Compra, prueba, viaja y disfruta a lo colombiano (con precaución)

Publicado por: maria.vargas el Sáb, 31/10/2020 - 12:23
Sharekyk
Por: David Barguil.
David Barguil

En esta columna queremos hacer un llamado a la ciudadanía, así como a los actores gubernamentales, empresas privadas y organizaciones sociales para que nos unamos e iniciemos juntos una campaña para comprar producto colombiano, explorar nuestra gastronomía, recorrer nuestro país y asistir a eventos virtuales o no multitudinarios con el sello nacional. Si bien es cierto que debemos seguirnos cuidando y mantener las normas de bioseguridad para no contribuir a un nuevo rebrote del coronavirus, también es cierto que debemos apoyar a los campesinos, comerciantes, emprendedores y empresarios que han salido tan perjudicados por esta crisis económica. 

Esta semana las noticias nos dieron cuenta de un nuevo pico de contagios en Europa por el Covid-19, lo cual ha llevado a tomar medidas drásticas como nuevas cuarentenas estrictas o toques de queda en Francia o Irlanda. Esto ha alertado de nuevo a toda la comunidad internacional, incluida Colombia, pero lo cierto es que nuestro país y, en general, América Latina, atraviesa por un momento epidemiológico diferente al del continente europeo. Aquí las cifras han mostrado un descenso lento, pero sostenido y, puntualmente, en Colombia, se han registrado entre 7 mil y 9 mil nuevos casos diarios en las últimas semanas (aunque el pasado jueves se llegó a 11 mil), en contraste con los 14 mil a los que se llegó en el pico más alto de la pandemia.

Tanto el Ministerio de Salud como las alcaldías de Bogotá y otras capitales del país han hablado de un segundo pico para finales de noviembre o principios de diciembre. Eso sí, la mayoría de expertos coinciden en que este nuevo pico se puede sortear sin necesidad de hacer confinamientos completos, sino adoptar medidas más flexibles como cuarentenas sectorizadas según información epidemiológica, reforzar el autocuidado con tapabocas y lavado de manos, pruebas de laboratorio, rastreo de contactos y aislamientos de la población contaminada o en riesgo.

Frente a este posible rebrote y nuevos cierres programados, se han encendido las alarmas de nuevo en varios sectores de la economía fuertemente golpeados por la crisis económica y las extensas cuarentenas en algunas ciudades que terminaron en la quiebra de muchos negocios o en la pérdida masiva de empleos. Por ello, los esfuerzos ahora deben concentrarse, además de retener una nueva propagación del virus, en ayudar a nuestros campesinos que han seguido produciendo el alimento para que podamos comer, a los hoteles y restaurantes que han sufrido pérdidas millonarias y a nuestros artistas que necesitan todo nuestro apoyo para continuar conservando nuestro patrimonio cultural.  

Llevo el campo colombiano  

Desde hace unos años, la Red Nacional de Agricultura Familiar, RENAF, convoca a más de 75 mercados en distintos municipios del país para que las personas puedan comprar directamente sus productos en ferias etnocampesinas. A raíz de la pandemia, muchos campesinos han sido testigos de una sobreproducción como el caso de Boyacá que tiene represadas cerca de 400 mil toneladas de papa o en Córdoba que hay estancadas 25 mil toneladas de maíz. En este sentido, el ministro de Agricultura, Rodolfo Zea Navarro, ya está al frente de la situación y a la fecha se ha logrado la negociación de 15 mil toneladas de maíz y se dará un incentivo de 30.000 millones de pesos para apoyar a unos 23.000 pequeños productores de papa.

La invitación a los colombianos es a consumir nuestra agricultura, tratar de comprar menos producto importado -aunque también es necesario- pero aumentar el consumo en nuestros hogares de arroz, papa, maíz, tubérculos, verduras y frutas provenientes de nuestras regiones. Los mercados campesinos son una muy buena opción. 

Compra lo nuestro por Colombia

En abril de este año, el Gobierno Nacional lanzó esta campaña, una red que conecta empresas de todo el país que quieran proveer o comprar bienes, servicios y materias primas durante la pandemia. Esta campaña sirvió para que algunos restaurantes y hoteles que se quedaron sin clientes pudieran ofrecer sus servicios a otras industrias y algunos han logrado una reactivación paulatina.

Si comparamos el 2019 con este año, el sector de hoteles y restaurantes cayó en -34,4%. Según cifras del Dane, en el sector de alojamiento y servicios de comida se perdieron 356 mil empleos. Por su parte, el sector de actividades artísticas y entretenimiento cayó en -37,1% respecto al año anterior y perdió 422 mil puestos de trabajo. Para que dimensionemos la importancia que tienen estos sectores en la economía nacional les dejo este dato: con respecto al segundo trimestre del 2020, el sector de hotelería y turismo representó el 13% del PIB, y el sector de artes, entretenimiento y recreación el 2%.

Por lo anterior, debemos visitar restaurantes colombianos, de dueños y trabajadores nacionales, preferiblemente. Además, es hora de retomar, aplicando todas las medidas de precaución, los viajes al interior de nuestro país. Por ello, apoyamos el proyecto de ley que impulsa con mensaje de urgencia el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo para reducir el IVA del 19 al 5% de los tiquetes aéreos. Esto, por supuesto, contribuirá a la reactivación del sector turismo y de todas las demás industrias que se benefician a su alrededor.

Finalmente, convidamos a las familias, parejas y amigos a que reincorporen dentro de sus actividades la agenda cultural. El Ministerio de Cultura ha puesto ha disposición de la ciudadanía diferentes eventos virtuales o presenciales con un aforo muy reducido para exposiciones artísticas, de fotografía, literatura, conciertos y teatro. Apoyemos e impulsemos desde nuestra cotidianidad la economía naranja. Los artistas y emprendedores necesitan nuestro respaldo.