“Si errores cometí”

“Si errores cometí”

9 de Noviembre del 2015

Fiel a sus aires de bardo excelso de insondables silencios, el expresidente Belisario Betancur se ha sentido en la obligación durante esta semana, que se cumplen treinta años de una de las más graves tragedias colombianas del pasado siglo y que ocurrió durante su mandato –la toma del Palacio de Justicia–, de acudir a la figura del hipérbaton para referirse por primera vez en todos estos años, de paso y poéticamente que es lo suyo, a propósito de su nefasta gestión durante ese episodio: “Si errores cometí, pido perdón a mis compatriotas”.

De entre el cúmulo de artículos, entrevistas y reportajes de esta semana, a propósito de esa infausta efemérides, destaco de manera muy especial la entrevista que hace El Tiempo al actual ministro de Justicia colombiano, Yesid Reyes, por la entidad de quien habla y por los datos que aporta. El ministro es hijo del entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alfonso Reyes Echandía que murió en ese asalto.

Los hechos son muy conocidos, por lo menos en Colombia. Había en el país un movimiento guerrillero con nombre de ruta de autobuses urbanos, M-19, y cuyo origen es absolutamente folclórico: el fraude electoral que se cometió a favor del político conservador Misael Pastrana en 1970, y que perjudicó a un ex dictador que quería volver al poder, Gustavo Rojas Pinilla.

El M-19, financiado y alentado por los carteles del narcotráfico que entonces se oponían de manera encarnizada a la extradición, ocupó el Palacio de Justicia en Bogotá el 6 de noviembre de 1985 para tratar de que se aboliese la extradición. Los guerrilleros tuvieron rehenes a 350 magistrados, consejeros de Estado, servidores judiciales, empleados y visitantes del edifico sede de la justicia.

Tras la incursión guerrillera, la Policía y el Ejército emprendieron la retoma del Palacio a sangre y fuego. La toma concluyó tras veintisiete horas de asedio y con un saldo de casi un centenar de muertos, entre ellos el presidente de la Corte Suprema, Reyes Echandía (que murió, según todos los indicios, por un solo tiro disparado por la fuerza pública). Bien, durante todo ese tiempo el presidente Betancur, estuvo ausente.

Curzio Malaparte ilustra en su obra más famosa, las varias formas de golpe de Estado que existen. La que sufrió Betancur es de manual. Los colombianos esperan de Betancur que lo diga y que se deje ya de poesía, que se le va agotando el tiempo y todos sabemos que estuvo en manos de los militares que hicieron lo que les dio la gana.

Los del M-19 fueron unos delincuentes impresentables, lo ha dicho hasta Popeye, el sicario jefe de Pablo Escobar: “Nosotros lo habríamos hecho mejor”; pero el Ejército y la Policía, queriendo resarcirse de las humillaciones que habían sufrido a manos del M-19, se pasaron de frenada.

Diga ya, señor Betancur, que usted estuvo en manos de sus militares. Haga como Tony Blair, que en estos días nos dijo lo que todos sabíamos: que el mierdero que vive hoy el mundo con el Estado Islámico es gracias a la chapuza de la invasión de Irak.

Dígalo señor Betancur y verá que se queda usted más tranquilo. Y nosotros también.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.