Defensoría de Colombia solicita a Haití garantías para detenidos por magnicidio

Publicado por: christian.sandoval el Jue, 22/07/2021 - 05:26
Share
Creado Por
Agencia Anadolu
De acuerdo con la Policía Nacional de Haití, el comando que perpetró el magnicidio estaba compuesto por 26 ciudadanos colombianos y dos estadounidenses.

La Defensoría del Pueblo de Colombia le solicitó este miércoles 21 de julio a su similar en Haití información sobre las medidas para garantizar la integridad física, psicológica y el debido proceso de los colombianos detenidos en ese país por su presunta participación en el homicidio del presidente Jovenel Moïse a comienzos del presente mes.

“En cumplimiento del mandato que tenemos como Defensoría del Pueblo de Colombia, le consulté las acciones adelantadas por las autoridades de la República de Haití para garantizar la integridad física, psicológica y el debido proceso de los colombianos detenidos, pero también de los residentes, especialmente en la ciudad de Puerto Príncipe, tras el infortunado homicidio del presidente Moïse”, declaró el defensor colombiano Carlos Camargo.

El funcionario solicitó apoyo para la repatriación de los cuerpos del sargento viceprimero Duberney Capador y el soldado profesional Javier Mauricio Medina, quienes fallecieron en medio de las operaciones ocurridas durante el magnicidio.

“Como defensor del Pueblo le manifesté mi interés de establecer mecanismos de cooperación para la defensa y promoción de los derechos humanos de connacionales detenidos y residentes que se encuentran en el territorio de Haití”, agregó.

De acuerdo con el defensor, los representantes de los colombianos que viven en Haití le han manifestado su angustia por la crisis política y social que ocasionó el magnicidio. “Ante esta situación, desde la Defensoría hemos venido adelantando reuniones con la Cancillería y algunos miembros del cuerpo diplomático para revisar la posibilidad de enviar una misión humanitaria a ese país”, dijo.

En la madrugada del 7 de julio, un grupo de personas armadas ingresó a la residencia privada de Jovenel Moïse y lo atacaron a él y a su esposa, Martine Moïse. El presidente habría sido torturado y asesinado con doce disparos de armas de alto calibre, según informó el ministro encargado de Asuntos Electorales de Haití, Mathias Pierre.

De acuerdo con la Policía Nacional de Haití, el comando que perpetró el crimen estaba compuesto por 26 ciudadanos colombianos y dos estadounidenses.

El pasado 20 de julio Ariel Henry asumió como primer ministro de Haití, cargo para el que había sido designado desde principios del mes por el asesinado presidente del país, Jovenel Moïse.

La toma de posesión de Henry se dio un día después de que dimitiera el primer ministro interino, Claude Joseph, y así permitir que Henry lograra ocupar el puesto. Ahora Joseph se desempeñará en calidad de canciller del país caribeño.

El director general de la Policía de Haití, Leon Charles, negó la semana pasada las acusaciones que señalan a Joseph de estar involucrado en la muerte de Moïse. Charles señaló que las acusaciones, hechas en el noticiero colombiano de Caracol, no reflejan la realidad ya que no hay evidencia que las respalde.

El noticiero colombiano citó a “autoridades haitianas” e “investigadores del FBI” como sus fuentes. Dos días antes de ser asesinado, Moïse había anunciado la designación de Henry en reemplazo de Joseph.