“Para terminar mi tesis me tocó esconderme en un ataúd”

“Para terminar mi tesis me tocó esconderme en un ataúd”

28 de Junio del 2016

“Todo estaba oscuro, pensé que tenía los ojos cerrados, pero no, estaba encerrada sin poderme mover en un cofre, después de un rato, el aire me faltaba, me desesperaba el encierro y la verdad en algún momento quise gritar, parecía una película de terror”.

*Jessica es una egresada de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Inpahu, tiene 23 años y tal como dice ella “me velaron viva”. Terminó en un ataúd cuando hacía la investigación de su tésis. ¿Cómo se trabaja con los muertos? era el tema del trabajo. Pensó que era una idea para ganar créditos extra.

Lea también: Incorruptibles: los cuerpos que derrotaron la muerte

Luego de indagar un poco optaron por trabajar con la tanatopraxia, la forma de conservar temporalmente un cadáver, luego de escoger el tema sus compañeras manifestaron que no serían capaces de entrar a un lugar lleno de muertos.

“Mis amigas son unas gallinas, querían un tema chévere pero no fueron capaces de entrar a la funeraria conmigo, me pagaron para que hiciera todo yo sola”.

Además: Lo que vale mantener a Lenin ‘vivo’

Buscar el lugar no fue difícil, *Jessica se dirigió a una funeraria en Teusaquillo, cerca a su casa, “Don *Gabriel no puso problema, me dijo que de una, pero que me debía probar para ver si aguantaba”. Don *Gabriel le dijó a *Jessica que bajara al anfiteatro, que le diera una vuelta y que si aguantaba lo que veía y como olía, podría con el resto.

“A mi me dieron una náuseas horribles, olía super mal, además había cuerpos, personas ya moradas y frías, parecía una escena de Hollywood”. Pasó la prueba. le dijo al dueño que quería seguir con el proyecto.

“Fui varias veces, ya al final no me pareció tan malo, me acostumbré. Al inicio me enseñó a maquillar a los muertos ‘para que la familia los vea bonitos’ decía él”, luego de ver cómo era todo el proceso de maquillaje, tuvo uno de los más grandes sustos que ha tenido en su vida “Cuando les inyectan sustancias para que no se descompongan tan rápido, los muertos se mueven por reflejos, imagínate ese susto tan terrible al ver un cadáver moverse”. Ese no era ni el inicio de lo que *Jessica estaba por vivir.

historia-mujer-encerrada-ataud-C

Una tarde, mientras se encontraban en el anfiteatro llegaron los de salubridad a una visita de control. Cuando llegaron *Gabriel le dijo que ella no podía estar allí y que si la veían podían clausurar el lugar.

“Me dijo que me tenía que esconder y como la cosa era de afán me metió en un ataúd, ahí estuve encerrada 40 minutos, los 40 minutos más largos de mi vida”.

*Jessica describe esa sensación como una película de terror, afirma que el aire le hacía falta y que solo quería salir de ese lugar.

“No soy claustrofobica pero en ese momento sentí que si no salía de allí en verdad me iba a morir, no me podía mover, esos cajones no tienen espacio para nada, al principio solo tenia nervios, no quería que me pillaran ahí. Después con el paso del tiempo me estresé, no quería seguir encerrada, me sentía ahogada, pérdida, casi muerta”.

Además: La tumba de un ‘buen ladrón’, la más popular en un cementerio del Huila

*Jessica cuenta que al salir de ahí lo primero que hizo fue respirar profundo “como si llevara mucho en una piscina sin respirar y buscara aire”, después *Gabriel la calmó un poco, le dio agua y le pidió perdón, pero le dijo que era la única forma para que ella pudiera seguir con su trabajo.

“Al menos todo salió bien, terminamos el trabajo y en la universidad nos fue muy bien, aprobamos la tesis y nos pudimos graduar a tiempo, fue una experiencia horrible, pero no me arrepiento, esto se hace no solo por pasar una materia, esto se hace por amor a tu profesión.