Ecopetrol, los números no mienten

Publicado por: maria.vargas el Lun, 09/08/2021 - 08:06
Share
Por: Robinson Pedroza Jiménez.

El pasado martes, Ecopetrol entregó los resultados del segundo trimestre del año, marcando un hito en la historia de la empresa, con un ingreso consolidado de COP$19.4 billones y una utilidad neta de COP$3.7 billones.

Muchos dirán que estas cifras son sólo consecuencia del aumento del precio del barril de crudo, y aunque hay algo de cierto en eso, la razón verdadera es que la empresa desde hace años ha incorporado varias estrategias de optimización y eficiencias operacionales, desde la reducción de costos en la producción, donde el recobro secundario y terciario juegan un papel vital en la producción total de la compañía, pasando por el transporte de crudo, que con su filial Cenit ha logrado eficiencias hasta del 98% en su operación.

Todo esto en conjunto con las eficiencias en la caja y la estrategia de comercialización de nuestros crudos, logrando un enroque sostenible en el tiempo que fortalece la cadena de valor, impactando de manera directa en el mix de utilidad vs costos de la empresa.

Ahora, bajo este nuevo marco que la pandemia ha traído y que ha acelerado la transformación energética de los países, ¿está Ecopetrol navegando por la ruta correcta para seguir logrando estos resultados históricos? Yo considero que sí, siempre y cuando se entienda que el contexto de flujo de caja actual va a ser diferente en los próximos años y la cadena productiva va a presentar cambios obligatorios en su estructura. Y surge la pregunta, ¿por cuánto tiempo se va a poder apalancar este flujo de caja en el tiempo?

El proceso de transformación energética actual que Colombia está incorporando tiene dos variables claves para el éxito: seguir produciendo crudo a los niveles de costo actual o inclusive más bajos que, sumado a un alto precio del barril de crudo, ayudará a impulsar proyectos de energías complementarias como solar, eólica e hidrógeno, entre otras. La otra variable radica en el fortalecimiento de la exploración gasífera, ya que no sólo aumentaría nuestras reservas, pero también el gas se convertiría en el puente y el destino de las necesidades energéticas del país, masificando el consumo de gas en hogares donde la leña y otros productos arcaicos son la norma dentro de su matriz de consumo.

Igualmente, viendo los resultados operativos de la empresa, se observa que 1/3 del flujo de caja total de la empresa proviene del gas, ratificando lo mencionando anteriormente, sin el gas no hay transformación energética sostenible en el país y todos los esfuerzos en aumentar los proyectos de exploración y aumento de capacidad de infraestructura deben ir enfocados ahí.

Me falta mencionar la compra de ISA, un movimiento estrátegico clave para el Grupo Empresarial Ecopetrol, porque se están dando los pasos correctos desde el punto de vista de concepción de las nuevas demandas energéticas, donde el modelo de consumo híbrido está marcando la pauta y al tener la posibilidad de incorporar ISA dentro del portafolio de la empresa, se está asegurando el sostenimiento de la cadena de valor, entendiendo que el contexto energético nacional debe ser soportado por un movimiento de operaciones consistentes a las realidades que el mercado exige.

Bajo esa línea de pensamiento, sería interesante ver a Ecopetrol en un futuro como un jugador importante nacional y regional dentro del segmento de estaciones de servicio de energía. La red de estaciones ya existe, y si logramos consolidar una relación productor-distribuidor que convenga a los intereses del país y la empresa, ¿que nos detiene en comprar parte de la red y ofrecer esos servicios? Sueño con tener estaciones de servicio de energía Ecopetrol como complemento de una política pública de transición energética, donde no sólo los usuarios puedan tanquear o cargar sus vehículos en estaciones de la "Iguanita", pero que también nos haga sentir parte activa de la reactivación económica fortaleciendo la industria nacional y las actividades colindantes que a su vez generan empleo y progreso a las regiones.

Finalmente, los retos son muchos, las oportunidades muchas más aún. Ojalá entendamos que la iguana de Ecopetrol es y será amiga de todos, y que su color verde siempre ha representado igualdad y equidad, y que está más vigente que nunca, así algunos quieran utilizar ese mismo color verde como algo novedoso, cuando la verdad es que el verde siempre nos ha rodeado y de manera silenciosa es y será piedra angular para el progreso de Colombia.