La soledad de la casa natal de Gabo

Publicado por: maria.vargas el Mié, 03/03/2021 - 11:50
Share
Por: Robinson Castillo.
Robinson Castillo

La casa donde nació Gabriel García Márquez, un 6 de marzo de 1927, en la mítica Aracataca, vive su propia soledad. Se encuentra cerrada hace un año. Los efectos de la pandemia primero y después la falta de recursos para su mantenimiento, la tienen marginada del público. 

No es la primera vez que la casa afronta un drama. En 1912, era de bahareque y techo de palmas, cuando la compró el abuelo de Gabo, el coronel Nicolás Márquez, pero en 1925 un incendio la consumió totalmente.

Pero los Márquez Iguarán la reconstruyeron. Y en ese mismo sitio, nació y vivió hasta los 8 años, nuestro Nobel de Literatura Gabriel García Márquez. El colombiano más universal de todos los tiempos. Y no es una exageración.

En 1950, la mamá del escritor le pidió a Gabo que la acompañara a vender la casa. “ No tuvo que decirme cuál, ni dónde, porque para nosotros sólo existía una en el mundo: la vieja casa de los abuelos en Aracataca, donde tuve la buena suerte de nacer y donde no volví a vivir después de los ocho años” describe el Nobel en sus memorias Vivir para Contarla.

Ese lugar fue muy especial para el periodista y escritor: “Ni mi madre ni yo hubiéramos podido imaginar siquiera que aquel cándido paseo de sólo dos días iba a ser tan determinante para mí, que la más larga y diligente de las vidas no me alcanzaría para acabar de contarlo”

La casa fue reconstruida por el Ministerio de Cultura y en 2010 fue abierta al público como un museo. Es de una sola planta y de 14 ambientes, en varios de esos detalles de remodelación, entregó su opinión el propio Gabriel García Márquez, para rescatar los ambientes más parecidos a la época de su niñez.

Hoy este símbolo, que fue testigo del nacimiento del más grande escritor colombiano, se encuentra más presente en la memoria que en la realidad. La casa natal de Gabo no puede vivir un destino injusto, como la afrontaron muchos de los personajes de la mágica obra del Nobel. Nada del mundo de García Márquez puede ser borrado de la memoria.

La fuente de inspiración de la posterior obra literaria de Gabito, no puede seguir con las puertas cerradas. Hay que evitar el olvido, sobre todo ese que se mezcla con las trabas burocráticas. Y esta sí, es una realidad de papeleos.

El actual alcalde de Aracataca Luis Emilio Correa, reveló que se encuentran perfeccionando un comodato con la Universidad del Magdalena, encargada de la administración de la casa natal del Nobel de Literatura. “ Ya se empieza a hacer el estudio de la nueva firma” admitió el mandatario.

Uno de los gestores culturales de Aracataca, Rafael Darío Jiménez, dice que ojalá abran lo antes posible, pues se trata de un patrimonio cultural del país, que no merece su suerte actual.

Ojalá pronto se logre frenar el desastre. El universo mágico de Macondo no resiste que la casa natal de Gabo, sea condenada a la soledad.