El poder de Angelino

El poder de Angelino

3 de junio del 2011

Angelino Garzón es un político de alto vuelo que está pensando en su futuro. Su trabajo no se limita a sus responsabilidades en la Vicepresidencia, asociadas a temas de Derechos Humanos y una completa agenda en el exterior. También ha cuidado con esmero su proyección electoral en el mediano plazo. Su base principal sigue siendo el Valle del Cauca, donde fue gobernador entre 2004 y 2007.

Allí es sin duda la persona que más influencia tiene con el actual gobernador Francisco Lourido, por quien se la jugó a fondo hasta lograr incluso que éste pudiera concluir el periodo del suspendido Juan Carlos Abadía. Su influencia es tanta, que personas cercanas a su grupo político ocupan las siguientes secretarías y entidades:

Desarrollo institucional, Salud, Vivienda, Asuntos Étnicos, Equidad y Género, Control Interno, Control Disciplinario, Tesorería, Rentas, y en las entidades Vallecaucana de Aguas y el Hospital Psiquiátrico.

Con ese panorama, el gobernador se reservó puestos en la Secretaría Privada y General,  Educación, Planeación, Infraestructura, y la Secretaría de Cultura, donde nombró a la ex directora del noticiero local 90 minutos, Luz Adriana Betancourt. A pesar de venir del sector privado y por tanto no ser una figura pública, Lourido ha logrado altos índices de reconocimiento por su gestión, en especial por la forma como ha enfrentado la tragedia invernal.

El otro centro de poder explícito de Angelino es la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, cuya gerencia asumió desde el momento mismo en que se posesionó. Allí nombró a Orlando Riascos en reemplazo de Eduardo Pizarro y ha ido renovando el grupo con gente de su confianza. El otro poder de Angelino se centra en la Oficina Anticorrupción, donde nombró al vallecaucano Miguel Francisco Prado Gil.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO