Carlos Salas
Carlos Salas Silva

Aquí como allá

Da igual si escucho acerca de lo que viene ocurriendo en Chile o en Perú, de lo que significa el retorno de Luis Ignácio da Silva, auto apodado Lula, al poder en Brasil, de la gestión populista de Sánchez en España, de los malabares de los Fernández para mantenerse en el poder en Argentina, de los narco gobiernos de Venezuela y Bolivia, del remedo de democracia en Chile, de la seudo democracia de los Estados Unidos, manejado por un personaje de tan poca relevancia como lo es Biden, o de nuestro pobre país en manos de un personajillo que dirige y actúa una, por demás, disparatada opereta, para concluir que hay una trama que trasciende fronteras como parte de una agenda globalista en la que los mandatarios de los diferentes países han sido puestos ahí a través de una manipulación del electorado y una estructura de fraude, que se aplica de manera sistemática, con el fin de que sean aquellos que se presten a ser las marionetas que siguen dócilmente lo que está determinado previamente en lo que llaman la agenda 20 30, los que ganen las elecciones.

El caso de Colombia, si fuese seriamente estudiado, sería paradigmático y se podría comprender lo que ocurre en otros lugares del mundo como parte del llamado Gran reseteo y del Nuevo orden mundial. A pesar de que algunos analistas en nuestro país se han ocupado del asunto, sus reflexiones no llegan sino a un número reducido de personas. No es el caso de Chile o Argentina, entre otros, que tienen una constante presencia los elaborados programas y documentales que se transmiten por las redes teniendo gran acogida.

Colombia, desde hace décadas, es un campo de experimentación cuyos conejillos de indias somos los millones de habitantes de este país. El devenir de su política es de una siniestra coherencia que entenderíamos si le echáramos una cuidadosa mirada al pasado, lo que contrasta con la manera como se ha venido ocultando. Si se analizara esa línea temporal podríamos intuir hacía dónde nos están llevando como borregos. Por mi parte puedo decir que es un futuro muy sombrío el que tenemos por delante.

Mis fuentes diarias de información van desde el programa Contracultura y los analistas de Los Liberales, Morás y Martínez Laje, pasando por La Voz de Vidal y Lorenzo Ramírez hasta China en Foco por mencionar los que más frecuento. El panorama que cada de uno de ellos presentan es para ponerse a temblar, pero, como bien dice César Vidal, a los poderosos los vemos grandes porque estamos arrodillados y ya es hora de ponernos en pie.

Tener a la cabeza del gobierno a un personaje de tan poca altura intelectual y moral que arrastra consigo una banda de ineptos que están haciendo de las suyas gracias a un vergonzoso congreso y a una justicia que no es menos vergonzosa, no es porque si. Sin la determinación de quienes realmente tienen las riendas del asunto y de aquellos que mueven los hilos del poder no habría tal situación. Y no es algo que por cosas del destino se dé, todo ha venido siendo fríamente calculado.

No sé podría entender que la tan pomposamente mencionada como la democracia más estable de la región haya caído tan bajo si no se tienen en cuenta los factores externos que han influido decididamente para ello. Con tan solo mencionar el Foro de Sao Paulo sería suficiente, pero hay más. El Grupo de Puebla acaba de tener su encuentro en Colombia lo que no es una simple coincidencia. También ha pasado de agache el Acuerdo de Princeton que construyó la agenda que se ha venido cumpliendo en nuestros países. Y más, el Foro de Davos y los organismos transnacionales trabajan en llave con los falsos filántropos Soros, Gates, Musk, Bezos y otros de su calaña para llevarnos a un mundo en dónde sin tener nada seremos felices y hasta viviremos sabroso.

En el camino de Samper, Pastrana, Uribe, Santos y Duque hasta llegar a Petro, después de mirar con atención los acontecimientos desde una perspectiva global y siguiendo lo previsto por la agenda globalista, no había sino un paso. Nada nos sorprende, pero si nos llena de decepción y vergüenza por haber sido víctimas propiciatorias al engaño.

Creado Por
Carlos Salas Silva
Más KienyKe
El candidato a la presidencia y actual mandatario compartió con sus seguidores cómo se estaba sintiendo tras confirmarse que padecía covid-19.
Clubes deportivos del país enviaron un mensaje de apoyo al presidente de la Federación de Fútbol tras arresto en EE.UU. que suscitó muchas reacciones.
Gobierno colombiano espera que este año sean aprobadas las reforma a la salud y la laboral.
Autoridades acusan a dos criminales por homicidio de líder Lucas Villa en protestas en Colombia, ¿qué se sabe?
Kien Opina