Río Ranchería, más desviación

20 de septiembre del 2012

Estas multinacionales, no quieren aprender a respetar el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible.

Fuente Imagen: Portal Vallenato

Uno de los lugares más emblemáticos de la Costa Atlántica es el Río Ranchería, ubicado en inmediaciones de los departamentos de Guajira y Cesar, zona que también se caracteriza por la presencia de minas de carbón y por tener un orden público muy enturbiado (y que no vengan a decir que estuvo calmado durante la seguridad democrática, que eso no fue cierto). El hecho de que se encuentre ubicada por allá la mina de carbón a cielo abierto más grande del mundo, ha dado pie para que las multinacionales merodeen la zona como aves de rapiña para ver si logran sacar su buena tajada económica, sin importar el bienestar de la región comunitaria (por supuesto, contando con un Estado pasivo e indiferente). Afortunadamente los wayuús no se han dejado meter los dedos en la boca y han estado en pie de lucha para defender el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible, cuya muestra representativa es el río. Este es un digno ejemplo que deberíamos seguir los colombianos.

Y precisamente, como una muestra de esta entereza, se tiene la siguiente carta de defensa del río, realizada por Vicenta Siosi, una líder de la comunidad, preocupada por los terribles efectos colaterales que se podrían dar por el hecho de desviar de cauce el cuerpo de agua, en una zona desértica, donde todavía no se ven los beneficios de las supuestas regalías del carbón, y al contrario, se ven las enfermedades y los problemas de violencia. El pasado 7 de junio en la columna “Carta Guajira Ambiental”, donde se leyó e hizo un pequeño análisis de la carta enviada por esta valiente mujer, y de la cual, se extraen los siguientes apartes:

“Doctor Juan Manuel Santos. Presidente de la República de Colombia. Respetuoso saludo. Le escribo desde Pancho, una aldea wayuu con casas de barro y techos de zinc, que se levanta en la margen derecha del río Ranchería, el único río de la Media y Alta Guajira. Decenas de rancherías circundan Pancho porque los wayuu vivimos diseminados por este desierto que Dios nos dio. Las gentes por aquí viven de la pesca. Aún los niños capturan lizas, bagres, bocachicos y camarones que son nuestro alimento. Las mujeres recogen cerezas, iguarayas, mamoncillos cotoprix, coas silvestres para venderlas. El otoño, con sus truenos escandalosos nos avisa de las lluvias, y se preparan las huertas para el frijol, la patilla, la auyama y el maíz. Recoger la cosecha es un gozo indescriptible. Algunos wayuu tienen rosas permanentes junto al río. Con gran esfuerzo, cargan el agua con valdes y riegan mata por mata. Otros toman barro y agua del río para fabricar ladrillos destinados a la construcción de viviendas citadinas”.

 

“Con el barro blando de las orillas las niñas fabrican muñecas, tacitas y platicos que secan al sol. En un libro del Cerrejón titulado: ‘Resumen del proyecto de expansión para grupos de interés’, en su página 60, dice que el cambio climático global (CCG) nos afectaría: ‘El clima en la Guajira podría tornarse más cálido y seco, con una disminución en la pluviometría de 5 a 10 %. Los glaciales de la sierra nevada de Santa Marta podrían desaparecer hacia el año 2050, lo que afectaría la disponibilidad de fuentes de agua en la región’. ¿Cómo será la vida del wayuu sin el río Ranchería?”.

 

“¿Por qué cambiaríamos nuestro único río a cambio de regalías? Al final de la reunión concluyeron que sería una gran obra de ingeniería y que las cosas seguirían igual. A lo que una jovencita de la comunidad preguntó. ‘Si todo permanecerá Igual ¿Por qué nos quieren compensar? Nuestro transcurrir en la península Guajira gira alrededor del río, él es la gracia y la vida aquí’. Señor Presidente, por favor no permita que la empresa extranjera Cerrejón destruya el acuífero que mantiene el Ranchería y seque la única fuente de agua que poseemos. Si se licencia el traslado y empezamos a padecer los perjuicios, no podremos volver atrás, el daño es irreversible”.

 

Aunque los tradicionales medios de comunicación, han tratado de callar este tema, seguro para no afectar el camino sin freno de la Locomotora Minero – Energética, sin importar que se lleve por delante la Locomotora Ambiental y Sostenible, seguro para tratar de quedar bien con el Gobierno Antecesor (de Santos a Uribe), por lo menos han empezado a correr otras voces de apoyo a la labor de Vicenta. Un claro ejemplo es el blog Río Ranchería, donde primero se resalta a los principales dueños de la mina del Cerrejón (BHP Billiton – propietaria también de Cerromatoso, con una prórroga polémica, antiambiental y antisocial, Xstrata y Anglo American, estás dos también con sus cuentos). El proceso de consulta con la comunidad ha estado plagado, según lo denuncia el portal, de falta de información por parte de las multinacionales, y por ende, las comunidades no tienen la suficiente confianza para darle el visto bueno a dicho proyecto.

Otro ejemplo claro es el Portal La Silla Vacía, resalta el apoyo de ONG´s europeas y americanas a las comunidades guajiras bajo el programa “al Río Ranchería nadie lo desvía”. Si bien, se afirma que aún no se había presentado la solicitud formal de la licencia ambiental para “semejante obrita”, según el Presidente del Cerrejón, no vale la pena hacer una escandalera (tan fresco el doctor), ya que solo sería una de las posibilidades que se estarían contemplando (pero si ha generado mucho resquemor es porque hay algo más); pero el año inmediatamente anterior, el Cerrejón en un informe describió el proyecto de expansión minera llamado liwo´uyaa como la clave del crecimiento y progreso, puesto que permitiría la explotación del carbón que se encuentra debajo del Ranchería. Por todo esto, las directivas de la multinacional supuestamente han salido a decir que el desvío no es la única alternativa. Pero sería bueno preguntarles a los mismos, sobre, ¿si han pensado en que podría pasar con el agua del río en el caso, bien sea hipotético o real, de realizar este proyecto? Aunque lo más probable es que con bolsillos llenos, no lo hayan hecho.

PD1: Gina Parody como Alta Consejera del Gobierno para Bogotá, tiene todas las de ganar frente a Petro.

PD2: Los SITP´s de Bogotá y Cali son una vergüenza, cero planeación y requiriendo millones adicionales para su terminación.

PD3: Diálogos de Paz, ¿qué tanto se puede confiar en la sensatez de las FARC, con base en hechos anteriores?

PD4: Rechazo total contra las amenazas de muerto al periodismo ambiental samario.

PD5: Donde se pueden ver muchas improvisaciones, la respuesta es Colombia, como el nuevo slogan de promoción.

PD6: Ay, la Procuraduría se está convirtiendo en un Centro de Fanatismo Religioso y Derechista demasiado inconveniente para el país.

PD7: Si la Cámara de Comercio de Pereira piensa que perjudicando a Manizales y Armenia van a encontrar soluciones, se fregaron con jota.

PD8: Da risa la propaganda de apoyo de Pacific Rubiales a la Selección Colombia de Futbol.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO