El santo patrón del Internet

El santo patrón del Internet

7 de noviembre del 2017

El complejo santoral de la iglesia Católica le ha asignado un intercesor casi que a cada cosa. San Antonio de Padua es el santo del amor. San Pascual Bailón es el de los chefs. San Antonio Abad es el de los animales domésticos. Al beato Pier Giorgio Frassati se le debe pedir por la victoria de un equipo de fútbol. Y si el problema es que se le ha caído el internet, el santo al que debe dirigir sus plegarias es San Isidoro de Sevilla.

Isidoro de Sevilla vivió en el siglo 5 d.C. Fue un clérigo católico que durante más de tres décadas regentó la catedral de Sevilla, en lo que hoy es España. También se destacó como un prolifero escritor: dejó varios textos históricos, litúrgicos, biográficos, de astronomía y geografía, y algunas reflexiones sobre la Biblia. Su obra más reconocida es ‘Las etimologías’, una compleja obra de 448 capítulos en la que Isidoro trató de condensar, explicar y analizar todo el conocimiento que había hasta la época.

Por sus esfuerzos como compilador, historiador y doctor de la Iglesia, se le canonizó en 1598. Entonces se le atribuyó el milagro de haber evitado que desaparecieran las reliquias de Santa Justa en el monasterio de León. Entonces las imágenes había desaparecido, pero el Obispo de León, que pertenecía a la orden de San Isidoro tuvo una visión en la que le decían dónde estaban.

¿Por qué es el santo del Internet? El nombramiento lo hizo Juan Pablo II en el 2001. Isidoro también es el patrón de las personas que usan computadoras y de los técnicos. Se le hizo ese reconocimiento por ser el primer ser humano en organizar una base de datos. Lo hizo en el siglo VII, cuando intentó recopilar en un libro todo el saber de la humanidad hasta entonces.

Como con cualquier otro Santo, existe una oración para San Isidoro de Sevilla:

“Dios Todopoderoso y eterno,    
tú que nos has creado a imagen y semejanza tuya,   
y nos has mandado a buscar todo lo que es bueno, verdadero y hermoso, especialmente en la persona de tu Hijo Unigénito, Señor nuestro Jesucristo.    
Te rogamos, que por intercesión de San Isidoro de Sevilla, Obispo y Doctor de la Iglesia,      
hagas que durante nuestra peregrinación en la Internet    
dirijamos nuestros ojos y nuestras manos solamente a lo que te es grato y que tratemos con caridad y paciencia a todas las almas que encontremos.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén”.