La carta que se juega Petro

Publicado por: maria.vargas el Sáb, 27/03/2021 - 08:12
Share
Por: Ignacio Arizmendi Posada.
La carta que se juega Petro

Se dice que Gustavo Petro, el candidato de la izquierda a la presidencia de Colombia, tiene elaborado el siguiente borrador de una Carta abierta que daría a conocer en breve, copia de la cual llegó a este columnista:

“Desde el fondo de mi corazón revolucionario agradezco a todos aquellos y aquellas que han venido diciendo, en las encuestas de las empresas capitalistas, que votarán por mí y mi programa en las elecciones de 2022. Pero también deseo agradecer a las dirigentas y dirigentes, contrarios a mí, que desde 2018 vienen trabajando de un modo tal que parecen de mi partido, pues sus acciones me favorecen tanto, que punteo en todas las encuestas. Por lo tanto, doy mis más sinceras gracias al presidente Duque:

• Porque muchos de sus nombramientos para cargos dentro y fuera del país han sido torpes e impopulares por inconvenientes o recaer en personas sin los méritos adecuados. Esas acciones me traen votos.
• Por maltratar al gobierno de Cuba, mi patria socialista, exigiéndole que deporte a los compañeros del Eln, sin tener en cuenta lo que ese gobierno revolucionario ha hecho por la paz entre los colombianos y las colombianas. La actitud de Duque me consigue muchos votos. 
• Por guerrerista y enemigo de la paz, dado que no ha querido reanudar conversaciones con la organización guerrillera y patriótica del Eln.
• Por haber suspendido, por orgullo y celos, las relaciones de toda clase con la patria del Libertador, circunstancia que desfavorece a nuestro pueblo, lo que me aumenta los votos. 
• Por hallarse tan lejos del pueblo y permanecer rodeado de burócratas en Bogotá, ciudad cuyo mejor alcalde en toda la historia ha sido Petro. Mientras más se quede Duque en la capital, más votos tendrá Petro en la provincia.

Pero gracias también:

• A quienes están pensando imponer Iva a la canasta familiar del pueblo, el cual impondrá los votos por mí.
• A quienes estuvieron promocionando la idea de extender dos años el gobierno de Duque. Para mis aspiraciones, tal metida de pata ha sido de una ayuda sensacional.
• A quienes quieren que el país invierta, o pervierta, en este momento social tan difícil, 4 mil millones de dólares en la compra de 24 nuevos aviones militares para entrar en guerra con mi amada e indomable Venezuela. Lo mejor es que nadie en el gobierno tiene el don de convencer al pueblo sobre la necesidad de adquirirlos, y eso me suma votos.
• A los funcionarios gubernamentales que lideraron la negociación y compra de las vacunas contra el covid-19 y el plan de la vacunación, pues las demoras se traducirán en más votos para mí antes de que cante un gallo.
• A las ‘autoridades’ incapaces de evitar que día a día asesinen a mis líderes y líderas sociales y defensores y defensoras de los derechos humanos.
• A tantos políticos y expolíticos, a tantos magistrados y exmagistrados, a tantos funcionarios y exfuncionarios, etc., que se han dedicado a robarse los recursos del pueblo. Esos corruptos, sin darse cuenta, se convierten en mis electores. 
• A los tribunales de justicia, la Fiscalía, la Procuraduría, la Contraloría y otros órganos de control por los esfuerzos que efectúan para que la impunidad y la complicidad protejan a quienes delinquen, lo cual, al producir rabia en el pueblo, me trae más votos. 
• A todos aquellos que permiten la existencia de tierras de nadie y repúblicas delincuenciales en nuestras ciudades y pueblos, pues las víctimas me buscan y me aseguran que votarán por mí.
• A quienes proponen el nombre del joven Tomás Uribe para enfrentar mi candidatura popular. ¡No se imaginan el favor que me hacen!

Debo muchas otras gracias, pero invito, a quienes se sientan aludidos, a seguir ejecutando acciones o asumiendo actitudes como las anotadas. Mi pueblo se los reconocerá al votar por mi candidatura para convertir a Colombia en un auténtico paraíso socialista, guiados por los principios eternos del marxismo-leninismo, mis principios. Por ello insto a los colombianos y colombianas a que acojan mi grito de guerra: ¡Petro o muerte! ¡Venceremos!”.

Hasta ahí el texto de la copia de la carta. 

INFLEXIÓN. En un conflicto o guerra, no hay mejor amigo que un enemigo ingenuo, inepto o inmoral.

Por: Ignacio Arizmendi

27/03/21

Siga a KIENYKE en Google News