Robinson Castillo

Comunicador Social-Periodista de la Universidad Autónoma del Caribe de Barranquilla, con Maestría en Comunicación Política de la Universidad Externado de Colombia y Consultor internacional en Comunicación Parlamentaria. Columnista, escritor y convencido de la acción mediática reiterada, como método esencial del posicionamiento de marcas.

Robinson Castillo

Elecciones, democracia y futuro

Las elecciones de este domingo 29 de octubre, son decisivas para el futuro de la democracia de nuestro país. Los que ganen en las urnas están en la obligación de garantizar la libertad, que es el bienestar mayor.

Elegiremos 1102 alcaldes, 32 gobernadores, 12072 concejales, 418 diputados y 6885 ediles, para el período de 2024 hasta 2027. En un alto porcentaje, la ciudadanía ya tiene definido su candidato de preferencia. 

Los candidatos venden futuro, pero no lo garantizan. Los que buscan ser gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles, tienen como objetivo mejorar las condiciones de vida de las personas a las que gobernarán. Es lo que la gente espera.

Hay que derrotar de una vez por todas la idea que todo tiempo pasado fue mejor. No puede ser una opción estar apegados a la nostalgia de algo que ya no volverá, la oportunidad de pretender un futuro esperanzador, lo tienen en gran medida nuestros líderes regionales, que se harán elegir este 29 de octubre. No defrauden.

El presente nos aplasta. En la actualidad nos cruzamos con varios desafíos complejos y no es un fenómeno estricto de Colombia. Problemáticas como la inflación, la inminente llegada de un sofocante Fenómeno del Niño, obligan a los actuales candidatos, ser honestos con sus propuestas para todo lo que se viene.

Una campaña jamás puede estar soportada en una falsa ilusión, es todo lo contrario, fundamentada en una realidad viable de abrazar un mañana con unas condiciones que superen nuestra actualidad. Y las personas votan con esta convicción.

La incertidumbre es una condición sobre lo que ocurre en el presente, entonces hablar del futuro, incrementa esta sensación. Aunque muchos persistan en el optimismo como elemento destructor de las adversidades, la realidad nos supera. 

El destino social que se nos avecina debe ser mejor. Pero depende en gran medida de la escogencia de mandatarios regionales y locales, con la capacidad suficiente para revertir lo que hoy ocurre. El 29 de octubre votaremos por el futuro.

No podemos envidiar la vida cuando fuimos niños, debemos procurar que nuestros hijos vivan mejor que nosotros. Nos llenamos de ansiedad con la sola posibilidad que no sea así. Piensen en ellos al momento de votar.

Hay que evitar lo que siempre advirtió el sociólogo Zygmunt Bauman, que el futuro no sea un escenario de pesadillas. Además, afirmaba que ha crecido un síntoma de nostalgia por el pasado. Tenemos derecho a la esperanza.

Darle la espalda al futuro sería un error irremediable. Depende de todos nosotros, con defectos y virtudes, los aspirantes a gobernar en las regiones deben asumir el compromiso de restaurar lo que no viene bien. Algo mejor no puede ser una utopía.

Creado Por
Robinson Castillo
Más KienyKe
Este suceso tuvo lugar en el barrio de Las Palmas, en la ciudad de Quibdó, capital del departamento.
Esto ocurrió en un partido de la MLS en dónde el Inter de Miami jugaba contra el Orlando City.
Esta advertencia se da en medio de los disturbios que se presentaron en una cárcel de Puerto Príncipe.
La Alcaldía de la ciudad realizó un recorrido en dónde visitó varios establecimientos que no cumplían las normas de salubridad.