¿El salario de los Congresistas en la mira? Así es la reforma que se avecina

20 Julio 2022, 12:14 PM
Share
La bancada de Gobierno prepara una reforma al Congreso de la República, que entre otras cosas pone de nuevo en la mira el salario de los congresistas. Estos son los retos de la iniciativa.

La bancada de Gobierno afila baterías para debutar con numerosas reformas que consideran claves en su proyecto político. Una de ellas es, precisamente, la reforma al Congreso de la República que entre otras cosas vuelve a poner en la mira el salario de los senadores y representantes. Iniciativa que enfrenta serios obstáculos que se abordarán a continuación. 

Lo primero que hay que saber es que el nuevo Congreso, que se posesiona este 20 de julio, tendrá un salario de $34’417.000 mensuales. Eso, por cuenta del aumento salarial firmado por el presidente Iván Duque en diciembre de 2020, que subió el sueldo de senadores y representantes un 5,21%. 

Eso significa entre otras cosas, que un congresista gana más de 30 veces lo que devenga un ciudadano del común con el salario mínimo, que para este 2022 quedó estipulado en un millón de pesos más los 117 mil del subsidio de transporte. 

Esta diferencia es precisamente una de las motivaciones para el nuevo proyecto de reforma, liderado por los senadores Gustavo Bolívar e Iván Cepeda, del Pacto Histórico; y la representante Catherine Juvinao, de la Alianza Verde. Así lo explicó precisamente esta última a Kienyke.com, en medio de una entrevista para entender los puntos clave del proyecto.

El camino jurídico no es tan sencillo por una razón y es que actualmente el régimen salarial de los altos funcionarios en Colombia está amarrado al salario de los congresistas. Entonces, el salario de los congresistas es lo que determina los demás altos salarios del Estado, de manera que si uno les redujera el salario, automáticamente uno le reduciría el salario a los magistrados de las altas cortas, a las cabezas de los entes de control y eso haría inviable la iniciativa”, contó. 

 

De hecho, Juvinao manifiesta que  este problema de interconexión salarial es la razón principal de que esta iniciativa tenga tan poco éxito en su historial como proyecto de ley. Según el senador Iván Cepeda, al menos unas 13 veces se ha intentado sin éxito reducir el salario de congresistas a través de proyectos de ley. 

El problema radica en que, al intentarlo, explica Juvinao que “los demás funcionarios del Estado dicen ‘¿Cómo así, yo qué tengo que ver? Acá el que está desprestigiado es el Congreso’”. Razón por la cual son contadas las opciones que tendrán los promotores del nuevo proyecto para sacar adelante esta reforma. 

La estrategia más clara por lo pronto, según han dialogado los congresistas, sería tramitar una ley rápida para congelar el salario de los senadores y representantes por los próximos cuatro años y mientras tanto tramitar una reforma constitucional que estipule un tope en salarios mínimos a los congresistas. La idea es que se pueda dejar en el papel que el sueldo no puede ser superior a los 25 salarios mínimos. 

“El estándar del salario de los congresistas en el mundo está entre 20 y 25 salarios mínimos con respecto a sus realidades nacionales. El salario de los congresistas en Colombia a veces ronda entre los 35 y 40 salarios mínimos. Hay que tener en cuenta que por allá en la Constituyente los salarios de los congresistas eran 14 salarios, es decir que en 30 años los congresistas se aumentaron de 14 a casi 40 salarios mínimos”, señaló Juvinao. 

 

Conozca los otros componentes del proyecto de reforma al congreso: 

Además, cabe recordar que en ese paquete de lo que vale un congresista en Colombia al mes también se encuentran otros gastos legislativos, como el tope de 50 salarios mínimos que tiene cada uno para contratar su Unidad de Trabajo Legislativo, el pago de su plan de telefonía celular, camionetas blindadas, tiquetes aéreos, entre otros gastos que no son extraídos de su salario principal.

No obstante, a pesar de la evidente necesidad de cerrar esa enorme brecha salarial entre congresistas y ciudadanos, que es una de las causas de la crisis de reputación y representatividad que sufre esta corporación desde hace un tiempo, es importante enfatizar la afirmación de Gustavo Bolívar cuando dijo que esta será una verdadera “prueba de fuego” para las mayorías del nuevo gobierno en el Congreso. Uno que ahora deberá demostrar su compromiso con demostrar que, como lo dijo Juvinao, “el congresista no es un emperador, sino un servidor”. 

KienyKe Stories