28 mil millas alrededor del globo - Parte II

Publicado por: maria.vargas el Vie, 22/01/2021 - 12:33
Share
Por: CN (RA) Mario Rubianogroot Román, “Papayo el Velachero”.
CN (RA) Mario Rubianogroot Román, “Papayo el Velachero”.

LOS SONIDOS DEL MAR. Tomado del libro “Veleros” de la editorial Valeria Manferto de Fabianis, (pág. 248 a 250) y adaptado al “Gloria” 

Olas Anómalas han venido haciendo daño en los últimos años; pérdidas de 200 superpetroleros (el que nos tocó cuando salimos de Sudáfrica y al SE de Madagascar en 1970) y las estadísticas sobre embarcaciones que se han hundido en los fondos oceánicos nos habla de una media de dos barcos por semana.

  • 1958 en Alaska, el derrumbamiento de una ladera de una montaña creó un par de olas gigantes que se abrieron a lo ancho hasta destruir quien sabe que, quien sabe dónde.
  • 1987 en el Ventisquero “Ana María” (Canales patagónicos chilenos), cuando se desprendió un glaciar e hizo un tremendo ruido; seguramente provoco un Tsunami, que siempre afecta el litoral.
  • 1989: el Elizabeth II se topó con una ola gigante de 29 metros.
  • 2001: el barco de pasajeros “Bremen” fue sacudido con una ola de 30 metros.
  • 2001: el “Caledonia Star”, fue cubierto por una ola de 40 metros.

“Sin embargo, para encontrar un mar difícil no nos hacen falta anomalías. Cuando oigo hablar a alguien de mar gruesa, da temor. En seguida me doy cuenta de si aquello de lo que se habla es imaginación o realidad. Lo acepto porque, como todos los marineros recuerdo…”. “… Recuerdo que retumbaba la ola, tenía su propia voz, vibraba como una membrana escondida en una garganta para emitir un chillido físico, poderoso y asustador. Que el fuerte viento me dejaba sordo, al golpear la jarcia firme, las guayas, las burdas, los brandales, los obenques, los estays y quinales y el estrepito aumentaba cuando el mar se disponía al asalto inmediato. La ola nos levantó como si el bergantín fuera un madero ingrávido. Continuamos, pero no había velocidad suficiente como para alejarnos del lugar.

Nos alcanzó antes de tiempo golpeando duro contra la amurada, embarcó a bordo y note que no era solo forma, sino también que tenía un peso imponente. La ola nos estaba arrastrando.

El “Gloria” se adrizó (enderezó). El agua se filtraba a través de los imbornales de los trancaniles y, mientras la tripulación (los que estaban en el alcázar) se situaban en un lugar más seguro (¿?), a bordo solo me flotaba una pregunta: “¿Cómo será la próxima?”.

HUSO HORARIO, ECUADOR GEOGRAFICO Y MERIDIANO 180º

Trataré de explicarlo, de la manera más sencilla.

Huso Horario

El Mundo está dividido en 24 Husos Horarios, con los polos geográficos como extremos. Cada Huso está determinado por el meridiano que lo divide y cada uno de estos meridianos centrales está separado de sus meridianos vecinos por una longitud de 15° (grados sexagesimales). Los Husos están numerados de 0 a 23 (de Este a Oeste) a partir del meridiano de Greenwich; es de anotar que este meridiano elegido en forma arbitraria para determinar las longitudes, debe su nombre a la localidad inglesa tomada como referencia.

En cualquier punto del huso, la hora legal es la hora local de su meridiano central. Esa hora local se obtiene añadiendo a la hora universal (la de Greenwich) un número de horas correspondiente al número del huso. Así, teóricamente cuando son las 12 horas en Greenwich (huso número 0), son las 7 horas en Colombia (huso número -5). La operación matemática es 12h – 5h = 7 horas. ¿Claro?

Saltamos al “Ecuador Geográfico”, que es el círculo máximo imaginario, equidistante de los polos, que divide la Tierra en dos hemisferios: el Norte y el Sur. La línea del Ecuador forma ángulo recto con el eje de la Tierra y, a partir de ella, se miden las latitudes hacia el norte o hacia el sur en grados sexagesimales hasta 90° (latitud en los polos); la latitud en cualquier punto del Ecuador es siempre 0° (grados).

Por último, el Meridiano 180°, llamada también la línea internacional de cambio de fecha, que es una línea irregular trazada sobre el Océano Pacífico, próxima al meridiano 180° y que en muchos lugares coincide con él. Señala el lugar en que los navegantes adelantan o retrasan un día la fecha en un viaje transoceánico. Al Este de la línea es un día antes que al Oeste de la misma. Cualquier viajero que recorra el globo en dirección Este (es el caso nuestro en el Gloria 1970) disminuye el día una hora por cada 15° de longitud que recorra (en otras palabras "adelanta" el reloj una hora), ya que el viajero va en sentido contrario al movimiento aparente del sol; en el momento en que nosotros llegamos al meridiano 180° estábamos “adelantados” 17 horas con relación a Colombia, pero al cruzar el 180° quedamos “atrasados" 7 horas con relación a nuestro país (17+7=24). Aclaremos: nosotros que nos dirigíamos hacia el Este, al cruzar el 180° “repetimos” un día (24 horas), con el fin de compensar esa aparente pérdida de tiempo.

TURNOS o GUARDIAS:

A bordo de los Buques y Barcos, hay dos tipos de turnos (guardias): la de Mar y la de Puerto. Toda tripulación de una nave está dividida en tres (3) guardias. Hay excepciones en algunas naves como “Plataformas Petroleras” y otras cuya actividad es particular.

En el Mar: se parte de las 00:00 horas. Veamos el cuadro de manera explicativa:

turnos en el mar

De tal forma que a partir de las 16:00 horas hay dos guardias que solo duran dos horas y se llaman “Guardias de Perro”, con el fin que haya “Rotación” de los turnos cada 24 horas.

En el puerto, la situación es distinta y la duración de la guardia es de 24 horas, o sea un día entero. Lo que quiere decir que, si el buque permanece en puerto 3 días, cada día habrá una guardia, que es la tercera parte de la tripulación.