Cuando Adolf Hitler estuvo nominado al premio Nobel de Paz

Cuando Adolf Hitler estuvo nominado al premio Nobel de Paz

5 de Octubre del 2015

El pasado 23 de septiembre el presidente Juan Manuel Santos y el líder de las Farc, Timoleón Jiménez, alias ‘Timochenko’, firmaron un acuerdo histórico sobre justicia transicional y víctimas en el marco del proceso de paz que avanza en Cuba, y que según anunciaron ambos líderes, será firmado en su totalidad “antes de seis meses”.

Lea también: El futbolista que se burló de Hitler

La foto del Presidente con el jefe máximo de las Farc, dándose la mano, le dio la vuelta al mundo. De llegar a la firma de un acuerdo final, se acabaría, como lo ha dicho Santos, “con el conflicto más viejo del hemisferio occidental”.

También le puede interesar:  La infancia de Timochenko

Dos semanas después se conoce que los dos hacen parte de la nómina de candidatos para ganar el Premio Nobel de Paz, cuyo vencedor se conocerá el próximo viernes.

La noticia no cayó nada bien -sobre todo en opositores del proceso de paz- que no entienden cómo Timochenko, que tiene más de 100 órdenes de captura por terrorismo, rebelión y secuestro, entre otras, este nominado al Premio Nobel de Paz.

Pr Juan Manuel Santos Raul Castro y Timochenko

Sin embargo, esta no es la primera vez que una nominación de este tipo genera polémica.

En 1939, E.G.C. Brandt, miembro del parlamento sueco, postuló a Adolf Hitler.

Sobre la disparatada postulación hay dos versiones, una de ellas indica que Brandt veía a Hitler como un verdadero salvador y mantenedor de la paz en Europa y el mundo gracias a su participación en la firma de los “Acuerdos de Munich” en 1938.

El mismo año de la postulación, Hitler invadiría Polonia, desembocando en la tremenda II Guerra Mundial.

Quienes hablan de esta versión, dicen que una vez se generó la polémica por la postulación del Führer,  Brandt cayó en la cuenta de su error y pidió la anulación de la candidatura.

La otra versión de esta historia sañala que Brandt era un antifascista declarado y lo que quiso hacer con la nominación fue una crítica satírica de la situación política como respuesta a una polémica nominación al Nobel de la Paz de varios parlamentarios suecos.

Benito-Mussolini-y-Adolf-Hitler-1

La de Hitler tampoco fue la única postulación polémica. Entre 1945 y 1948 fue nominado Joseph Stalin, secretario general del Partido Comunista de la URSS, “por sus esfuerzos para poner fin a la Segunda Guerra Mundial”.

La polémica más reciente en torno a este premio la protagonizó el presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien pese a los escándalos que se tejen en torno al nombre de Joseph Blatter, lo postuló para que se ganara el premio.

“Blatter merece ganar el premio Nobel. Los grandes dirigentes deportivos, como el presidente de la FIFA o el del Comité Olímpico Internacional, merecen el mayor de los reconocimientos por parte de la comunidad internacional porque el deporte une a los pueblos”, comentó el líder ruso.

“Todos sabemos lo que está pasando en la FIFA, pero no creo que Blatter sea parte de la corrupción”, afirmó Putin en Moscú durante el sorteo de los grupos clasificatorios para el mundial del 2018 que se realizará en Rusia.

Joseph Blatter

En 2009, cuando Barack Obama llevaba solo unos meses como presidente de Estados Unidos, recibió el galardón.

La polémica radica en que para al época, Estados Unidos se encontraba involucrado en dos largas guerras en Irak y Afganistán, así como en intensos ataques con drones contra presuntos terroristas en Pakistán y Yemen.

Pese a lo anterior, Obama fue reconocido por “su visión y su trabajo por un mundo sin armas nucleares” y por “sus extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional”.

Quienes criticaron el premio que se le entregó a Obama, recordaron que el mandatario “dirige el país con el mayor número de armas nucleares, el ejército más grande del planeta y la mayor cantidad de tropas desplegadas en el mundo”.

Tras la entrega de este premio, Thorbjoern Jagland, quien presidía el Comité del Premio Nobel de la Paz desde 2009, fue destituido de su cargo: un hecho que sucedió por primera vez en los 114 años de historia del galardón.

Barack Obama, Kienyke

La elección del premio Nobel de Paz de ese año también trae una alto dosis de polémica. 

En su libro titulado ‘La paz del secretario’,  Geir Lundestad, exdirector del Instituto Noruego del Nobel,  señaló que Thorbjoern Jagland es “una persona “desorganizada” con “sorpresivos agujeros en sus conocimientos”. El libro dice asimismo que Jagland dio pistas sobre los ganadores a periodistas y le encomendó a Lundestad que escribiese sus discursos para la ceremonia de entrega de los premios.

Desde hace cinco meses el libro ha generado polémica. Los cinco miembros del comité selector lo acusan de violar el código de silencio que se comprometieron a respetar.

Lundestad, el miembro de mayor jerarquía del Instituto durante 25 años, admite que en su libro tuvo que buscar un equilibrio entre su compromiso de no revelar secretos durante 50 años y sus “deberes como profesor de historia”.

El actual director del comité Kaci Kullman Five acusó a Lundestad de cometer una “clara violación de su compromiso hacia los miembros del comité y los líderes que discutieron el Premio Nobel de la Paz con él en forma confidencial”, según dijo a The Associated Press.

Geir Lundestad deja claro que la entrega del Nobel tiene que ver con intereses políticos.  “Debe ser lo más independiente posible pero sostengo que eso será difícil si tenemos exprimeros ministros y exministros de relaciones exteriores en el comité”, manifestó.

El libro de Lundestad contiene las opiniones de algunos miembros del comité sobre ciertos candidatos. Dice que Inger-Marie Ytterhorn, por ejemplo, sufrió mucho con la selección de Al Gore en 2011 por su campaña a favor del medio ambiente; que Hans Blix, inspector encargado de buscar armas de destrucción masiva en Irak, pudo haber sido elegido en 2005 de no haber privado el temor a molestar a Estados Unidos, y que los miembros del comité, con el obispo luterano Gunnar Staalsett a la cabeza, no quieren darle el premio a un papa católico. Este año, por tercera vez consecutiva, el Papa Francisco está nominado al premio.

Sólo si quienes nominan lo hacen público se puede conocer la identidad de los candidatos. El Comité Nobel noruego no confirma nombres, sólo el número total de aspirantes.

Según se lee en la página web del premio, “hay 273 candidatos para el Premio Nobel de la Paz de 2015. 68 de estos son las organizaciones, y 205 son personas. 273 es el segundo mayor número de candidatos de la historia. El récord, 278 candidatos, se estableció en 2014”

Se sabe que entre los nominados al premio de este año figuran,entre otros, el ginecólogo congoleño Denis Mukwege, el papa Francisco, el exanalista de la CIA Edward Snowden, la canciller alemana Angela Merkel y los activistas saudíes Abu al-Khair y Raif Badaw.