Usuarios, coautores del caos en Transmilenio

20 de febrero del 2014

tm-pop-up

Lo ocurrido hace algunos días en el Transmilenio con las protestas en el Portal Banderas y en el de Suba, es un reflejo de lo desbordada que está Bogotá.

No hay que desconocer que hay un problema serio de gerencia, de logística, de falta de planeación y de deficiencias en las frecuencias en horas pico, entre otros.

Pero cientos de usuarios del sistema son coautores del caos. A continuación, para recordar, tan sólo algunas de las situaciones reprochables:

–          Mal comportamiento, por ejemplo, en momentos de subir y bajar de un articulado. No se supone que primero bajan unos y luego suben otros. Esto no se cumple. Esto es un asunto de comportamiento ciudadano.

–          Será que Petro es responsable de que enfermos mentales se suban al Sistema únicamente para hostigar a una mujer. Sobre este particular,  dos autoridades como  el Alto Consejero para la Seguridad y la Convivencia de la Presidencia de la República, Francisco Lloreda y el director general de la Policía, Rodolfo Palomino, dijeron ante los medios de comunicación que en vez de pensar en vagones exclusivos para las usuarias, se debía invertir en campañas y más seguridad o esperar un buen comportamiento de la gente. ¡Por favor señores no estamos en Zurich o Berlin!. Esto es Cundinamarca, no Dinamarca.

– Es cotidiano ver la cara de satisfacción de algunos usuarios cuando pisan, empujan y entran como sea, así atropellen a un  adulto mayor, o alguien en condición de discapacidad o a un niño.

–   Aún las personas sabiendo que es latente el peligro de que les roben el celular en Transmilenio. Miles usan su móvil, chatean y se olvidan del mundo sin tener en cuenta que al lado puede estar el ladrón. No debería ser así, pero es dar papaya.

–   El colapso de Transmilenio es un fiel reflejo de la ciudad. Unas personas con afán de llegar a su destino, sin importarle atropellar a las demás. El concepto de: ¡primero yo!

– Muchas veces personas ocupan las sillas azules sin ser discapacitadas o adultos mayores y se molestan porque les piden que cedan el lugar o se hacen los dormidos.

–    Se supone que los usuarios deben transitar a la derecha y no lo hacen. Asunto que complica la movilidad en portales y estaciones, sobre todo en las escaleras.

– Miles de personas no aprenden y continúan arriesgando su integridad ingresando al sistema sin pagar. Algunas saltando los separadores, otras forzando las puertas de los vagones, lo que genera deterioro en los equipos. Eso sin contar las que trancan con alguna parte del cuerpo las puertas mientras llega el articulado.

– Otras personas deciden estar en el sistema y convertirlo en un lugar para agredir a otro y hasta ocasionar muertes.

Hasta donde llega la responsabilidad individual, la conciencia ciudadana, el ego. Y buscamos culpar a los demás.

Infortunadamente algunos seres aprovechan el desorden para alimentar su ser depredador.

La ciudad se transforma, si sus ciudadanos cambian. Ahí les dejo.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.