América: a 40 años del primer título

Publicado por: admin el Jue, 19/12/2019 - 11:33
Share
Por: Esteban Jaramillo Osorio.
esteban

Cuando hablo de América, no puedo pasar de largo, ante la mezcla de angustias y esperanzas, que matizan su historia, con sus latidos entusiastas que le dan bravura al equipo, y activan la llama de la ilusión, por siempre.

Por eso, y con especial respeto, adhiero a la celebración de los 40 años de su primer título.

Imposible me resulta no recrear mi memoria con aquel América, el de antes, el que conocí y disfruté. Vivía yo en Cali, al lado del estadio.

Tiempos inolvidables. Daba mis primeros pasos como periodista primíparo, y salsero aprendiz, llegado de la loma, Manizales.

Escuchaba en las noches, sin tv, a Palmieri, La Ponceña, al Gran combo y a Piper pimienta Diaz, en un pequeño radio de pilas que cuidaba como un tesoro.

A Celia en “Tres días de carnaval”, a Lavoe en el “Día de mi suerte”. A Rubén Blades con “Plástico” y “Pedro Navaja. Niche estaba en formación y Jairo Varela, mi eterno amigo, sacaba la cabeza, prometedor, en las divisiones inferiores de la música. Me apasione por la Fania y tomaba café, el de la calidad certificada, donde Don Pepino Sangiovani el presidente inolvidable, en Candelaria.

Compartía con Pachequito, el utilero del equipo y con “el duende”, inconfundible por lo hincha y por lo feo.

Escuchaba a Mario Rozo, “el cabezón”, cuando tronaba su voz con el ruidoso ¡“Viva América”¡

No olvido tampoco a doña Stella Castellanos y a Orteguita, con su casa, en Palmira, pintada toda de rojo, con el suelo verde, para pisotear simbólicamente al rival encarnizado, Deportivo Cali; a Doña Beatriz Uribe, la gerente, que me atendía como un rey en la sede del Barrio Versalles, donde Mao, el decano periodista, me decía que vivían los ricos!

“América pasión de un pueblo”, el de Alfonso Bonilla Aragón, don Raúl Echavarría Barrientos y Luis Eduardo Cardozo Estrada. El del viejo Willy, Cabañas, Gareca, Falcioni, el pitufo y el Palomo.

Estuve en el primer título, el que rompió las maldiciones de garabato después de 50 años de espera. Con el Dr. Ochoa, maestro aventajado; con “la fiera” Cáceres, Cañón, Reyes, el hombre de hierro; chonto Gaviria, Bataglia, “el sordo”Ferrin y “pitillo” Valencia. También con “macuco” Alegría Valencia, Pascuttini, con Gay y con González Aquino. Con Muñoz Castro, Lugo, Chaparro, Congote, “el Niño” Quiñonez y Silvio Quintero. A todos los entreviste. ¡Qué tiempos aquellos¡

Hice, no lo niego, de “Aquel 19…”, de Alberto Beltrán, una de mis melodías favoritas, al igual que, de Varela y Niche, “Mamá, papá, llévame al estadio…”

Por esto entiendo las razones de América para ser la pasión de un pueblo. Por la congoja cuando llegan los aprietos y la fortaleza para salir de ellos. Por su vida actual, llena de sufrimientos o de ambiciones de triunfo, que tiene un sabor distinto. Como no admirarlo si hasta transmití por televisión, aquel fallido intento de título en la libertadores del 87 en el Nacional de Chile ante Peñarol, uno de los dolores mas grandes de su historia, del que se rehízo con el tiempo.