Sid Vicious

Sid Vicious

2 de febrero del 2013

Cuando su mamá, su novia y amigos lo encontraron muerto en una cama al día siguiente de la fiesta de salida de la cárcel, también encontraron una jeringa, una cuchara y la bolsa de heroína que su mamá había mandado pedir esa noche para alegrar la fiesta. Los médicos forenses declararon que había muerto por sobredosis posiblemente por error, a causa de una tercera dosis demasiado fuerte. Sin embargo, al poco tiempo se encontró una nota suicida escrita para ella, que decía:

“Teníamos un pacto de muerte, y debo mantener mi parte del trato. Por favor entiérrame al lado de mi nena con mi chaqueta de cuero, mis jeans y mis botas de motociclista. Chao”.

John Simon Ritchie, más conocido como Sid Vicious, imagen por excelencia del punk inglés, murió a los veintidós años,  no por error, sino por elección, como le corresponde a un punkero, y además, por mantener un pacto de muerte con la novia que nunca recordó haber asesinado, para todavía más estilo punkero. En efecto, la nota suicida se refiere a su novia gringa, Nancy Spungen, con la que Sid Vicious se había ido a dormir una noche en un hotel en Manhattan, para encontrarla al día siguiente muerta y con un cuchillo atravesado en el pecho. Recordaba vagamente el cuchillo, pero aseguró ante el juez haberse quedado dormido cuando ella aún vivía. Dio tantas versiones tan contradictorias de esa noche, que el juez lo dejó salir bajo fianza, pero Sid Vicious habría de volver a la cárcel, esta vez por un buen tiempo, tan solo unos meses después, cuando golpeó al cantante de otra banda no suficientemente punkera.

Cuando todo esto ocurrió ya se habían desintegrado los Sex Pistols, después de una pelea en San Francisco. La banda, en contra de las apariencias, fue formada tan solo un año antes por el manager Malcolm McLaren, ávido explotador del auge del punk, quien contrataba a los músicos, les escogía un instrumento y les daba el tema de las canciones. Sid Vicious entró a tocar el bajo, y fiel a su compromiso punkero, sin saber tocarlo. Dicen que una noche se metió unas pepas, se sentó con su bajo  un disco de The Ramones y por la mañana ya sabía tocar. Pero en la grabación del disco el bajo tuvo que grabarlo el guitarrista.

Muchos consideran a los Sex Pistols una traición al verdadero espíritu del punk, orquestada por un manager ávido de dinero. Pero otros dicen que más punkero aún que tocar en una banda de garaje es tocar para una banda de mentiras, sacarle la plata, gastársela en drogas y morirse joven, para ejemplo de futuros punkeritos. De ser así, Sid Vicious es sin duda el personaje más representativo de toda la historia del punk.