Internet para toda Colombia con un satélite

Publicado por: maria.vargas el Lun, 02/08/2021 - 17:06
Share
Por: Luis Pérez Gutiérrez.
Internet para toda Colombia con un satélite

La falta de acceso a internet se ha convertido en el mayor factor de desigualdad de una sociedad.

Sin internet va a ser imposible vivir para los humanos. Los indicadores de pobreza evolucionan. No se ha logrado combatir la pobreza tradicional, y ya estamos ante una nueva pobreza, y peor: la Neopobreza Tecnológica. Los avances tecnológicos, crean una nueva pobreza. La humanidad vive la Neopobreza Tecnológica. Quien no tenga Internet es pobre. Quien tenga aparatos tecnológicos vetustos es pobre. Quien no tenga acceso a las redes de información no puede ejercer sus derechos fundamentales. Para ejercer el derecho a estudiar, se necesita Internet. Para trabajar se necesita Internet. Para acceder a la salud ya casi siempre se necesita acceso a Internet. Para recreación y entretenimiento, es necesario tener internet. Hoy el Espacio Público Digital es más grande que el espacio público físico. El comercio, las relaciones interpersonales; la participación democrática; la recreación; y las oportunidades laborales están más abundantes en el espacio público digital que en los espacios físicos. El espacio público digital es un punto de encuentro ciudadano más masivo que los parques físicos; y a quien no tiene internet, se le niega estos derechos. Para participar en la vida pública es necesario estar conectado a internet. Ya muchas entidades públicas solo reciben quejas, reclamos, por internet. O sea, la Neopobreza es peor que la otra pobreza tradicional. Sin compasión ninguna, la neo pobreza señala de fracasado, a quien no tiene buena tecnología, y de ahí viene la exclusión, la discriminación y hasta las risas.  Los procesos urbanos de las ciudades separan sin misericordia a los desplazados de la tecnología de los demás ciudadanos.

Hasta los delincuentes ya están metidos en el espacio público digital para hacer jugosas fechorías. El espacio público digital es un nuevo reto de la civilización y de la democracia. Si se deja el espacio público digital en manos del mercado, se va a desajustar la democracia a límites brutales.

La humanidad vive en un nuevo mundo. Ya se dice que lo que no está en Internet no existe. Y por eso Internet debe ser como el Sol: que alumbre para todos, sin excepción. Sin acceso universal a internet, es imposible imaginar la igualdad.

En Colombia se avanza en cobertura de internet de una manera lenta. Las zonas rurales están sin Internet que puede ser más del 70% del territorio de Colombia. Y en muchos barrios pobres y carreteras el internet no existe. Hoy los campesinos y quienes no tengan internet, no tienen ni siquiera educación.

Es urgente lanzar un satélite dedicado a darle Internet a todo el territorio colombiano. Es un acto de justicia y de prosperidad. Que todos los colombianos tengamos internet es el mínimo acto de justicia social. No más campesinos y gente de bajos recursos o zonas aisladas sin acceso a Internet.

La humanidad vive la era de los satélites para Internet. Elon Musk, con su empresa Starlink, ya lanzó 1800 satélites y su propuesta es ofrecer internet satelital a todo el planeta. A finales de 2027, desplegará hasta 42.000 satélites y hará convenios con los países que lo permitan, para ofrecer internet satelital en el 100% del territorio. Desde ya está recibiendo solicitudes de conexión!!!

Argentina planea lanzar un satélite en 2023 bajo el programa geoestacionario Arsat para universalizar internet en el país. Starlink ya inició pruebas en Chile de conectividad para las comunidades más apartadas donde no hay acceso a cableado de cobre o fibra óptica. El satélite para Internet es como una lluvia intensa que llega a todos los territorios, diferente a un río, comparable al internet tradicional.

Mientras el mundo avanza en nuevas tecnologías de equidad, en Colombia sigue cabalgando con libertad la corrupción, comprando tecnologías viejas y dejando que se roben el dinero público mediante licitaciones sospechosas. Para llevar el internet a 10.000 colegios de Colombia, el Mintic se iba a gastar $2.1 billones de pesos, que es lo que cuesta la mitad de un satélite para todo Colombia o serviría para poner en órbita varios nano satélites que cubrirían en 100% a las grandes regiones de Colombia. Con esos $2.1 billones, una empresa de internet satelital, con una buena gestión de la presidencia, podría ofrecer cobertura de internet satelital por buen tiempo en todo el territorio colombiano.

Esa licitación, dice Vargas Lleras, fue un vergonzoso entramado de corrupción lleno de micos y elefantes, a ojos vistos. Y con documentos falsos, le entregaron a la empresa Centros Poblados un anticipo de $70.000 millones, que al parecer se desaparecieron. Pobre dinero público. Ahora entran a un pleito de años y los únicos perjudicados son los campesinos de Colombia que vuelven a perder la esperanza de tener acceso a internet. El Ministerio deja en ridículo la noble propuesta del Presidente Duque que Colombia sería el Silicon Valley de América Latina.

Se necesitan gobiernos que no roben ni dejen robar. Con el acceso a internet para la ruralidad Colombia todo ha sido fracaso y corrupción. Que el Gobierno estudie, y vaya fuera del país a buscar a los que están en la era del siglo 21 en la conquista del espacio lanzando satélites para internet. La falta de visión y la ignorancia del futuro de los gobernantes están dejando a Colombia en la cola de las oportunidades.

Es inaplazable que el próximo gobierno se comprometa a traer a Colombia el Internet Satelital para todo el territorio colombiano. Que los campesinos, los menos pudientes y zonas aisladas hagan parte de Colombia. Y que se cree EL MÍNIMO VITAL DE TECNOLOGÍA PARA CADA FAMILIA, para que todos tengamos patria. Y de paso, crear Valles de Producción de software para el mundo en las regiones de Colombia, con el fin de producir para el mundo y crear empleo de excelente calidad para los jóvenes. Quien no tiene internet no tiene patria.