La ignorancia, el arma del poder

12 de diciembre del 2013

Hay que seguir en la lucha en contra de la desigualdad, la discriminación y el poder eterno de algunos.

La sociedad siempre se ha dividido entre el que más tiene, el que mas o menos tiene y el que definitivamente no tiene nada.

Las clases sociales nos han llevado a un punto donde la discriminación, la desigualdad y el poder de unos pocos sobre los demás, son algo normal y del diario vivir, que por supuesto, jamás debe ser normal. En una de las tesis del positivismo, auspiciada por Comte, se comentaba que los industriales debían seguir siendo los dueños de la riqueza y los proletariados, sus siervos. Éstas tesis nos llevan a concluir que el poder lo debe manejar una sola persona.

En el discurso de angostura Simón Bolívar decía: “Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía.”

Bolívar nos antecede lo que puede estar ocurriendo en este momento en Colombia, mandatarios que ya han estado en el poder por dos periodos de cuatro años, quiere seguir gobernando a través de “títeres” y otros, que ya gobernaron, y que le falta poco para terminar su mandato, quiere volver a ser presidentes, entonces, no debemos acostumbrarnos a ser gobernados por los mismos, porque como lo decía el libertador, se originaría aun más la corrupción, aunque eso ya es un mal grave de éste país, pero con las ansias de poder de ésta gente, se nos aumentará.

En Colombia no le damos la oportunidad a nuevos gobernantes, decía alguien en la calle: “Es mejor ladrón conocido, que ladrón por conocer”, frase que me indignó totalmente, por esas personas acostumbradas a un gobernante, es que no avanzamos, por ejemplo, Cesar Pachón, líder campesino, representante del movimiento “Dignidades por Colombia”, comenzó una campaña para su candidatura a la  presidencia, además, recogió firmas también para las listas al senado y cámara, pero como en Colombia para gobernar y llegar al poder se necesita dinero, no le avalaron las candidaturas por el simple hecho de no tener el dinero exigido por la ley para ser candidato. Éstos hechos le quitan la oportunidad a muchas personas que en realidad quieren gobernar con honestidad y transparencia, gracias a todas esas leyes absurdas.

Desde hace miles de años las sociedades se han dividido, los seres vivos tienen ese instinto; el hombre domina al animal, el macho a la hembra, los reyes a sus súbditos, los políticos a sus votantes, etc… siempre hemos tenido esa linea de poder.

Un ejemplo es la discriminación que han vivido los afrodescendientes, por parte de los “blancos”, algo por lo que luchó por tantos años el gran Nelson Mandela (QEPD), los seres humanos y el mundo, no se puede permitir esta clase de discriminación, esto le hace un daño a la paz y buen convivir entre sociedades, pero qué podemos esperar de éstas tradiciones ancestrales, llevamos cientos de años utilizando a los afrodescendientes como esclavos y eso que hasta hace poco es que se abolió la esclavitud, aunque surgieron otras formas de esclavizar a la gente.

Miremos tres ejemplos donde la desigualdad social es notoria:

1) En la iglesia: Los tiempos han cambiado, la sociedad ha avanzado a un ritmo frenético, por lo tanto a la iglesia le ha toca unirse a este avance para mantener a sus feligreses contentos, entonces, si el mundo ha avanzado tanto y la iglesia le quiere seguir el paso, ¿por qué los católicos no aceptan de una vez por todas a los homosexuales? (Aclaro algo, yo estoy de acuerdo con el matrimonio homosexual, pero en total desacuerdo con la adopción) La iglesia con eso le enseña a una generación de jóvenes y por qué no, a los adultos, a discriminar a personas que por alguna razón, decidieron seguir otro camino dentro de su sexualidad.

2) La educación: Al Estado Colombiano se le llena la boca diciendo que en Colombia la educación es gratis, que se le brindan a todas las personas las oportunidades para estudiar, ¡MENTIRA! tantos niños en las calles que están sin estudiar, que trabajan para poder mantener a una familia. Gracias a la desigualdad, los que pueden llegar a grandes universidades, son los que tienen el dinero, los que nacieron “en cuna de oro”, como dicen coloquialmente.

3) La salud: Este es un ejemplo claro de la discriminación y desigualdad. Vaya una persona pobre, sin dinero y sin carnet de salud, a un hospital o clínica con una emergencia de salud y dígame si lo van a atender de una vez, estos establecimientos prefieren ver muerto a esa persona pobre, antes que atenderlo. Pero que llegue el hijo del político importante con un dolor de cabeza, corren a a tenderlo. Esas son los grandes avances en salud que tiene el país.

Todo esto nos lleva a un último punto, y es la ignorancia electoral, la ignorancia de las masas, como las minorías elitistas son las que tienen estudio, las que pueden costearse un doctorado en Harvard, además que pueden conseguir altos cargos en los gobiernos, se dedican a mantener al pueblo en la ignorancia. Usted qué cree, por qué no le invierten dinero a la educación. Al poder le interesa que los que votan gracias a una paca de cemento o a veinte mil pesos, sigan votando así. Que grave sería para un gobernante que el pueblo fuese inteligente, sabio, que sepa cómo votar y que sepa lo que está haciendo, si eso sucede, se les acabaría la “guachafita” de estar robando y llenando de corrupción al país.

Algo muy bueno si he notado en las últimas décadas, los índices de ignorancia han disminuido, las personas se han levantado en protestas, están tratando de estudiar, sea como sea, el voto ha cambiado de parecer, se vota más por opinión y no por convicción.

Hay que seguir en la lucha en contra de la desigualdad, la discriminación y el poder eterno de algunos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO