Sigifredo, una historia que desafía la razón

Sigifredo, una historia que desafía la razón

18 de mayo del 2012

El arzobispo de Cali, Monseñor Darío de Jesús Monsalve, acaba de tomar la decisión de oficiar él y convertirse en el único orador de un homenaje póstumo que está programado para el próximo18 de junio, para honrar la memoria de los diputados asesinados por la guerrilla hace cinco años.

El prelado de la Iglesia había convenido con familiares de las víctimas, periodistas y algunas autoridades, que Sigifredo López hablaría en la ceremonia como único sobreviviente de la tragedia, pero su retención por supuestos indicios de que fue cómplice, obviamente hicieron cambiar “el libreto”.

Tras la sorpresa, hay desconcierto. También confusión y voces contradictorias: Desde Estados Unidos, Julián –hermano del diputado asesinado John Jairo Hoyos Salcedo- dice que siempre tuvo dudas acerca del comportamiento sospechoso de López, mientras su sobrino John Jairo, actual concejal de Cali, atribuye la versión de su familiar “a la distancia, al hecho de vivir tan lejos y por tantos años”.

Periodistas de Cali dicen que sobre Sigifredo siempre han pesado conjeturas, suspicacias y recelos por una no comprobada “cercanía” con las guerrillas de las FARC, desde sus tiempos de Alcalde de Pradera, municipio a unos 35 minutos de Cali, literalmente tomado por los subversivos y reclamado insistentemente por ellos como lugar de obligatorio despeje en anteriores diálogos, negociaciones o entregas de rehenes.

El ex gobernador de Nariño, Antonio Navarro Wolf, no encuentra comprensible que a López le acusen de ser cómplice de la guerrilla cuando él mismo (Navarro) debió alertar a las autoridades sobre el apoyo que le estaban brindando “Los Rastrojos”, grupo paramilitar y narcotraficante al entonces candidato al Senado de la República.

“En el municipio de Linares –me dijo Navarro- había un grupo de Rastrojos, criminales de derecha, promoviendo la candidatura de Sigifredo al Senado y ahora sale dizque apoyado por las FARC para secuestrar a los diputados. No entiendo”.

“Cuando vimos los resultados electorales, efectivamente había una votación muy grande de una zona pequeña, una zona rural. Proporcionalmente muy grande a favor de él, o sea que sí hubo intermediación de ese grupo a favor del Doctor López. Me extraña porque los rastrojos se enfrentan a las FARC allá en Nariño. Por eso es que no entiendo que haya podido estar en las dos partes y recibir los dos apoyos, ser amigo de los dos enemigos entre sí”.

El clamor de los familiares de los diputados muertos, de todos los estamentos del Valle del Cauca es, al unísono, “que la Fiscalía entregue rápidamente alguna prueba porque de resultar cierta la especie plantada ante el mundo estamos frente a un monstruo despreciable, que fue capaz de llevar al cadalso a sus compañeros de la Asamblea del Valle y luego engañar a todos con la versión de sus siete años de padecimientos”, me dijo en privado la viuda de uno de los diputados.

No se entendería –piensan otros- que la Fiscalía o cualquier autoridad ponga en la picota publica a un ciudadano inocente, que además acaba de sufrir los horrores del secuestro, narrados magistralmente por el periodista Julio César Londoño, con base obviamente en el relato de Sigifredo. “Ni el embustero más genial es capaz de inventarse una historia tan larga, con tanto detalle y tanta coherencia”, comenta Londoño.

“Yo le preguntaba y le volvía a preguntar sobre detalles, porque a uno también le surgían dudas y él los repetía una y otra vez igual que como los había dicho antes. Nunca pensé que no estuviera diciendo la verdad”.

A López lo acusan de perfidia “delito con nombre de bolero, cuyas letras encajan con su tragedia: nadie comprende lo que sufro yo”, apunta con inteligencia el periodista Gustavo Gómez.

El Representante Iván Cepeda dijo que comparte la perplejidad del país frente al caso, pero obviamente hay que acatar la decisión, a la espera de las pruebas que habrán de conocerse. “Esto desafía la razón. Me cuesta mucho trabajo hacer compatible la historia contada por Sigifredo y la acusación que hoy hace la Fiscalía”.

Hasta el momento nadie conoce las pruebas de la Fiscalía que motivaron la captura del ex candidato a la alcaldía de Cali por el Partido Liberal, cuyo Presidente Simón Gaviria solicitó su suspensión mientras este en curso la investigación que lo sindica de la posible complicidad en el secuestro.