Marketing

Kitsmile: una oportunidad para cambiar vidas en Colombia

Publicado por: daniela.cortes el Dom, 31/05/2020 - 01:11
Share
Kienyke conversó con uno de los emprendimientos galardonados en el premio Social Skin, el cual apoya a niños que padecen parálisis cerebral.
KitSmile
Créditos:
Kitsmile.com

En medio de la crisis por el nuevo coronavirus (Covid-19), El Grupo Bolívar y Davivienda entregó 50 mil dólares en total a 5 emprendimientos sociales ganadores de Social Skin en Colombia y Centroamérica.

Este premio estuvo dirigido a jóvenes que contribuyen a la solución de problemáticas sociales en seis categorías: desigualdades y pobreza, educación de calidad, medio ambiente, salud y bienestar, ciudades y comunidades sostenibles y transparencia, justicia y cero corrupción.

De acuerdo con las entidades, 934 proyectos fueron postulados, 17 llegaron a la final y 5 lograron obtener el valioso reconocimiento, entre ellos, el primer kit de rehabilitación en casa denominado: Kitsmile.

Kienyke.com dialogó con Leidy Cuestas y Lina María Camargo, fundadoras de Kitsmile, un emprendimiento que nació hace 6 años y ha llegado a casi todos los departamentos del país para ayudar a niños que padecen de parálisis cerebral.

“Complicaciones que un niño no debería tener”: así nació Kitsmile

Cuestas, una mujer de 30 años, explicó al portal que en un mes de diciembre tuvo la oportunidad de conocer a ‘Laura’, una pequeña que padecía de parálisis cerebral. “Era una niña de 5 años y tenía todas las complicaciones que ningún niño debería tener por esto me impactó tanto, además, no sabía de ningún relacionado a esa enfermedad”.

Luego, Leidy conoció en mayor detalle el contexto de la vida de Laura y se enteró que su mamá solo devengaba 180.000 pesos al mes sembrando piña. Esta situación llevó a la joven emprendedora a indagar sobre esta patología y así encontrar una forma de ayudar.

“Volví a Bogotá pensando en qué podía hacer para Laura, entonces dije: ¡inventar algo para ella! Y como no sabía nada sobre la parálisis, investigué y hallé que hay más 300.000 niños que tienen parálisis cerebral en Colombia, según el DANE 2015 y de estos, el 70 % no tiene oportunidad de rehabilitarse”, aseguró Cuestas.

Durante el proceso de exploración y basada en información de España, Leidy decidió crear una herramienta de rehabilitación para tres posiciones esenciales: ejercicios en la mañana, alimentación en la tarde y descanso en la noche.

“Con estos principios yo ayudaría a Laura a tener lo básico en su diario vivir, además quería que el kit se ajustara al crecimiento del niño, y que su apariencia fuese de un juguete para hacer un momento de rehabilitación más importante”, añadió la fundadora.

Un emprendimiento en memoria de Laura

A partir de ese momento, la idea de Kitsmile se puso en marcha y con ello lograron alianzas y participar en concursos que permitieron su crecimiento. De esta manera, el tan añorado producto para Laura se pudo terminar.

El 6 de diciembre me acuerdo que llame a la mamá de Laura diciéndole ‘ya tenemos el kit de ella’, se lo queríamos entregar el 24 para navidad, pero desafortunadamente Laura murió 2 días después de que yo la llamé. Fue algo muy triste, yo no quería seguir la verdad”, dijo Leidy.

A pesar de esta adversidad, el potencial del emprendimiento (llamaron a contar de casos similares) motivó a Leidy para continuar con un proyecto que no solo cambiaría la vida de un niño sino de su familia.

Una kit que beneficia a toda la familia 

Lina Camargo aseguró que “nos dimos cuenta que nos estábamos enfrentando a una población que en su mayoría no tenían los recursos. Necesitábamos crear un modelo que se adaptara a estas personas y nos permitiera un emprendimiento sostenible, pero sin perder el impacto social que queríamos tener”.

De este modo, Kitsmile consolidó alianzas con organizaciones y empresas a través de programas de responsabilidad social, y así lograron entregar kits a niños en condiciones de vulnerabilidad.

“Dentro de las 3 posiciones se realizan diferentes ejercicios que permiten que los niños desarrollen actividades de forma independiente como, mantener su cabeza, mejorar su posicionamiento, incluso hay niños que ya usan nuestro kit que empezaron a caminar a pesar que el concepto médico era que nunca iban a lograr levantarse de su cama”, indicó la compañía.  

El kit se ajusta al crecimiento de niños de 2 a 12 años o de 50cm a 1,50cm haciendo que no se vuelva un producto obsoleto rápidamente. Además de entregar un producto, Kitsmile brinda acompañamiento a los padres de familia a través de fisioterapeutas que ofrecen capacitaciones y así, quienes tengan dificultades para ir a un centro médico pueden realizar su rehabilitación en casa.

“Si el niño logra tener independencia, la mamá podrá activarse otra vez en la economía y se van a romper esos círculos de pobreza que se presentan”, agregó Lina.

¿Qué harán con el dinero del premio?

Las fundadoras dijeron a Kienyke.com que una parte será destinada a fortalecer un proceso llamado ‘Mamás Comerciales’ para empoderar y capacitar a madres con el fin de romper los círculos de pobreza y pueden generar ingresos en sus hogares.

Otra parte se invertirá en los bajos precios de producción (que ya se estaba trabajando) para hacer el producto más accesible y también se destinará un porcentaje a un modelo de renting dirigido a EPS e IPS, “con el cual buscamos que a través de una renta mensual, los centros de salud puedan tener el kit de rehabilitación en sus sedes para sus beneficiarios y así podamos llegar a esa población de bajos recursos”, añadió Lina.

“Lo que más nos interesa del premio de Social Skin es que podamos tener de aliados a Seguros Bolívar y a Davivienda porque queremos dar financiación a personas de medianos recursos, para que tengan un crédito especializado, creado específicamente para estas personas. Si son personas que pueden pagar cuotas muy bajas pero que podrían hacer su aporte y también acceder al kit de rehabilitación a través de este método”, puntualizó Kitsmile.

Nota escrita por: Laura Daniela Cortés.