y, tras la caída de estas, la arremetida pública de Néstor Humberto Martínez (abogado de Nacional) quien aseguró que Tuluá “no verá ni una moneda”.

A eso se le suma, por supuesto, la decisión de entutelar a la Federación Colombiana de Fútbol. Un hecho que podría generar su desafiliación según los estatutos de esta entidad. 

“Se interpuso la tutela con el fin de que se le restablezca el acceso a la justicia, conforme se prevé en los reglamentos federativos y estatutos deportivos de la FIFA, y se le reconozca su derecho constitucional fundamental a que sea la justicia quien defina en derecho si el equipo incumplió un contrato y debe pagar una indemnización de $5 millones de dólares más intereses”, explicó el equipo en un comunicado de prensa. 

Otras de las razones esgrimidas por Nacional fueron la consideración de que debe ser un ente local y no internacional quién determine el futuro de la disputa; el desconocimiento de la autoridad de la FCF y la Dimayor en el asunto; y su reafirmación en que el único órgano competente para decidir es el TAS, quien ya tomó su determinación con una deuda saldada por el equipo. 

Los hinchas enloquecen 

 

Las reacciones frente a la situación de Nacional han sido varias, algunas más exaltadas que otras. Quizá lo más deplorable del escándalo hasta el momento, es la oleada de hinchas que piden en Twitter que se lesione a Fernando Uribe en el encuentro entre Millonarios y Nacional que tendrá lugar hoy en el marco de la Florida Cup. 

Más allá de eso, otra gran parte de tuiteros, entre ellos varios periodistas y seguidores del fútbol nacional, siguen de cerca lo que podría llegar a convertirse en el evento deportivo más escandaloso de los últimos años en Colombia. 

Entre tanto, para la hinchada ‘verdolaga’ solo queda esperar el anuncio de cuál será el destino para su equipo. Sin duda, este es uno de los momentos más difíciles en la historia de Atlético Nacional, viéndose entre la espada y la pared. Entre un movimiento que podría generar un golpe considerable en sus finanzas y quedar por fuera de la Federación