C. S Lewis

22 de noviembre del 2010

A los quince años se declaró ateo, de adulto recuperó su fe y es considerado uno de los escritores cristianos de literatura infantil más importantes del siglo XX, es el autor de Las crónicas de Narnia, obra que fue traducida en más de 41 idiomas y que ha venido más de cien millones de ejemplares. […]

C. S Lewis

A los quince años se declaró ateo, de adulto recuperó su fe y es considerado uno de los escritores cristianos de literatura infantil más importantes del siglo XX, es el autor de Las crónicas de Narnia, obra que fue traducida en más de 41 idiomas y que ha venido más de cien millones de ejemplares.

Los animales y las narraciones fantásticas protagonizaron sus primeros escritos. Su influencia literaria estuvo marcada por Kant, Shopenhauer, Morris, Yeats, Tennyson, Voltaire y obras como Sigfrido y el ocaso de los dioses, envueltas en un contexto nórdico que se convirtió en una obsesión para él.

Estudió en la Universidad de Oxford gracias a una beca, con el tiempo se convirtió en profesor de literatura por más de 25 años. En 1925 conoció a J. R. R. Tolkien, poeta y escritor, fundaron un club de intelectuales llamado Inklings para discutir sobre literatura y filosofía en 1939, donde también participaron  Charles Williams y Owen Barfield.

Publicó treinta obras, se destacan Fuera del planeta silencioso, Los cuatro amores, Cartas del diablo a su sobrino, y Mero Cristianismo. El último libro que publicó fue Mientras no tengamos rostro, producto de su mejor momento como escritor. Lo que mejor definiría a Lewis sería decir que pertenecía a esa maravillosa tradición de la lengua inglesa que dado que entendían de qué estaban hablando no se escondían en lenguajes retorcidos y tenían el buen hábito de escribir claro.

Se casó a los 58 años con Alegría Davidman Gresham, quince años menor que él, quien murió al poco tiempo a causa de un cáncer. Lewis quedó al cuidado de sus dos hijos Douglas Gresham y David. El crítico, académico y novelista inglés murió el 22 de noviembre de 1963.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO