¿Quiénes fueron los tres Reyes Magos?

¿Quiénes fueron los tres Reyes Magos?

6 de enero del 2018

El 6 de enero no sólo significa el fin de la navidad. También es un día para recordar la llegada de los tres Reyes Magos a visitar a Jesús en Belén. Antes de conocer un poco su historia es bueno saber que el calificativo de magos se le da no porque fueran capaces de hacer magia, sino porque en esos días, en Medio Oriente se le decía “magos” a las personas sabias.

El origen del mito de los Reyes Magos está en la Biblia. Mateo no habla de tres, ni da sus nombres, ni que fueran reyes. Escribió “Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo: «¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?”. (2, 1-2)

“Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra”. (Mateo 2, 11-13)

A partir del siglo III se estableció que eran 3: uno por cada regalo. Antes se decían que pudieron haber sido más. Incluso tradiciones cristianas como la ortodoxa sostienen que pudieron haber sido 12 incluso.

En cuanto a los nombres, Melchor, Gaspar y Baltazar, aparecen por primera vez en un cuadro del siglo VII. En la imagen, hecha por San Apollinaire Nuovo se ve a los tres hombres, vestidos al estilo persa. Luego, en el siglo XV se hizo popular que cada uno representaba a las tres razas imperantes en el mundo: los europeos, los asiáticos y los africanos.

La historia ha ido cambiado con el paso de los siglos. La más aceptada por todos empezó a tomar forma apenas a finales del Siglo XVIII. Entonces se dijo que, llegados de Oriente, tres Reyes Magos habían seguido una estrella que les mostraba el camino al lugar en el que había nacido el Rey de los Judíos.

Antes de llegar a su destino pasaron por Jerusalén y, pensando que el rey era Herodes, hablaron con él. Los asesores del monarca les informaron que, de acuerdo a las profecías, el mecías debía nacer en Belén como lo había dicho Miqueas.  Entonces los Reyes Magos partieron, después de decir a Herodes que a su regreso le revelarían el lugar de nacimiento del niño. Ese fue el impulsó que llevó al rey a cometer la masacre de los Santos Inocentes.

La historia tiene final feliz: los Reyes Magos siguen la estrella, hallan a Jesús y lo adoran.