Polvo de extintor y otras sustancias mortales que consumen los jóvenes

Polvo de extintor y otras sustancias mortales que consumen los jóvenes

21 de agosto del 2015

Después de la muerte de un adolescente en un colegio de Bogotá por inhalar polvo de extintor, pegante y  marihuana, hecho en el que resultaron afectados otros 20 estudiantes, se encienden de nuevo las alarmas por el uso de sustancias químicas y de fácil acceso entre los jóvenes.

Lea También: ‘Échele Cabeza’ la estrategia no prohibitiva que enseña los riesgos de las drogas

KienyKe.com consultó con una docente orientadora de un colegio oficial al sur de la ciudad, la Secretaría de Salud de Bogotá y la Secretaría de Educación de la ciudad sobre estas sustancias, cuáles son, cómo las encuentran, cómo reaccionar al sospechar que alguien las consume.

Las fuentes coinciden en que el cigarrillo, el alcohol y la marihuana ya no son los únicos productos recreativos más comunes entre los jóvenes, ahora las sustancias químicas se suman, pues no dejan rastros notorios.

Lea también: Crean aparato para detectar consumo de marihuana en trabajadores

Las sustancias químicas más usadas

El ensayo ‘Alerta Por Consumo De Nuevas Sustancias Psicoactivas’ presentado en el 2008 por la Coronel Angélica María Bedoya y el coronel Carlos Germán Oviedo Lamprea de la Policía Nacional De Colombia revela que las principales sustancias usadas por los niños y jóvenes son el popper, el ‘dick’ los analgésicos locales.

Drogas que consumen en Colegios-02

El popper se popularizó en el siglo XIX cuando el doctor Thomas Lauder Brunton administró a sus pacientes nitrito de amilo para contrarrestar el dolor cardíaco y el dolor de la angina de pecho. En los 1970 fue consumido por algunos miembros de la comunidad gay por ser un vasodilatador.

Entre 2005 y 2008 la droga fue consumida por jóvenes de estrato 5 y 6, sin embargo, en la actualidad puede adquirirse por jóvenes de cualquier estrato.

Los limpiadores de teclado, compuestos por cloruro de metileno o diclonometano, un disolvente industrial de extracción que además se utiliza para eliminar manchas de pintura, es conocido por los consumidores de sustancias psicoactivas como ‘dick’.

El anestésico local con cloruro de etilo es utilizado para controlar lesiones del sistema muscular y trasplantes de piel. Al ser inhalado puede producir efectos narcóticos y anestésicos en general y también anestesia profunda o coma fatal con presencia de paro respiratorio o cardíaco.

Según la docente orientadora, consultada por KienyKe.com, estas sustancias son las más populares entre los jóvenes. Son de fácil acceso y bajo costo.

Según el último informe “Abuso de sustancias psicoactivas en Bogotá D.C”, publicado en el 2012 por la Secretaría Distrital de Salud, la marihuana sigue siendo la sustancia ilícita de mayor consumo en Bogotá en jóvenes de 18 y 24 años.

Con respecto al consumo de inhalables, el estudio indica que 0,58% de las personas de la muestra han consumido estas sustancias alguna vez en la vida, con una prevalencia mayor entre los hombres que entre las mujeres: 0,92% y 0,28% respectivamente. El consumo de estas sustancias se concentra principalmente en el grupo de 12 a 17 años de edad, con una prevalencia de 0,84%.

“Algunos niños inician con consumo de cigarrillo en cuarto o quinto de primaria y esto los hace vulnerables a probar otras cosas rápidamente. Los rangos para el uso de sustancias psicoactivas son entre los 11 y 16 años”, indica la docente.

¿Cómo llegan los niños a este tipo de drogas?

El fácil acceso a todo tipo de información en la actualidad logra que los niños y adolescentes estén cada día más expuestos a probar y experimentar todo lo que ven.

En internet  buscan la fórmula química de estas sustancias para luego producirlas o encontrar sitios donde puedan adquirirlos.

Según el ensayo de los coroneles Bedoya y Oviedo existen sitios web que comercializan popper e incluso se encuentran anuncios en páginas reconocidas vendiendo el producto.

Según un estudio realizado por  la Secretaría de educación del Distrito “la asociación entre la venta de drogas en el colegio y el Índice de Condiciones Socioeconómicas es prácticamente nula; esto significa que en cualquier colegio de la ciudad, sin importar estrato o condición socioeconómica puede haber venta de drogas”.

poppers-01

Todos los productos se pueden encontrar en ferreterías, tiendas de computadores, misceláneas, papelerías, droguerías o tiendas deportivas si se pregunta por su nombre científico.

La calidad de las sustancias

En Bogotá, la iniciativa Échele Cabeza, proyecto de la Corporación ATS (Atención Técnica Social) realiza un análisis de todo tipo de sustancias psicoactivas para determinar de qué están compuestas y si son lo que dicen ser, con el fin de asesorar y generar alertas tempranas acerca del tipo de sustancias que se encuentran en la calle.

Según la organización “el LSD que se está vendiendo en Colombia no lo es y el 2CB está adulterado”. “Los análisis químicos realizados a muestras obtenidas en Bogotá, Manizales y en Pereira, permiten confirmar que éstas no contenían LSD sino que en realidad esta sustancia corresponde a 25B-NBOMe y 25C-NBOMe, estos hallazgos confirman que actualmente se venden estas nuevas sustancias como si fuera LSD”. Es decir, el consumidor compra drogas más peligrosas que las que cree adquirir.

¿Qué hacer cuando un colegial consume sustancias ilícitas?

El colegio debe pasar un reporte a la Secretaría de educación del Distrito (SED) indicando la problemática que presenta un estudiante y este debe ser remitido a la EPS para realizar los debidos exámenes que indicarán qué tipo de sustancias consumió.

No en todos los casos las sustancias ilícitas quedan al descubierto en estos exámenes, pues cada día los jóvenes logran encontrar maneras de evitar que estos análisis sean exitosos. Según la docente orientadora, consultada por KienyKe.com, los estudiantes ingieren vinagre para mimetizar el efecto de las sustancias. Según ella, también recurren a pastillas de vitamina B, toman leche o hacen bastante ejercicio, prácticas no tan efectivas para disimular los efectos de las drogas.

Cuando el caso es remitido por la misma institución, el costo del examen es menor y más accesible para los padres que son quienes deben cubrirlo cuando no es la EPS quien realiza el análisis. El precio normal de un examen para detectar sustancias ilícitas es de $70.000.

En caso de detectar que un joven consume drogas, la SED no excluye a estos estudiantes del sistema educativo, ya que la idea es ayudarlos brindando orientación y acompañamiento durante el proceso.

El acompañamiento de la policía

La policía realiza requisas en colegios que tienen un alto porcentaje de jóvenes que consumen drogas e indicios de microtráfico. “Ojalá fuera mayor el apoyo, pero creo que es por la misma demanda que no es posible que acompañen más”, afirma la docente.

El comandante operativo de la Policía de Bogotá, el coronel Óscar Pinzón, anunció, después de la muerte del estudiante en Bogotá, que se incrementarán los operativos en las afueras de las instituciones educativas y los allanamientos.

Después de la muerte del estudiante las autoridades capturaron a 22 integrantes de la banda los Piratoba, quienes se encargaban de distribuir las drogas en la localidad de Engativá.