Los retos para frenar la corrupción en emergencia de coronavirus en Colombia

Publicado por: maria.vargas el Sáb, 28/03/2020 - 13:26
Share
Estas son las acciones recomendadas para las gobernaciones y alcaldías.
transparencia

En medio de todas las ayudas y trabajos mancomunados entre el Gobierno Nacional y las Gobernaciones y Alcaldías, hay una serie de acciones que dio a conocer Transparencia por Colombia sobre como evitar riesgos de corrupción en la época de cuarentena obligatoria. 

En este contexto, la transparencia en la toma de decisiones de los gobiernos es esencial para asegurar que esos recursos se orienten de manera efectiva para aliviar los impactos en la salud de los ciudadanos y en las economías locales, y al mismo tiempo contrarrestar riesgos de abuso del poder.

 

El análisis "Integridad ante la emergencia: recomendaciones para la integridad de las compras y contrataciones públicas”, dado a conocer hoy por grupo de trabajo integrado por Transparencia por Colombia y 12 capítulos latinoamericanos más de Transparencia Internacional, identifica cinco líneas estratégicas con relación al uso de recursos públicos para afrontar la emergencia por Coronavirus:

1. Máxima apertura en la información de las contrataciones públicas

2. Activación de mecanismos pro-competencia

3. Fiscalización en tiempo real

4. Identificación plena de los recursos utilizados y los responsables de su ejecución 

5. Amplia rendición de cuentas pública sobre los recursos utilizados y su destino

El riesgo o la alerta es que todas las autoridades deben tener un proceso transparente a la hora de "la administración desigual de las ayudas destinadas a las poblaciones más vulnerables, hasta riesgos de captura de beneficios y recursos por parte de algunos actores con intereses propios”, indicó Andrés Hernández, Director Ejecutivo de Transparencia por Colombia.

Es necesario fortalecer el uso de herramientas como SECOP II que contribuye a ampliar la publicidad de la contratación en todos los niveles de gobierno, y a aumentar la agilidad en las transacciones de compras de las entidades públicas.

Los entes de control deben avanzar en un monitoreo en tiempo real que promueva que el dinero vaya a donde debe invertirse para superar la crisis, en particular en la atención a poblaciones en mayor condición de vulnerabilidad.